SOCIEDAD

Los prestadores rechazan el PCR para ingresar a Chubut

Leticia Benítez, presidenta.

2.421

La decisión provincial de mantener el pedido de PCR para las personas que arriban a Chubut desde provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma, vía aérea o en colectivos, provocó desazón en los prestadores turísticos que confiaban en dejar sin efecto esa petición. La idea era retirar un requisito que es caro para los potenciales visitantes que, en ciertos casos, optan por desistir de su viaje o hacerlo en los destinos donde no está este pedido.

Leticia Benítez, presidenta de la Asociación de Agencias de Viajes Península Valdés, manifestó que “no lo entendemos todavía porque se sigue solicitando cuando en muchas provincias es un requerimiento que se dejó de pedir”.

Reconoció que “hoy los tenemos y no sabemos porque los tenemos” en referencia a una respuesta que Fabián Puratich les dio a los prestadores turísticos en noviembre de 2020 respecto a los PCR. “Se han hecho muchos pedidos para que se saque este requerimiento y creíamos que en el último DNU no iba a estar, pero nos encontramos que se sigue solicitando. El PCR tiene un costo muy alto para un pasajero porque son 7 mil pesos y sale más caro que el avistaje de ballenas. Es la respuesta que nos dan los pasajeros cada vez que les decimos que tiene que traer un PCR”.

Benítez confía que “en el corto plazo lo saquen” para no generar un efecto contrario en la temporada de ballenas que se iniciará el viernes.

Los costos adicionales que el pasajero y una familia deben afrontar para poder ingresar a la provincia puede implicar la elección de otros destinos. “Debemos ponernos en el lugar del pasajero para saber qué hacer. Si tenemos que abonar el pasajero aéreo, la hotelería, las excursiones, la comida y, además, un PCR lo pienso dos veces. Dos personas son $ 14 mil y si es una familia tipo es el doble de plata”.

La queja de los prestadores es que “hay destinos que no lo están solicitando” además de plantear que “no hay un criterio unificado en la Patagonia. Somos un destino que se recorre de punto a punto y si no tenemos un criterio unificado es difícil que eso suceda. Sólo mareamos al pasajero. Pedimos reglas claras y nunca hemos logrado que las provincias se pongan de acuerdo y solo hace que el pasajero tenga miedo de salir”.