Inesperadamente se aceleraron las exportaciones de China

Las exportaciones chinas crecieron a un mayor ritmo en agosto gracias a una solida demanda mundial, en un marco de incertidumbre económica en el país asiático.

07 SEP 2021 - 12:16

Los embarques de China crecieron a un 25,6% anual en dólares, frente al 19,3% registrado en julio, según señaló la Administración de Aduanas de ese país: una cifra que superó lo previsto y que marcó un récord al alcanzar los US$ 294,3 mil millones.

De dicha cifra, US$ 51,7 mil millones consistieron de productos dirigidos a los Estados Unidos, US$ 46,2 mil millones a la Unión Europea y US$ 39,5 mil millones a los países asiáticos.

Se anticipaba una desaceleración en los envíos realizados por el país a raíz de diversos problemas que vivieron los puertos locales, donde algunos de ellos tuvieron que suspender operaciones debido a casos de Covid.

Pese a estos sucesos que causaron congestión y mayores costos, la demanda global se mantuvo robusta, especialmente en el caso de Europa y Estados Unidos donde los comercios minoristas probablemente ya comenzaron a enviar sus órdenes para la temporada de navidad, según la agencia Bloomberg.

Según evaluó Xing Zhaopeng, estratega del Australia and New Zealand Banking Group en Shanghai, “la temporada de pedidos para navidad arribó de manera anticipada” a comparación de años previos, lo cual puede causar una desaceleración en este indicador para el cuarto trimestre.

Michelle Lam, economista de la filial en Hong Kong del banco francés Societe Generale, coincide en que el adelantamiento de pedidos es un posible motivo, y que el comercio, por lo tanto, se ralentizará en los próximos meses.

Asimismo, Lam atribuyó el crecimiento en las exportaciones a rebrotes de coronavirus en otros países del sudeste asiático que provocaron un cambio de destino de los pedidos de productos a China, que logró controlar con éxito a los contagios.

Las principales exportaciones en valor fueron los productos electrónicos y de indumentaria.

Por otro lado, las importaciones aumentaron 33,1% interanual llegando a los US$ 236 mil millones.

De esta forma, China registró un superávit comercial de US$ 58,3 mil millones durante ese mes.

La segunda economía y principal exportador mundial había atravesado una rápida recuperación económica luego de la crisis del coronavirus en 2020. Sin embargo, en los últimos meses mostró cierta debilidad y desaceleración a causa de nuevos rebrotes de contagios por la variante Delta que afectó al país entre fines de julio y principios de agosto, el incremento de los costos de los materiales, una ralentización en las mismas exportaciones, y una campaña para reducir las emisiones de dióxido de carbono.

Otros países de Asia como Japón y Corea del Sur también mostraron indicadores positivos en cuanto a sus exportaciones.

No obstante, pese al alza de las exportaciones, otras estadísticas indican un desaceleramiento durante agosto, especialmente respecto a la demanda interna: el Índice de Gerentes de Compras (PMI, por sus siglas en inglés) publicado por la Oficina Nacional de Estadística de China la semana pasada, reflejó un menor ritmo de crecimiento para las industrias manufactureras, y una contracción en el sector servicios.

Asimismo, esta misma encuesta indicó una contracción (por cuarto mes consecutivo) en los pedidos de exportaciones, lo cual parece reforzar la mirada de Zhaopeng de una ralentización en el índice para los próximos meses.

Ante esto, las autoridades chinas prometieron medidas para hacer frente a la desaceleración: el Banco Popular de China (el banco central de se país) anunció la semana pasada un financiamiento en US$ 46,4 mil millones a los bancos para que puedan prestar dinero a pequeñas y medianas empresas, entre otras disposiciones.

07 SEP 2021 - 12:16

Los embarques de China crecieron a un 25,6% anual en dólares, frente al 19,3% registrado en julio, según señaló la Administración de Aduanas de ese país: una cifra que superó lo previsto y que marcó un récord al alcanzar los US$ 294,3 mil millones.

De dicha cifra, US$ 51,7 mil millones consistieron de productos dirigidos a los Estados Unidos, US$ 46,2 mil millones a la Unión Europea y US$ 39,5 mil millones a los países asiáticos.

Se anticipaba una desaceleración en los envíos realizados por el país a raíz de diversos problemas que vivieron los puertos locales, donde algunos de ellos tuvieron que suspender operaciones debido a casos de Covid.

Pese a estos sucesos que causaron congestión y mayores costos, la demanda global se mantuvo robusta, especialmente en el caso de Europa y Estados Unidos donde los comercios minoristas probablemente ya comenzaron a enviar sus órdenes para la temporada de navidad, según la agencia Bloomberg.

Según evaluó Xing Zhaopeng, estratega del Australia and New Zealand Banking Group en Shanghai, “la temporada de pedidos para navidad arribó de manera anticipada” a comparación de años previos, lo cual puede causar una desaceleración en este indicador para el cuarto trimestre.

Michelle Lam, economista de la filial en Hong Kong del banco francés Societe Generale, coincide en que el adelantamiento de pedidos es un posible motivo, y que el comercio, por lo tanto, se ralentizará en los próximos meses.

Asimismo, Lam atribuyó el crecimiento en las exportaciones a rebrotes de coronavirus en otros países del sudeste asiático que provocaron un cambio de destino de los pedidos de productos a China, que logró controlar con éxito a los contagios.

Las principales exportaciones en valor fueron los productos electrónicos y de indumentaria.

Por otro lado, las importaciones aumentaron 33,1% interanual llegando a los US$ 236 mil millones.

De esta forma, China registró un superávit comercial de US$ 58,3 mil millones durante ese mes.

La segunda economía y principal exportador mundial había atravesado una rápida recuperación económica luego de la crisis del coronavirus en 2020. Sin embargo, en los últimos meses mostró cierta debilidad y desaceleración a causa de nuevos rebrotes de contagios por la variante Delta que afectó al país entre fines de julio y principios de agosto, el incremento de los costos de los materiales, una ralentización en las mismas exportaciones, y una campaña para reducir las emisiones de dióxido de carbono.

Otros países de Asia como Japón y Corea del Sur también mostraron indicadores positivos en cuanto a sus exportaciones.

No obstante, pese al alza de las exportaciones, otras estadísticas indican un desaceleramiento durante agosto, especialmente respecto a la demanda interna: el Índice de Gerentes de Compras (PMI, por sus siglas en inglés) publicado por la Oficina Nacional de Estadística de China la semana pasada, reflejó un menor ritmo de crecimiento para las industrias manufactureras, y una contracción en el sector servicios.

Asimismo, esta misma encuesta indicó una contracción (por cuarto mes consecutivo) en los pedidos de exportaciones, lo cual parece reforzar la mirada de Zhaopeng de una ralentización en el índice para los próximos meses.

Ante esto, las autoridades chinas prometieron medidas para hacer frente a la desaceleración: el Banco Popular de China (el banco central de se país) anunció la semana pasada un financiamiento en US$ 46,4 mil millones a los bancos para que puedan prestar dinero a pequeñas y medianas empresas, entre otras disposiciones.


NOTICIAS RELACIONADAS