POLICIALES

El psicólogo lloró y dijo: “No formé parte de un plan delictivo, la muerte Maradona me desprestigia"

El psicólogo de Diego criticó a la junta médica que responsabilizó al equipo médico tratante por la muerte del exfutbolista, al asegurar que tiene una “ignorancia absoluta” sobre adicciones y sobre la Ley de Salud Mental, recalcó que su tratamiento fue exitoso porque logró un “consumo cero” y lloró ante los fiscales al afirmar que no participó de ningún plan criminal y que el fallecimiento del “10” lo desprestigia.

24/06/2021 15:30

1.171

“Bajo ningún punto de vista formé parte de ningún plan delictivo para matar a Maradona. Desde ese momento, todo ha sido caótico en mi vida. Entiendo que el fallecimiento de Maradona me desprestigia día a día”, dijo Carlos Ángel “Charly” Díaz en su declaración de ayer de más de ocho horas antes los fiscales y a la que Télam hoy accedió por completo.

“Me duele profundamente que alguien pueda creer que existió un plan para matar a una persona. Claramente no tuve ningún tipo de rédito con la muerte de Maradona”, contestó Díaz, ante una pregunta de su defensa para desacreditar la hipótesis fiscal de un “homicidio simple con dolo eventual”, que es la imputación que enfrentan los siete imputados.

Los fiscales Laura Capra, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren dejaron asentado en el acta de la indagatoria que tras esa respuesta hubo que hacer un cuarto intermedio porque el imputado “irrumpió en llanto”.

“Charly” defendió su trabajo al destacar a preguntas de su defensa que en la autopsia surgió que Maradona no tenía alcohol ni drogas en su organismo y afirmar: “Sin dudas que desde mi lugar de psicólogo, especialista en adicciones, se logró el consumo cero”.

Destacó que el exfutbolista “en el pasado tomaba 40 latas de cervezas ‘Corona’ por día” y que en el mes de tratamiento que tuvo con él, solo un día manifestó tener deseo de consumir alcohol, pero no lo hizo.

“Más allá de la tristeza enorme por el fallecimiento de Maradona quiero destacar que luego de décadas de sufrimiento y esclavitud con los consumos, él pudo finalizar su vida libre de todo tóxico y comprendiendo que otra manera de vivir era posible”, comentó.

“Maradona estaba limpio de todo consumo”, dijo Díaz, quien además lamentó la imagen que dejó Diego el día de su cumpleaños en la cancha de Gimnasia y afirmó que “ese no fue el final”.

En varios tramos de su declaración, “Charly” apuntó contra la junta médica que concluyó que el equipo médico que él integraba fue "deficiente", "temerario" e "indiferente" ante la posible muerte de Maradona, y en ese aspecto, lo primero que defendió fue la decisión que adoptaron en torno a la internación domiciliaria y no compulsiva en una institución para la desintoxicación al alcohol.

“Maradona era consciente que tenía que realizar un cambio. La mayoría de los adictos recae al poco tiempo de salir externados y la evidencia científica indica que la recuperación se da en la comunidad”, explicó el licenciado y agregó que esto lo planteaba “contrariamente a lo que dice la junta médica que manifestó que un adicto alcohólico debe internarse en un centro de rehabilitación”.

Para apoyar su teoría de una mejor recuperación en comunidad, recordó que supo que Diego había estado “limpio de toda sustancia entre 2007 y 2012”, tiempo en el que dirigió a la selección argentina en el mundial Sudáfrica 2010.

Díaz también criticó a la junta por haber planteado que Maradona “tenía una adicción a larga data de marihuana, algo que indudablemente leyeron en chat o en la televisión, porque no consta en ninguna historia clínica, o mismo haber dicho que el paciente en la última etapa de su vida, carecía de ética y tenía manifestaciones violentas”.

“Indudablemente, desconocen la historia de Maradona, que siempre fue la misma persona, un individuo con trastorno por uso de sustancia, y trastorno de personalidad concomitante, señaló.

“Muchos profesionales de la salud estigmatizan y rechazan a los adictos, y consideran que la única vía posible es la internación. Eso habla no solo de una ignorancia absoluta en relación a estas problemáticas, sino también a una desestimación de las leyes vigentes, que plantean que la internación de un paciente debe ser el último recurso”, opinó el Díaz.

El psicólogo volvió a la carga contra los peritos oficiales que analizaron el caso Maradona al afirmar que “indudablemente, los miembros de la junta médica, no tienen ningún tipo de conocimiento en esta problemática, y plantean, entre otras barbaridades, que un paciente con un trastorno de personalidad debe ser internado”.

“La Ley 26.657 (de Salud Mental), prevé que la única manera de internar por vía judicial, es si existe un riesgo cierto e inminente, para sí o para terceros, cosa que nunca ocurrió en mi corta experiencia temporal con Maradona”, dijo Díaz.

Además, recordó que “la familia de Maradona rechazó la posibilidad de un pedido de internación compulsiva” y que “hubo un consenso total y absoluto para llevar adelante una internación domiciliaria” en la casa de Tigre donde falleció el 25 de noviembre pasado.

Díaz admitió que llegó a ser el terapeuta del “10” de la mano del abogado y representante de Maradona, Matías Morla, dijo que con él generó un “buen vínculo”, que aún hoy siguen “en contacto” y reconoció que le ocultó a las hijas de Diego ese vínculo “por el odio que le tenían al apoderado de su padre”.

Entre las críticas que vertió hacia los parientes, Díaz afirmó que “había una fragmentación marcada entre los diferentes miembros” de la familia y que “gran parte del malestar anímico de Maradona se debía a las disputas familiares”.

A preguntas de los fiscales, dijo que no se sentía miembro del equipo médico tratante que lideraban Leopoldo Luque y Agustina Cosachov, aseguró que desconocía que Maradona tuviera una cardiopatía, opinó que en cuanto a la medicación él creía que “fallaba el suministro” y “le estaban dando de más” y sostuvo que “bajo ningún punto de vista” pensó que era un paciente con riesgo de vida.