Para una especialista en deuda con el FMI, "se consiguió un buen acuerdo que no obliga a políticas de austeridad"

La economista Noemí Brenta sostuvo que el Gobierno "consiguió un buen acuerdo" con el Fondo Monetario Internacional (FMI) debido a que el entendimiento "no lo obliga a cortar gastos y no lo obliga a políticas de austeridad que recortan el crecimiento", al tiempo que se mostró convencida en la posibilidad de "cortar con los ciclos de endeudamiento externo de Argentina a partir de la instrumentación de políticas adecuadas, desde la legislación tributaria y transformando la estructura productiva".

03 ABR 2022 - 11:35 | Actualizado

Brenta, doctora en Economía recibida en la UBA e investigadora del Conicet, es la autora del libro "Historia de la deuda externa argentina. De la dictadura hasta nuestros días", de reciente publicación.

En un reportaje con Télam, la economista dijo que es "imprescindible" que la economía argentina crezca para poder salir del endeudamiento y reconoció que más allá de la necesidad de alcanzar un programa de refinanciamiento, "lo ideal sería salir cuanto antes del acuerdo y dejar de estar bajo programas del Fondo porque efectivamente son condicionantes".

A continuación los principales tramos del reportaje con Télam:

- ¿Qué piensa del acuerdo alcanzado con el FMI?-

Noemi Brenta: Argentina tenía que enfrentar durante este año y el próximo vencimientos por unos US$ 40.000 millones, algo que era imposible de pagar tanto desde el punto de vista de las cuentas fiscales como de las del sector externo, una cantidad que equivale a algo más de la mitad de nuestras exportaciones; con este acuerdo se empiezan a devolver estos fondos a partir de septiembre de 2026 y Argentina gana aire financiero durante cuatro años y medio, aunque queda sujeto a las revisiones del Fondo, que pueden dificultar los desembolsos y trabarlos, además de que condiciona en mucho la política económica.

El programa que se firmó ahora de facilidades extendidas implicó una negociación que llevó tiempo porque no se aceptó cualquier cosa; y es un buen acuerdo para tratarse de un acuerdo con el FMI, uno que no obliga a cortar gastos y no lo obliga a políticas de austeridad que recortan el crecimiento.

- ¿Existían otras alternativas posibles?

La situación actual de reservas del Banco Central y de cuentas fiscales está mejorando pero todavía no cuenta con suficiente robustez, como tampoco tenemos acceso a otras fuentes de crédito más ventajosas y Argentina quedó muy endeudada con el gobierno de Mauricio Macri, que dejó vencimientos por US$ 200.000, contando tanto deuda en dólares como deuda en pesos, por lo que teníamos ahora un perfil muy estrecho, con vencimientos muy próximos y con tasas de interés muy altas, sumado a que (Macri) había dejado el Club de París sin pagar con lo cual operaban tasas de interés más altas que las arregladas en 2014, por lo que enfrentábamos una situación de deuda comprometida, y en marzo ya empezaban a operar vencimientos altos que no podíamos enfrentar.

Ahora, a futuro hay otras alternativas para salir de los condicionamientos del acuerdo con el Fondo, porque no es imprescindible continuar bajo el acuerdo, y si se consiguen fondos de otras fuentes es posible pagar ese monto y devolverle al Fondo lo que ya nos desembolsó, porque junto con la aprobación del acuerdo vino el desembolso de US$9.600 millones, el primer desembolso.

- ¿Es posible cortar esta dinámica cíclica de endeudamiento?

De hecho, estuvimos desde septiembre de 2004 sin acuerdos con el FMI hasta junio de 2018, desde ese septiembre de 2004 en que Néstor Kirchner suspendió el acuerdo con el FMI y anunciara el pago al Fondo en diciembre de 2005 (que se concretó en los primeros días de enero de 2006), por lo cual, las políticas nacionales son determinantes para que estemos como país en una situación normal, en la que están la mayoría de los países del mundo, es decir, sin acuerdos con el Fondo Monetario.

Está bien continuar siendo miembros del Fondo, porque se trata de un espacio internacional en el que Argentina tiene un lugar y un foro, pero lo importante es no estar bajo programas del mismo, programas que exigen condicionamientos que nos dificultan mucho más desarrollarnos y dificultan el proceso político.

- ¿Qué tipo de políticas específicamente?

