Después de matarla, le cortó el dedo pulgar para destrabar su celular y enviar mensajes a amigas

La víctima tenía 31 años. Su ex la mató a golpes y después la envolvió en papel film. Pero antes realizó la macabra acción. Despertó sospechas: la mujer mandaba solo mensajes de audio porque usaba las uñas muy largas. Al hacerse público el hecho, hubo cortes de ruta y marchas por Justicia.

Patricia Rendón Rodríguez de 31 años. Víctima de su expareja. / Fernando Cronenbol. Imputado.
02 JUL 2022 - 20:25

Por Carlos Guajardo

Si alguien creyó que en la mente de un femicida ya no cabía más nada, se equivocó. Siempre existe algo más maquiavélico. Cómo lo que pensó y ejecutó Fernando Cronenbol después de matar a su exesposa Patricia Randón: le cortó el dedo pulgar derecho para poder destrabar su celular y enviarle mensajes a sus amigas para que crean que aún estaba con vida.
El hecho ocurrió en la ciudad rionegrina de Catriel, aún conmovida por este terrible hecho que además tiene otra víctima: una nena de 8 años, hija de ambos que ahora quedará sola en el mundo: su madre muerta y su padre preso, casi con seguridad condenado a cadena perpetua
Lo cierto es que cada día que pasa se conocen más detalles macabros sobre el femicidio de la joven Patricia Rendón Rodríguez de 31 años, ciudadana boliviana cuyo cuerpo apareció enterrado en las afueras de esa ciudad rionegrina: según el fiscal Gustavo Herrera quedó comprobado que cuando descartó el cuerpo, su expareja y femicida confeso de 43 años, le cortó el pulgar derecho: “Lo hizo al menos utilizando dos elementos y con el objetivo de usarlo para desbloquear el celular de la víctima y poder utilizarlo”., dijo a la prensa local. Cronenbol comenzó a enviar mensajes de texto a las amigas de Patricia para evitar sospechas sobre su desaparición. “Pero estos mensajes llamaron la atención-agregó el fiscal- y despertaron sospechas en las personas que los recibían. Es que Patricia no acostumbraba a enviar mensajes de texto. Le era muy dificultoso porque usaba las uñas muy largas. En general, enviaba mensajes de audio”, un detalle que no fue menor para los investigadores pese a que después de ser detenido, el hombre también de nacionalidad boliviana, confesó el crimen.
Y otro detalle: las antenas del celular daban como que el celular de Patricia estaba activado todavía cuando el cuerpo ya había aparecido. Enseguida se develó el misterio: Lo tenía su expareja en un bolsillo de su campera. Aún después de entregarse y confesar. La policía se lo confiscó cuando ya estaba en una celda. Increíble.

Cuerpo enterrado

El cuerpo sin vida de Patricia Randón apareció enterrado en la zona conocida como El Medanito el martes pasado después de estar desaparecida desde la mañana. Su rostro se encontraba envuelto en papel film con signos de haber sido golpeado con fuerza. Su expareja con quien tenía una hija de 8 años, confesó el femicidio cuando fue detenido en la ruta por efectivos policiales conduciendo el auto de Patricia. Horas después confesó e indicó donde había enterrado el cuerpo. El hecho conmocionó a esta ciudad que rápidamente se organizó para realizar marchas pidiendo justicia. Catriel está ubicado en el extremo norte de Río Negro. Tiene 20 mil habitantes. Su gran atracción es el Valle de la Luna, ubicado en cercanías del Río Colorado. Tuvo una importante explosión demográfica como consecuencia de la actividad petrolera.
Cuando fue demorado por la policía en la ruta 151, se encontraron manchas de sangre sobre todo en su ropa. También en el baúl del auto y sobre la patente trasera. Patricia no solo tenía golpes en su cara. También en todo su cuerpo. Todo hace pensar que la joven fue asesinada en la casa de su exmarido entre las 8 y las 9 del martes, después de dejar a la hija de ambos en el colegio.
Después de cometer el crimen, el hombre trasladó el cuerpo en el coche de ella, un Renault Fluence hasta las afueras de la ciudad, en un paraje distantes 60 kilómetros. El sujeto es de profesión herrero y acostumbra a realizar trabajos para empresas petroleras de la zona.

