Presentan el Comando Conjunto Marítimo para controlar las aguas territoriales de Argentina

El ministro de Defensa Jorge Taiana presentó el Comando Conjunto Marítimo que se encargará de la protección de los espacios oceánicos y fluviales argentinos en una tarea coordinada que incluirá la participación de las tres Fuerzas Armadas y fuerzas de seguridad y que comenzará a operar a partir del 1 de enero de 2022.

16 DIC 2021 - 15:40

“Este comando tendrá la misión de supervisar la presencia de buques y naves en la zona económica exclusiva de las 200 millas marítimas argentinas. Contará con la participación de las tres Fuerzas Armadas (Marina, Ejército y Fuerza Aérea) para vigilar nuestras aguas y evitar actividades con la depredación de nuestros mares”, señaló Taiana durante la presentación que se llevó a cabo en el edificio Libertad de la Marina.

Y en ese sentido, aclaró: “Las actividades de control que desarrollara este Comando no se limitaran al control de la pesca. Estamos ante un instrumento que formará parte de la estrategia de defensa de la Argentina”.

Taiana afirmó que el Comando Marítimo Conjunto responde a “una estrategia por capas, que le permite al Estado “anticiparse ante la presencia de amenazas” en las aguas territoriales del país.

“Es una forma de anticiparnos, ocupar el territorio y monitorear los espacios para contar con estrategias de intervención. Es parte de la política defensiva de Argentina”, apuntó el ministro.

El Comando funcionará en el piso 12 del edificio libertad de la Armada Argentina, donde se recibirá información proveniente de distintas fuentes y que se incorporan a una base de datos.

“Nuestra misión es conducir operaciones de vigilancia en los mares de forma permanente para contribuir a la preservación de los intereses de la Nación Argentina”, precisó e comodoro de Marina Norberto Pablo Varela.

En pantallas gigantes dispuestas en una sala de operaciones, se puede observar la presencia de buques pesqueros y petroleros que navegan el Mar Argentino y se encuentran más allá de las 200 millas, el límite territorial de las aguas marítimas argentinas.

En los monitores puede apreciarse la gran cantidad de buques que se estaciona en un banco ubicado a la altura del golfo San Jorge, donde entre los meses de noviembre y mayo, cuando se llevan a cabo las actividades de captura del calamar.

“En la actualidad, tenemos 267 buques en la zona de la milla 201, seis vieron desde el pacífico y 42 provienen desde el Océano Índico. Todos los barcos para salir al mar deben tener de forma obligatoria un sistema denominado AIS, que permite localizarlos de forma satelital”, explicó el capitán Alberto Cohen, uno de los oficiales a cargo del funcionamiento operativo del Comando.

Toda esa información que se recibe desde el AIS, es procesada mediante un sistema de la Armada denominado “Polus”, que permite que pueda monitorearse la ubicación de las naves.

¿Qué pasa cuando uno de los buques apaga el AIS para evitar ser detectado? La información que dispone el comando es comparada con imágenes satelitales nocturnas que son registradas por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

El sistema de rastreo y vigilancia incluye el despliegue de buques patrulleros de la Armada como el ARA Bouchard, ARA Storni, ARA Piedrabuena y ARA Cordero (que estará operativo en mayo de 2022).

También se coordinan acciones con naves de Prefectura Naval y aviones de la Armada que realizan tareas de vigilancia aérea, y puede sumarse aparatos de otras fuerzas.

“Vamos a trabajar de forma coordinada con efectivos de las tres fuerzas armadas. En este comando participarán oficiales y suboficiales el cuidado de nuestros recursos”, apuntó Varela.

El comando recibe además información de Armadas de otros países de la región para facilitar la información del tránsito de buques por los océanos.

“El trabajo con las fuerzas de seguridad está coordinado mediante convenios que limitan las competencias que cada institución posee en el contexto de la ley de defensa”, puntualizó Varela.

A partir del 1 de enero, el comando comenzará con sus operaciones y la información que se reciba será compartida con las bases navales de Puerto Belgrano, Mar del Plata y Ushuaia, según indicaron fuentes de la Armada.

