POLICIALES

Perdió el control de una camioneta, volcó, murió su compañero y ahora le piden 2 años y 6 meses

Empezó en Rawson el juicio oral y público contra el conductor de una camioneta que en mayo de 2018 volcó entre la capital y Trelew con el saldo de un joven de 22 años fallecido.

11/09/2021 02:00

1.745

Era un grupo de trabajadores de Puerto Madryn que iba a Conarpesa en Puerto Rawson. El otro viernes a las 12 será el veredicto.

El imputado es Rubén Pérez y la víctima fue Matías Galech. El juez es Gustavo Castro. El accidente ocurrió a 8 kilómetros de Rawson, en una recta en ruta 25 minutos antes de las 7. Era una camioneta Chevrolet S10 con trabajadores.

El vehículo despistó, derrapó y dio dos tumbos. Las pericias determinaron que hubo fallas del conductor. Según la investigación fiscal, Pérez actuó de manera “negligente debido a la falta de atención, cuidado y prevención que lo llevó a la pérdida efectiva del control del rodado”.

En el juicio en la Oficina Judicial de Rawson el fiscal es Fernando Rivarola y el defensor, Fabián Gabalachis.

La mayoría de los ocupantes iba durmiendo. Viajaban el padre del joven fallecido, Javier Galech, además de Emilio Loncón y Damián Ríos. El familiar no llevaba cinturón de seguridad y no recordaba si su hijo iba atado. Cree que el conductor de la camioneta “mordió la banquina” y que generalmente lo hacía “rápido”. Colaboró en retirar a su hijo que “estaba muy golpeado y no respiraba. Pérez me dijo que la camioneta se la había ido, nada más. Nunca más hablamos. Que se haga Justicia, a mi hijo no lo voy a recuperar más y lo que pasó destruyó a mi familia”, finalizó.

Rivarola indicó que la conducta del imputado durante el proceso no fue adecuada y pidió dos años y seis meses de prisión, más la inhabilitación de cinco años para conducir vehículos.

Por su parte Gabalachis refirió durante el debate que “la situación no se debe relacionar con el sueño o cansancio” y agregó que en la declaración del imputado dijo “que cuando estaba cansado entregaba el volante a otro”. Pidió su absolución y en forma subsidiaria “la pena de dos años de prisión más la inhabilitación por cinco años”.