Separación

La mujer tenía una tienda y tras separarse había dado un vuelco importante en su vida. Sobre todo después de conocer y enamorarse de Franceso Nuvolari, un joven que reside en Italia y con quien mantenía una relación. El día que fue asesinada, Patricia debía encontrarse con una amiga para ir a sacar un pasaje a Buenos Aires para tramitar la visa: el 28 de julio pensaba viajar a Italia para reencontrarse con Francesco. Pensaba quedarse tres meses en la península. Enterado de esta situación, Cronenbol no lo aceptó y decidió matarla.
La desaparición de Patricia llamó la atención de sus amigas. Sobre todo de una de ellas llamada Lorena, que iba a acompañarla a Buenos Aires el próximo 14 de julio. Tras este trámite( el de sacar la visa), Patricia tenía todo listo para viajar a Italia a reencontrarse con Francesco.

Corte de ruta

En tanto, habitantes de la pequeña localidad de Villa Manzano cortaron la ruta para evitar que el femicida sea alojado en una comisaría de la localidad a la espera de la audiencia de detención. Finalmente lo llevaron a General Roca. Es seguro que el fiscal pedirá la prisión preventiva mientras se termine con la investigación del hecho. Se esperaba la llegada a Buenos Aires de familiares de Patricia procedentes de Bolivia. Desde allí se dirigirán a Catriel para reconocer el cuerpo y después hacer los trámites para poder llevarlo a Bolivia. Fue el peor final para Patricia que tenía una tienda que últimamente había renovado y en la que trabajaba durante todo el día.
Tal vez nunca imaginó que cuando su expareja le propuso llevar juntos a la escuela a la hija de ambos tenía todo planeado para asesinarla. Desde Italia, Francesco no podía creerlo: “Este hombre me arruinó la vida. Sólo espero Justicia”, dijo quién por estas horas, no encuentra consuelo ante la irreparable pérdida de su ser amado a quién esperaba. #

Enterate de las noticias de POLICIALES a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
Patricia Rendón Rodríguez de 31 años. Víctima de su expareja. / Fernando Cronenbol. Imputado.
02 JUL 2022 - 20:25

Por Carlos Guajardo

Si alguien creyó que en la mente de un femicida ya no cabía más nada, se equivocó. Siempre existe algo más maquiavélico. Cómo lo que pensó y ejecutó Fernando Cronenbol después de matar a su exesposa Patricia Randón: le cortó el dedo pulgar derecho para poder destrabar su celular y enviarle mensajes a sus amigas para que crean que aún estaba con vida.
El hecho ocurrió en la ciudad rionegrina de Catriel, aún conmovida por este terrible hecho que además tiene otra víctima: una nena de 8 años, hija de ambos que ahora quedará sola en el mundo: su madre muerta y su padre preso, casi con seguridad condenado a cadena perpetua
Lo cierto es que cada día que pasa se conocen más detalles macabros sobre el femicidio de la joven Patricia Rendón Rodríguez de 31 años, ciudadana boliviana cuyo cuerpo apareció enterrado en las afueras de esa ciudad rionegrina: según el fiscal Gustavo Herrera quedó comprobado que cuando descartó el cuerpo, su expareja y femicida confeso de 43 años, le cortó el pulgar derecho: “Lo hizo al menos utilizando dos elementos y con el objetivo de usarlo para desbloquear el celular de la víctima y poder utilizarlo”., dijo a la prensa local. Cronenbol comenzó a enviar mensajes de texto a las amigas de Patricia para evitar sospechas sobre su desaparición. “Pero estos mensajes llamaron la atención-agregó el fiscal- y despertaron sospechas en las personas que los recibían. Es que Patricia no acostumbraba a enviar mensajes de texto. Le era muy dificultoso porque usaba las uñas muy largas. En general, enviaba mensajes de audio”, un detalle que no fue menor para los investigadores pese a que después de ser detenido, el hombre también de nacionalidad boliviana, confesó el crimen.
Y otro detalle: las antenas del celular daban como que el celular de Patricia estaba activado todavía cuando el cuerpo ya había aparecido. Enseguida se develó el misterio: Lo tenía su expareja en un bolsillo de su campera. Aún después de entregarse y confesar. La policía se lo confiscó cuando ya estaba en una celda. Increíble.

