La inflación en la zona del euro marcó un récord de 4,9% en noviembre

La inflación en los 19 países de la Eurozona alcanzó un 4,9% interanual durante el mes en curso, un récord nunca antes visto desde la introducción de la moneda única, según los datos preliminares difundidos por la Oficina Europea de Estadística.

30 NOV 2021 - 10:22 | Actualizado

De esta forma, la inflación en Europa continúa acelerándose marcando ocho decimas más que en octubre cuando la misma fue del 4,1%, mientras que la variación mensual se situó en 0,5%.

El costo de la energía impulsó al índice, con una suba anualizada del 27,4% (un repunte frente al 23,7% de octubre), muy por encima del promedio general.

Por su parte, también registraron incrementos los servicios (2,7% frente al 2,1% de octubre) y los bienes industriales no energéticos (2,4% comparado al 2,0% del mes anterior).

También la categoría de alimentos, alcohol y tabaco registró un alza del 2,2%, por encima del 1,9% del mismo periodo precedente.

El promedio inflacionario del bloque monetario, no obstante, enmascara grandes diferencias y variaciones entre los países.

Mientras que Lituania (9,3%), Estonia (8,4%), Letonia (7,4%) y Bélgica (7,1%) lideran la suba de precios, países como Malta (2,3%), Portugal (2,7%), Finlandia (3,4%) y Francia (3,4%) se sitúan por debajo del promedio general, según demuestra el comunicado de Eurostat.

La inflación de este mes fue un récord desde el comienzo de la serie histórica al adoptarse la divisa en Europa a principios de 1999 y superó las estimaciones de los economistas, según consignan las agencias Bloomberg y AFP.

En Alemania y en España, por ejemplo, los datos inflacionarios fueron los más altos desde junio de 1992 y septiembre de 1992, respectivamente.

Del mismo modo, en Francia la inflación fue del 3,4%, la mayor cifra desde 2008.

Uno de los nuevos motivos de preocupación es la posibilidad de que la aceleración de la inflación sea más estructural: la inflación subyacente (que no tiene en cuenta los precios volátiles de la energía y los alimentos) marcó 2,6% este mes, seis décimas más que en el mes anterior, alimentada por la suba en los servicios.

Hasta el momento, el Banco Central Europeo (BCE) liderado por la exdirectora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, consideró que la inflación se debe a factores transitorios que son producto de la salida de la pandemia, y que los mismos no perdurarán, retornando a cifras por debajo de la meta de la entidad del 2% a fines del año próximo, alcanzando un 1,5% en 2023.

30 NOV 2021 - 10:22

De esta forma, la inflación en Europa continúa acelerándose marcando ocho decimas más que en octubre cuando la misma fue del 4,1%, mientras que la variación mensual se situó en 0,5%.

El costo de la energía impulsó al índice, con una suba anualizada del 27,4% (un repunte frente al 23,7% de octubre), muy por encima del promedio general.

Por su parte, también registraron incrementos los servicios (2,7% frente al 2,1% de octubre) y los bienes industriales no energéticos (2,4% comparado al 2,0% del mes anterior).

También la categoría de alimentos, alcohol y tabaco registró un alza del 2,2%, por encima del 1,9% del mismo periodo precedente.

El promedio inflacionario del bloque monetario, no obstante, enmascara grandes diferencias y variaciones entre los países.

Mientras que Lituania (9,3%), Estonia (8,4%), Letonia (7,4%) y Bélgica (7,1%) lideran la suba de precios, países como Malta (2,3%), Portugal (2,7%), Finlandia (3,4%) y Francia (3,4%) se sitúan por debajo del promedio general, según demuestra el comunicado de Eurostat.

La inflación de este mes fue un récord desde el comienzo de la serie histórica al adoptarse la divisa en Europa a principios de 1999 y superó las estimaciones de los economistas, según consignan las agencias Bloomberg y AFP.

En Alemania y en España, por ejemplo, los datos inflacionarios fueron los más altos desde junio de 1992 y septiembre de 1992, respectivamente.

Del mismo modo, en Francia la inflación fue del 3,4%, la mayor cifra desde 2008.

Uno de los nuevos motivos de preocupación es la posibilidad de que la aceleración de la inflación sea más estructural: la inflación subyacente (que no tiene en cuenta los precios volátiles de la energía y los alimentos) marcó 2,6% este mes, seis décimas más que en el mes anterior, alimentada por la suba en los servicios.

Hasta el momento, el Banco Central Europeo (BCE) liderado por la exdirectora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, consideró que la inflación se debe a factores transitorios que son producto de la salida de la pandemia, y que los mismos no perdurarán, retornando a cifras por debajo de la meta de la entidad del 2% a fines del año próximo, alcanzando un 1,5% en 2023.


NOTICIAS RELACIONADAS