SOCIEDAD

“Nicolás Anda”, un monólogo sobre cómo derribar barreras

Nicolás Stupenengo cuenta su historia en el escenario.

1.133

Por Ismael Tebes / @ismatebes

Nicolás Stupenengo presentó en el Cine Teatro Español, su monólogo unipersonal “Nicolás Anda”, dirigida por Nahuel Martínez Cantó quien a lo largo de seis meses de entrevistas al personaje, escribió una obra vivencial de poco más de una hora en la que se cuentan fragmentos de la vida del joven capitalino criado en Comodoro Rivadavia y que conmueve desde su relato positivo desde su silla de ruedas y la sinergia única con Sofía, la perra amaestrada que lo acompaña en cada una de sus actividades.

“Soy feliz viniendo a Comodoro, siempre busco la excusa para volver y siempre las encuentro. Me estoy encontrando con muchos amigos en éste proyecto. Me bancan y me dan la posibilidad de llegar a un teatro”, reconoce el actor, productor y director audiovisual de 49 años.

“Algunos lo llaman biodrama y otros le dicen documental pero es una parte de mi historia”, admite.

“Nicolás Anda” se presentó en diez funciones en Capital Federal y vía streaming, una más para la provincia de San Juan (“Les gustó y ahora me pidieron hacerla presencial”).

Reconoce “apertura” a sabiendas de que cada espectador, elige qué llevarse de la propuesta. “Puedo aceptar un “no me gusta” porque a cada uno le pasa lo que le pasa. Tengo un registro fino de lo que me pasa a mí, que estoy en el medio de una catarata de emociones. Prefiero dejar que pase lo que pase”.

Respecto a la obra, destaca el rol “natural” de su perra, fuera de todo libreto. “Sofía está todo el tiempo en el escenario, es la que despierta las sonrisas; las emociones y la empatía. Lleva los principales aplausos y muy merecidos por acompañarme en la obra como en la vida. Aporta una cosa fresca porque a veces le pido que haga algo y no lo hace. O simplemente se duerme. Se ven matices naturales de ella y me tengo que adaptar”.

Nico reconoce avances en los protocolos aéreos para poder desplazarse junto a su perra en cada viaje que realiza. “Hoy es mucho más fácil gracias a que pasé por un proceso y luché muchísimo con Aerolíneas Argentinas y mis denuncias no fueron en modo de queja sino escribiendo y poniéndome a disposición para colaborar. Armamos un protocolo y hoy se puede viajar tranquilo con un perro de asistencia. Antes era tedioso y angustiante, se generaban peleas e inclusive nos perdimos viajes a Miami y por el interior. Hoy está armado y todo sucede de manera natural”.

El director Nahuel Martínez Cantó cuenta que la relación con Stupenengo se dio de manera ocasional, a través de Facebook. “El armado de la obra quizás no sea tan tradicional como lo han sido otras obras de teatro. Todo surgió de conocer a Nicolás y tener entrevistas con él. Armamos un texto atractivo, posible para un escenario basado en sus historias reales”.

La obra permite seleccionar armoniosamente cada uno de los momentos referenciales del protagonista trasladándolo al público sin intermediarios.

“En la vida hay momentos destacados y más interesantes y hacemos que a la vez, sean atractivos para el espectador. Grabamos muchos videos y trabajamos mucho. Estamos muy contentos con el resultado”.

“Yo había empezado –agregó Martínez Cantó- a trabajar con la temática de la discapacidad”.

“A partir de mi experiencia en los teatros porteños, me encontraba conque los cuerpos que ahí son siempre similares. Y me preguntaba dónde están los cuerpos de las personas con discapacidad y dónde están sus posibilidades y alcances. Ahí empecé a investigar. Encontré a Nicolás de casualidad a través de un video de Facebook en donde él hacía un descargo por una situación que había sufrido. Lo contacté para que me cuente su vida; supe que era director de cine y actor”.

“El proyecto difuso que yo tenía en mi cabeza se comienza a armar a través de su presencia. Es el cuerpo que necesitábamos para la escena con una historia súper interesante y conmovedora. Nicolás tiene un humor increíble, es divertido y juntos armamos la obra genuina sobre su historia de vida. La gente se identifica con casos de fracasos, miedos; y éxitos. Logramos idealizar “un mundo posible” y llegar a un mensaje que es universal”.#