POLICIALES

Para el psicólogo Díaz, la adicción de Maradona fue la "máxima responsable" de sus padecimientos

El psicólogo de Diego Maradona, Carlos "Charly" Díaz, quien está imputado por el homicidio con dolo eventual del "10", dijo hoy que la adicción del exfutbolista fue la "máxima responsable" de sus padecimientos y consideró que "bajo ningún punto de vista" su accionar como profesional "haya tenido injerencia en el desenlace fatal".

20/07/2021 14:46

593

"Yo entiendo, desde mi perspectiva, que una persona que tuvo un consumo problemático de décadas y décadas, de autoflagelo, de lastimarse, de generarse muchísimo daño (...), es el máximo responsable y su enfermedad es la máxima responsable", dijo Díaz en una entrevista con el canal Todo Noticias (TN).

"Yo entiendo que, indudablemente, la enfermedad de Maradona ha sido la máxima responsable de todo lo que ha padecido", reiteró, y aseguró que "bajo ningún punto de vista" su accionar como psicólogo especialista en adicciones tuvo "algún tipo de injerencia en el desenlace fatal".

El ahora imputado en la causa por la muerte del "10" -al igual que otros seis profesionales de la salud- contó que llegó a ser psicólogo de Maradona a través de su representante, el abogado Matías Morla, aunque no se lo dijo a la familia porque temió que, por tal circunstancia, descreditaran su opinión profesional.

"Lo vi por primera vez -a Maradona- el 26 de octubre, cuatro días antes de su cumpleaños", dijo Díaz, tras lo cual aseguró que desde entonces el exfutblolista "se mantuvo abstinente" hasta que murió.

"En ningún momento se ocultó ningún tipo de información en relación al cuadro de diagnóstico de Maradona, de hecho teníamos un grupo de Whatsapp en el cual participaban todos los familiares, estaba Verónica Ojeda, Dalma, Gianinna, Jana, Diego junior desde Italia, los doctores (Leopoldo) Luque y (Agustina) Cosachov y estábamos en contacto permanentemente", aseguró.

Sobre los motivos por los cuales Maradona no fue internado para rehabilitarse, el psicólogo dijo que la Ley de Salud Mental plantea que para poder internar en contra de su voluntad a un paciente, debe existir un riesgo cierto e inminente para sí o para terceros y que, además, no es esa la solución a todos los problemas.

"Lamentablemente Maradona ha tenido múltiples internaciones y todas ellas han fallado, que es lo que suele pasar con la mayoría de los pacientes", añadió.

"Acá hay un problema que tiene que ver con la estigmatización que se le realiza a los adictos, se cree que porque es un adicto no puede decidir y no es así, bajo ningún punto de vista", dijo Díaz, quien explicó que "la enfermedad de la adicción es crónica, es progresiva y es mortal".

Sobre Luque, el psicólogo dijo que era "el médico de confianza de Maradona" y cuestionó la internación domiciliaria, estaba cargo de la empresa Medidom, contratada por Swiss Medical,

"Luque dejó todo por la salud de Maradona", agregó Díaz, quien al ser consultado sobre su idoneidad para tratar a un paciente como el "10", dijo: "Me siento absolutamente preparado, tengo la formación necesaria para poder atender a pacientes como Maradona".

El psicólogo fue indagado el 23 de junio pasado por los fiscales a cargo de la causa por la muerte del exfutbolista, Laura Capra, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren.

Ante el equipo de investigadores, Díaz criticó a la junta médica que responsabilizó al equipo médico tratante por la muerte del exfutbolista, al asegurar que tiene una "ignorancia absoluta" sobre adicciones y sobre la Ley de Salud Mental.

"Bajo ningún punto de vista formé parte de ningún plan delictivo para matar a Maradona. Desde ese momento, todo ha sido caótico en mi vida. Entiendo que el fallecimiento de Maradona me desprestigia día a día", dijo durante un tramo de su indagatoria, que se extendió durante más de ocho horas.

Además de Díaz (29), Luque (39) y Cosachov (36), en la causa se encuentran imputados también por homicidio con dolo eventual el enfermero Ricardo Omar Almirón (38), la enfermera Dahiana Gisela Madrid (36), el coordinador de enfermeros de la empresa Medidom, Mariano Ariel Perroni (40) y la coordinadora para Swiss Medical de la internación domiciliaria de Maradona, Nancy Forlini (52).

La muerte del mejor jugador de fútbol de todos los tiempos, de 60 años, ocurrió el mediodía del 25 de noviembre de 2020 en una casa del barrio privado San Andrés, de Tigre, adonde se alojó tras ser sometido a una intervención quirúrgica por un hematoma subdural en el cráneo.

De acuerdo a los resultados de la autopsia, Maradona falleció por un "edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada" y descubrieron en su corazón una "miocardiopatía dilatada".

Una junta médica concluyó que era un paciente con pluripatologías que agonizó 12 horas antes de su muerte, que lo de la casa del country San Andrés no era una internación domiciliaria y que pudo haber tenido "más chances de sobrevida" si hubiera estado en una clínica.

Además, calificaron al equipo médico tratante como "deficiente", "temerario" e "indiferente" ante la posibilidad cierta de su muerte y que lo abandonaron "a la suerte".