POLICIALES

Confirmado: para los peritos al menos tres de los incendios de la Cordillera fueron intencionales

Así lo advierte un informe de la División Siniestros de la Policía Federal, que recibió el fiscal Carlos Díaz Mayer. Un cuarto foco ígneo en la zona de Las Golondrinas sí pudo deberse a una falla eléctrica. Peritos recorrieron la zona y hubo quejas por la falta de recursos para mantener los bosques.

29/07/2021 02:00

Destrucción y desamparo. Los focos que año a año se agravan no sólo arrasaron con el bosque, sino también con centenares de viviendas.

893

Al menos tres de los cuatro incendios ocurridos en marzo pasado en la Comarca Andina que están siendo investigados por la Justicia de Chubut fueron intencionales. Así lo afirma un informe pericial realizado por la División de Siniestros de la Policía Federal, que fuera entregado al fiscal del caso, Carlos Díaz Mayer. El fiscal aún no puede identificar a las personas vinculadas a la quema de la cordillera y se mantiene cauteloso.

Para los peritos, un cuarto foco ígneo detectado en la zona de Las Golondrinas, que también forma parte de la investigación, puede ser adjudicado a una cuestión térmica causada por efecto de una línea de media tensión que entró en contacto con las coníferas del lugar.

La investigación que lleva a delante Díaz Mayer se inició a partir de las comunicaciones policiales que dieron cuenta de la existencia de fuego en distintos sitios dentro de la jurisdicción de la Oficina Fiscal de la Comarca. A partir de ello se abrieron tres legajos que investigan los incendios acaecidos el 9 de marzo de 2021 a partir de las 14 en la ciudad de El Hoyo; de las 17 en Lago Puelo; y de las 19 en Cholila.

Hay un dato que no se puede soslayar: los focos intencionales ocurrieron el mismo día en el que un gran incendio se desató a uno 70 kilómetros, en El Maitén, y se indicó la actividad de sospechosos causando los incendios en la Comarca, motivo por el cual casi todos los brigadistas de la zona se habían trasladado hasta El Maitén porque las llamas agravadas por el intenso viento amenazaban con llegar a la propia localidad.

Cabe señalar que lo sucedido el último verano, fue de magnitudes inéditas, aunque hace varios años que la situación de incendios intencionales se viene dando de manera consecutiva, principalmente en campos privados y tierras fiscales.

Qué dicen las pericias

El primero de los incendios se observó en la zona alta de Golondrinas, jurisdicción de la Comisaría Distrito El Hoyo. Luego se observaron y registraron los focos ígneos en jurisdicción de la Comisaría de Lago Puelo identificado en la zona de Cerro Radal; y en la Comisaría de Cholila.

Los primeros dos eventos ígneos dejaron una cantidad estimada de 350 familias sin hogar, sin fuentes de trabajo, tres víctimas fatales y varias personas con distintas heridas. Los daños del último relevamiento confirmaron la afectación de más 500 viviendas -en muchos casos, con pérdidas totales, informó la Fiscalía de Esquel. Los investigadores requirieron a la División Investigación de Siniestros de la Superintendencia de Bomberos de la Policía Federal las medidas periciales del caso, para determinar el sitio donde se originaron los incendios y los motivos, y, en su caso, determinar la intencionalidad.

El informe sólo habla de una “omisión por un sujeto individualizable”. Fue detectado en Las Golondrinas y se debió a una “incidencia térmica producto de la línea aérea de media tensión sobre la conífera de los arboles adyacentes”, dice la pericia. Por este foco en particular, el fiscal Díaz Mayer ordenó realizar una diligencia judicial en oficinas de la Delegación de Servicios Públicos para obtener información que pudiera explicar las razones por las que la línea de media tensión causó el foco ígneo.

En relación al foco en Cerro Radal, la Policía Federal determinó que se empleó un elemento “capaz de generar una llama libre, tal es el caso de fósforo, encendedor, mechas de papel previamente acondicionados y encendidas; que tomaron contacto con material subdividido, como ser hojarascas, ramas pequeñas, pinocha, etcétera; es decir, de cierta facilidad combustiva”, reza el informe pericial.