Cuerpo enterrado

El cuerpo sin vida de Patricia Randón apareció enterrado en la zona conocida como El Medanito el martes pasado después de estar desaparecida desde la mañana. Su rostro se encontraba envuelto en papel film con signos de haber sido golpeado con fuerza. Su expareja con quien tenía una hija de 8 años, confesó el femicidio cuando fue detenido en la ruta por efectivos policiales conduciendo el auto de Patricia. Horas después confesó e indicó donde había enterrado el cuerpo. El hecho conmocionó a esta ciudad que rápidamente se organizó para realizar marchas pidiendo justicia. Catriel está ubicado en el extremo norte de Río Negro. Tiene 20 mil habitantes. Su gran atracción es el Valle de la Luna, ubicado en cercanías del Río Colorado. Tuvo una importante explosión demográfica como consecuencia de la actividad petrolera.
Cuando fue demorado por la policía en la ruta 151, se encontraron manchas de sangre sobre todo en su ropa. También en el baúl del auto y sobre la patente trasera. Patricia no solo tenía golpes en su cara. También en todo su cuerpo. Todo hace pensar que la joven fue asesinada en la casa de su exmarido entre las 8 y las 9 del martes, después de dejar a la hija de ambos en el colegio.
Después de cometer el crimen, el hombre trasladó el cuerpo en el coche de ella, un Renault Fluence hasta las afueras de la ciudad, en un paraje distantes 60 kilómetros. El sujeto es de profesión herrero y acostumbra a realizar trabajos para empresas petroleras de la zona.

Separación

La mujer tenía una tienda y tras separarse había dado un vuelco importante en su vida. Sobre todo después de conocer y enamorarse de Franceso Nuvolari, un joven que reside en Italia y con quien mantenía una relación. El día que fue asesinada, Patricia debía encontrarse con una amiga para ir a sacar un pasaje a Buenos Aires para tramitar la visa: el 28 de julio pensaba viajar a Italia para reencontrarse con Francesco. Pensaba quedarse tres meses en la península. Enterado de esta situación, Cronenbol no lo aceptó y decidió matarla.
La desaparición de Patricia llamó la atención de sus amigas. Sobre todo de una de ellas llamada Lorena, que iba a acompañarla a Buenos Aires el próximo 14 de julio. Tras este trámite( el de sacar la visa), Patricia tenía todo listo para viajar a Italia a reencontrarse con Francesco.

Corte de ruta

En tanto, habitantes de la pequeña localidad de Villa Manzano cortaron la ruta para evitar que el femicida sea alojado en una comisaría de la localidad a la espera de la audiencia de detención. Finalmente lo llevaron a General Roca. Es seguro que el fiscal pedirá la prisión preventiva mientras se termine con la investigación del hecho. Se esperaba la llegada a Buenos Aires de familiares de Patricia procedentes de Bolivia. Desde allí se dirigirán a Catriel para reconocer el cuerpo y después hacer los trámites para poder llevarlo a Bolivia. Fue el peor final para Patricia que tenía una tienda que últimamente había renovado y en la que trabajaba durante todo el día.
Tal vez nunca imaginó que cuando su expareja le propuso llevar juntos a la escuela a la hija de ambos tenía todo planeado para asesinarla. Desde Italia, Francesco no podía creerlo: “Este hombre me arruinó la vida. Sólo espero Justicia”, dijo quién por estas horas, no encuentra consuelo ante la irreparable pérdida de su ser amado a quién esperaba. #


NOTICIAS RELACIONADAS