Además de vigilar las áreas marítimas protegidas, el Comando supervisará actividades científicas, apoyará la gestión de catástrofes ambientales y sobre todo, controlar el tránsito marítimo desde y hacia las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, donde el gobierno ilegítimo que Gran Bretaña instaló en ese territorio reclamado por Argentina otorga licencias de pesca.

16 DIC 2021 - 15:40

“Este comando tendrá la misión de supervisar la presencia de buques y naves en la zona económica exclusiva de las 200 millas marítimas argentinas. Contará con la participación de las tres Fuerzas Armadas (Marina, Ejército y Fuerza Aérea) para vigilar nuestras aguas y evitar actividades con la depredación de nuestros mares”, señaló Taiana durante la presentación que se llevó a cabo en el edificio Libertad de la Marina.

Y en ese sentido, aclaró: “Las actividades de control que desarrollara este Comando no se limitaran al control de la pesca. Estamos ante un instrumento que formará parte de la estrategia de defensa de la Argentina”.

Taiana afirmó que el Comando Marítimo Conjunto responde a “una estrategia por capas, que le permite al Estado “anticiparse ante la presencia de amenazas” en las aguas territoriales del país.

“Es una forma de anticiparnos, ocupar el territorio y monitorear los espacios para contar con estrategias de intervención. Es parte de la política defensiva de Argentina”, apuntó el ministro.

El Comando funcionará en el piso 12 del edificio libertad de la Armada Argentina, donde se recibirá información proveniente de distintas fuentes y que se incorporan a una base de datos.

“Nuestra misión es conducir operaciones de vigilancia en los mares de forma permanente para contribuir a la preservación de los intereses de la Nación Argentina”, precisó e comodoro de Marina Norberto Pablo Varela.

En pantallas gigantes dispuestas en una sala de operaciones, se puede observar la presencia de buques pesqueros y petroleros que navegan el Mar Argentino y se encuentran más allá de las 200 millas, el límite territorial de las aguas marítimas argentinas.

En los monitores puede apreciarse la gran cantidad de buques que se estaciona en un banco ubicado a la altura del golfo San Jorge, donde entre los meses de noviembre y mayo, cuando se llevan a cabo las actividades de captura del calamar.

“En la actualidad, tenemos 267 buques en la zona de la milla 201, seis vieron desde el pacífico y 42 provienen desde el Océano Índico. Todos los barcos para salir al mar deben tener de forma obligatoria un sistema denominado AIS, que permite localizarlos de forma satelital”, explicó el capitán Alberto Cohen, uno de los oficiales a cargo del funcionamiento operativo del Comando.

Toda esa información que se recibe desde el AIS, es procesada mediante un sistema de la Armada denominado “Polus”, que permite que pueda monitorearse la ubicación de las naves.

¿Qué pasa cuando uno de los buques apaga el AIS para evitar ser detectado? La información que dispone el comando es comparada con imágenes satelitales nocturnas que son registradas por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

El sistema de rastreo y vigilancia incluye el despliegue de buques patrulleros de la Armada como el ARA Bouchard, ARA Storni, ARA Piedrabuena y ARA Cordero (que estará operativo en mayo de 2022).

También se coordinan acciones con naves de Prefectura Naval y aviones de la Armada que realizan tareas de vigilancia aérea, y puede sumarse aparatos de otras fuerzas.

“Vamos a trabajar de forma coordinada con efectivos de las tres fuerzas armadas. En este comando participarán oficiales y suboficiales el cuidado de nuestros recursos”, apuntó Varela.

El comando recibe además información de Armadas de otros países de la región para facilitar la información del tránsito de buques por los océanos.

“El trabajo con las fuerzas de seguridad está coordinado mediante convenios que limitan las competencias que cada institución posee en el contexto de la ley de defensa”, puntualizó Varela.

A partir del 1 de enero, el comando comenzará con sus operaciones y la información que se reciba será compartida con las bases navales de Puerto Belgrano, Mar del Plata y Ushuaia, según indicaron fuentes de la Armada.

Además de vigilar las áreas marítimas protegidas, el Comando supervisará actividades científicas, apoyará la gestión de catástrofes ambientales y sobre todo, controlar el tránsito marítimo desde y hacia las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, donde el gobierno ilegítimo que Gran Bretaña instaló en ese territorio reclamado por Argentina otorga licencias de pesca.


NOTICIAS RELACIONADAS