Sobre el tercer foco, ocurrido en la Ruta Provincial 71 (Km 25,5), y un cuarto sobre la misma ruta pero a la altura del Km 22, la pericia indica que fueron causados de forma similar a los anteriores, es decir, con el empleo de elementos capaces de generar las llamas.

Peritos en la zona

Anteayer un equipo encabezado por el fiscal Carlos Díaz Mayer realizó un allanamiento en la Delegación Noroeste de Servicios Públicos del Chubut, ubicada en Lago Puelo, en el marco de la investigación por los incendios forestales ocurridos en la zona el 9 de marzo.

Al respecto, el jefe del organismo, Mauro Palma, acompañó a los funcionarios judiciales en una recorrida por los electroductos en el área de Las Golondrinas, donde los investigadores requirieron medidas periciales a la División Investigación de Siniestros de la Superintendencia de Bomberos de la Policía Federal Argentina, con la premisa de “determinar los motivos, la intencionalidad y el sitio exacto donde se originó el foco ígneo” que luego se extendió por miles de hectáreas, arrasando con bosques y viviendas y que además se cobró tres vidas humanas.

Puntualmente, en este caso, el informe técnico observó “incidencia térmica producto de la línea aérea de media tensión sobre la conífera de los árboles adyacentes”.

Finalmente, como resultado del procedimiento, la comitiva “se llevó seis biblioratos con información que deberá ser procesada y analizada en el contexto de la investigación”, se informó por medio de un comunicado de la Fiscalía.

Por su lado, Palma dijo ayer que “puntualmente, el fiscal quiso saber acerca de las contrataciones de podas, establecidas entre el Gobierno provincial y el municipio de Lago Puelo, durante la gestión del exintendente Raúl Ibarra”.

“También nos enteramos –agregó-, que la diligencia parte por una denuncia del actual jefe comunal, Augusto Sánchez, donde con total predisposición con la justicia aportamos documentación sobre nuestros pedidos y solicitudes desde el año 2014 y públicamente denunciamos que entre el 80 y el 90% de la problemática de los cortes de energía eléctrica están originados en la falta de limpieza de las líneas, con poda de vegetación que debe hacerse durante todo el año en los 800 kilómetros del tendido de media tensión”.

Palma reveló que “la Provincia nunca tuvo recursos, no se interiorizó o preocupó por la problemática de la poda. Entonces, comenzó a delegar obras a través de las comunas de la Comarca Andina, bajando fondos a través de proyectos nuestros y acorde a las necesidades, toda vez que la DGSP no cuenta con recursos humanos para afectar a dichos trabajos”.

Acerca del origen del fuego, señaló que “de haberse hecho la limpieza en el sector, se podría haber evitado su propagación. En los aspectos técnicos y operativos, se marca que tiene que haber una faja de servidumbre para ambos lados sobre el eje de la línea eléctrica”.

En respuesta a “la negligencia en las tareas”, Palma graficó que “hay cosas que desconocemos o sabemos algo a través de ‘radio pasillo’, pero lo cierto es que el 50% del presupuesto se bajó en su momento a la Municipalidad de Lago Puelo. Dimos el aval para el inicio de los trabajos con un acta específica, pero nunca los realizaron, conforme los informes de nuestros inspectores. Para cobrar el 50% restante, correspondía la certificación de la DGSP, pero en esa época cambiaron el nombre a Obras Públicas del municipio, que pasó a ser Servicios Públicos, y con ese sello se auto certificaron el comprobante”.

Recursos

Palma sumó que “si además hubiésemos tenido los fusibles adecuados para cada sector, se habría cortado la electricidad y se hubiesen evitado otras consecuencias”.

Recalcó que como organismo competente del servicio en la región “siempre hicimos lo que corresponde, con reiteradas denuncias sobre el estado calamitoso antes y después del incendio, donde solamente hemos recibido migajas y donde el problema de fondo todavía no se termina de resolver por falta de recursos”.

A modo de ejemplo, antepuso que “previendo un verano caluroso y seco, tampoco se avanza con la prevención”, para lo cual propuso “la creación de dos cuadrillas especiales de poda, que funcionen todo el año, conformadas cada una por cuatro personas y financiadas por el propio Estado chubutense, en lugar de tener que afrontar demandas millonarias por los daños que ocasiona un accidente o un siniestro”.