Podemos cortar los ciclos de endeudamiento si las políticas económicas son las adecuadas, esto es, que tengan en cuenta las condiciones estructurales de la Argentina: tenemos necesidad de hacer una reforma desde la legislación tributaria, para que la fuga de capitales deje de ser el deporte argentino promovido por los gobiernos de corte neoliberal, conductas arraigadas desde la dictadura que abrió el proceso de dolarización y de la financiarización en la Argentina y que es necesario cambiar. Pero también es importante para lograr cortar los ciclos de endeudamiento, transformar la estructura productiva: nuestro actual patrón de comercio exterior reposa en gran medida en las exportaciones de origen agropecuario, por lo que tenemos un modelo muy inestable porque al depender el ingreso de dólares de esas exportaciones queda sujeto a las fluctuaciones de la producción: por un lado a los factores climáticos como en el siglo XIX, y además sujetos a las fluctuaciones de los mercados internacionales.

- ¿Es posible crecer en el marco este acuerdo?

Es imprescindible, es la única forma en que la Argentina puede salir del endeudamiento. Es decir, reduciendo el ratio entre la deuda y los pagos de la deuda respecto del Producto Bruto y las exportaciones; tiene que crecer el Producto Bruto, las exportaciones, la inversión, la innovación tecnológica, y tener un mercado interno fuerte para que se afiance una estructura productiva más moderna.

- ¿Cómo ve el futuro inmediato entre Argentina y el FMI?

No me gusta hacer predicciones porque todo es cambiante, pero lo que se advierte en esta semana transcurrida a partir de la aprobación del acuerdo de servicio ampliado para la Argentina es que el tipo de cambio se ha estabilizado, que el gobierno ha lanzado un plan económico basado en la economía real, en la producción, el trabajo, la innovación, y eso hubiera sido imposible con el acuerdo flotando, con la incertidumbre de si se concretaba o no y si el país entraba o no en default.

La firma del acuerdo establece un hito que le da al gobierno tiempo como para hacer política económica para impulsar fuertemente el crecimiento.

- ¿Qué opina sobre el proyecto de ley presentado por el Frente de Todos para que quienes tienen bienes no declarados en el exterior realicen un aporte especial para el pago de la deuda?

El proyecto que busca constituir un fondo para pagarle la deuda al Fondo, con lo que se le cobre a los que fugaron capitales y no lo declararon, es algo muy innovador que además significaría un alivio presupuestario grande porque los fondos ya no provendrían del presupuesto público cuyo principal ingreso son los impuestos sino de los que fugaron capitales.

03 ABR 2022 - 11:35

Brenta, doctora en Economía recibida en la UBA e investigadora del Conicet, es la autora del libro "Historia de la deuda externa argentina. De la dictadura hasta nuestros días", de reciente publicación.

En un reportaje con Télam, la economista dijo que es "imprescindible" que la economía argentina crezca para poder salir del endeudamiento y reconoció que más allá de la necesidad de alcanzar un programa de refinanciamiento, "lo ideal sería salir cuanto antes del acuerdo y dejar de estar bajo programas del Fondo porque efectivamente son condicionantes".

A continuación los principales tramos del reportaje con Télam:

- ¿Qué piensa del acuerdo alcanzado con el FMI?-

Noemi Brenta: Argentina tenía que enfrentar durante este año y el próximo vencimientos por unos US$ 40.000 millones, algo que era imposible de pagar tanto desde el punto de vista de las cuentas fiscales como de las del sector externo, una cantidad que equivale a algo más de la mitad de nuestras exportaciones; con este acuerdo se empiezan a devolver estos fondos a partir de septiembre de 2026 y Argentina gana aire financiero durante cuatro años y medio, aunque queda sujeto a las revisiones del Fondo, que pueden dificultar los desembolsos y trabarlos, además de que condiciona en mucho la política económica.

El programa que se firmó ahora de facilidades extendidas implicó una negociación que llevó tiempo porque no se aceptó cualquier cosa; y es un buen acuerdo para tratarse de un acuerdo con el FMI, uno que no obliga a cortar gastos y no lo obliga a políticas de austeridad que recortan el crecimiento.

- ¿Existían otras alternativas posibles?

