CIENCIA

"Muchos glaciares de la Patagonia van a desaparecer"

Lo dice Jorge Rabassa, ex rector de la Universidad del Comahue, que se sumó a la Academia Nacional de Ciencias.

01/12/2012 02:00

2.291

Jorge Rabassa, geólogo del Conicet y ex rector de la Universidad Nacional del Comahue entre 1998 y 2002, fue incorporado ayer a la Academia Nacional de Ciencias, oportunidad en que reiteró que "la mayoría de los glaciares está en su punto crítico".

Por este acontecimiento académico-científico, La Voz de Córdoba lo entrevistó, oportunidad en que Rabassa admitió que "nunca hay que ser dogmático en ciencia". Hasta hace pocos meses él pensaba que el único responsable del cambio climático eran las emisiones de gases de efecto invernadero que provoca la quema de combustibles fósiles.

En la entrevista periodística reconoció que en un vuelo entre Buenos Aires y Tierra del Fuego, su ciudad de residencia, leyó un artículo de la astrofísica argentina Silvia Duhau. "Fue una epifanía", asegura.

Su especialidad son los glaciares del pasado. Indaga desde cuándo existieron y qué marcas dejaron en el terreno y los ecosistemas. También trata de identificar la edad de las glaciaciones. "Desde hace siete millones de años hay glaciares en la Patagonia", comenta.

Pero también monitorea glaciares actuales para conocer de qué manera el cambio climático los afecta. Tiene observaciones desde hace 37 años.

"A medida que aumenta la temperatura ambiente, la línea de nieves permanente asciende y cada vez mayor superficie del glaciar queda descubierta en el verano, por lo que se derrite. Es una evidencia objetiva e independiente del cambio climático, que sirve para cotejarla con las mediciones instrumentales de los aumentos de temperatura", sostiene.

–¿Qué puede suceder con los glaciares en el futuro?

–La gente piensa en el Perito Moreno cuando hablamos de glaciares, pero no sabe que hay miles de glaciares pequeños de montaña. Muchos de ellos van a desaparecer en 50 años. Probablemente sólo resista el 10 por ciento. La mayoría ha llegado a un nivel crítico por lo que es tarde para que se salven. No es una especulación. En la década de 1980, estábamos estudiando un pequeño glaciar en el cerro Tronador (cerca de Bariloche) que desapareció en la década de 1990. Procesos que antes tomaban siglos o milenios, ahora se desarrollan en el lapso de una generación.

–¿Y qué ocurrirá con el Perito Moreno?

–Detectamos que en un solo verano este glaciar perdió 14 metros de espesor como reacción al calentamiento global. El Upsala, ubicado en al Parque Nacional Los Glaciares (Santa Cruz) perdió ocho kilómetros de longitud en los últimos 25 años.

–¿El cambio climático que está provocando la desaparición de los glaciares es únicamente atribuible al hombre?

–No. Cada vez hay más investigadores que reconocen la importancia de la variabilidad de la actividad solar. Años atrás yo era un escéptico. Es absurdo atribuir exclusivamente a la actividad humana el cambio climático. Probablemente sea un efecto acumulativo entre las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el hombre y la actividad solar.

–¿Qué sucede con el Sol?

–Según los astrofísicos, la intensidad de las manchas solares que arranca a mediados del siglo XIX, con algunas oscilaciones, hizo su pico en 2008. Las manchas son erupciones de energía que se producen en la superficie del Sol. Esa energía llega a la Tierra y calienta la atmósfera, porque es absorbida por las moléculas del aire. Pero además cambian el campo magnético terrestre. Todo ese cúmulo de efectos puede tener un impacto significativo en la temperatura global del planeta.

–¿Estas manchas solares siguen en aumento?

–Lo interesante es que, a partir de 2008, la intensidad de manchas solares comenzarán a bajar, según los modelos. Con lo cual, la temperatura comenzará a estabilizarse para luego comenzar a descender.

–¿Cuánto puede bajar?

–Cuando no hubo manchas solares, la temperatura del planeta disminuyó. Hay evidencia geológica e histórica vinculada con lo que se conoce como la pequeña Edad de hielo (del siglo XVI al XIX). Y en el siglo 20 hubo una época muy cálida que hizo su pico entre 1945 y 1950 y luego descendió. La década de 1970 fue muy fría. Eso sólo se explica por la variación en las manchas solares. Puede que en los próximos años el clima sea tan frío como en el setenta.

–Pero esto es lo que podría ocurrir sin tener en cuenta el incremento de los gases de efecto invernadero que siguen en aumento.

–Estos años van a ser cruciales para determinar cuál es la incidencia en el cambio climático del Sol y del hombre. Si la temperatura baja en forma marcada, la razón la tendrán los astrofísicos y las manchas solares serán las grandes responsables de que ahora haga más calor. Si no hay variaciones, serán los climatólogos los que tendrán la razón y se demostrará que los gases de efecto invernadero son los principales culpables.

(Fuente: La Voz del Interior, de Córdoba)