La situación actual de reservas del Banco Central y de cuentas fiscales está mejorando pero todavía no cuenta con suficiente robustez, como tampoco tenemos acceso a otras fuentes de crédito más ventajosas y Argentina quedó muy endeudada con el gobierno de Mauricio Macri, que dejó vencimientos por US$ 200.000, contando tanto deuda en dólares como deuda en pesos, por lo que teníamos ahora un perfil muy estrecho, con vencimientos muy próximos y con tasas de interés muy altas, sumado a que (Macri) había dejado el Club de París sin pagar con lo cual operaban tasas de interés más altas que las arregladas en 2014, por lo que enfrentábamos una situación de deuda comprometida, y en marzo ya empezaban a operar vencimientos altos que no podíamos enfrentar.

Ahora, a futuro hay otras alternativas para salir de los condicionamientos del acuerdo con el Fondo, porque no es imprescindible continuar bajo el acuerdo, y si se consiguen fondos de otras fuentes es posible pagar ese monto y devolverle al Fondo lo que ya nos desembolsó, porque junto con la aprobación del acuerdo vino el desembolso de US$9.600 millones, el primer desembolso.

- ¿Es posible cortar esta dinámica cíclica de endeudamiento?

De hecho, estuvimos desde septiembre de 2004 sin acuerdos con el FMI hasta junio de 2018, desde ese septiembre de 2004 en que Néstor Kirchner suspendió el acuerdo con el FMI y anunciara el pago al Fondo en diciembre de 2005 (que se concretó en los primeros días de enero de 2006), por lo cual, las políticas nacionales son determinantes para que estemos como país en una situación normal, en la que están la mayoría de los países del mundo, es decir, sin acuerdos con el Fondo Monetario.

Está bien continuar siendo miembros del Fondo, porque se trata de un espacio internacional en el que Argentina tiene un lugar y un foro, pero lo importante es no estar bajo programas del mismo, programas que exigen condicionamientos que nos dificultan mucho más desarrollarnos y dificultan el proceso político.

- ¿Qué tipo de políticas específicamente?

Podemos cortar los ciclos de endeudamiento si las políticas económicas son las adecuadas, esto es, que tengan en cuenta las condiciones estructurales de la Argentina: tenemos necesidad de hacer una reforma desde la legislación tributaria, para que la fuga de capitales deje de ser el deporte argentino promovido por los gobiernos de corte neoliberal, conductas arraigadas desde la dictadura que abrió el proceso de dolarización y de la financiarización en la Argentina y que es necesario cambiar. Pero también es importante para lograr cortar los ciclos de endeudamiento, transformar la estructura productiva: nuestro actual patrón de comercio exterior reposa en gran medida en las exportaciones de origen agropecuario, por lo que tenemos un modelo muy inestable porque al depender el ingreso de dólares de esas exportaciones queda sujeto a las fluctuaciones de la producción: por un lado a los factores climáticos como en el siglo XIX, y además sujetos a las fluctuaciones de los mercados internacionales.

- ¿Es posible crecer en el marco este acuerdo?

Es imprescindible, es la única forma en que la Argentina puede salir del endeudamiento. Es decir, reduciendo el ratio entre la deuda y los pagos de la deuda respecto del Producto Bruto y las exportaciones; tiene que crecer el Producto Bruto, las exportaciones, la inversión, la innovación tecnológica, y tener un mercado interno fuerte para que se afiance una estructura productiva más moderna.

- ¿Cómo ve el futuro inmediato entre Argentina y el FMI?

No me gusta hacer predicciones porque todo es cambiante, pero lo que se advierte en esta semana transcurrida a partir de la aprobación del acuerdo de servicio ampliado para la Argentina es que el tipo de cambio se ha estabilizado, que el gobierno ha lanzado un plan económico basado en la economía real, en la producción, el trabajo, la innovación, y eso hubiera sido imposible con el acuerdo flotando, con la incertidumbre de si se concretaba o no y si el país entraba o no en default.

La firma del acuerdo establece un hito que le da al gobierno tiempo como para hacer política económica para impulsar fuertemente el crecimiento.

- ¿Qué opina sobre el proyecto de ley presentado por el Frente de Todos para que quienes tienen bienes no declarados en el exterior realicen un aporte especial para el pago de la deuda?

El proyecto que busca constituir un fondo para pagarle la deuda al Fondo, con lo que se le cobre a los que fugaron capitales y no lo declararon, es algo muy innovador que además significaría un alivio presupuestario grande porque los fondos ya no provendrían del presupuesto público cuyo principal ingreso son los impuestos sino de los que fugaron capitales.


NOTICIAS RELACIONADAS