La minería entra en dudas mientras la pelea, en el Valle, es por la basura

Leé La Columna del Domingo, la tradicional editorial de la edición dominical de Jornada, con la mejor información política de Chubut.

15 DIC 2012 - 23:13

Un buen comandante se conoce por la calidad de sus generales. Por tercera vez desde que asumió, el gobernador Martín Buzzi tuvo que soportar una protesta durante un acto con un final de bochorno. En esta ocasión el escenario fue el Kilómetro 3 de Comodoro Rivadavia como antes habían sido en Esquel y Puerto Madryn.
El episodio tuvo su costo para Buzzi. Se lo vio, como en las otras ocasiones que tuvo que afrontar piquetes, desprotegido, rodeado de integrantes del GEOP de civil que, debe justipreciarse, están preparados para proteger y la acción directa pero no para el diálogo que exigían quienes rodearon al gobernador. Sus verdaderos “soldados”, si se permite el término, deberían encontrarse entre el racimo de ministros y subsecretarios que se supone apuntalan la gestión. El número de ellos es importante como para pensar que ninguno puede emprender esta tarea. En las fotos suelen aparecer muchos, también deberían hacerlo en estas cuestiones pues ahí es en dónde se ve, también, el talante político: con los conflictos surgen los verdaderos dirigentes pues lo otro ya se sabe, con yuyos cualquiera es brujo.
También debe señalarse que no resulta del todo adecuado buscar la audiencia de un gobernador plantándole un piquete áspero, como en estas ocasiones, pero en la misma línea debe ponderarse que acaso los antecedentes habiliten –aunque no justifiquen- tales cuestiones: basta con recordar lo ocurrido en los primeros días de Glinski en el Estado, cuando cerró acuerdos con los entonces autoacuartelados agentes de policías y después fue poco menos que desautorizado desde niveles superiores. Así, quienes reclaman sienten que no tienen interlocutores válidos y apuntan directamente al corazón de la gestión, que no es otro que el propio Buzzi. Es, acaso, el mayor desafío que tiene por delante Trovant para lo cual, claro, es el propio mandatario provincial el que le tiene que otorgar la dosis de poder de decisión necesaria para actuar.
Y en ese “Marco”…

El episodio le impidió cosechar algo de capital político a Buzzi, que justo llegaba a Comodoro Rivadavia a entregarles el desdoblamiento del marco regulatorio, una medida sensata, aunque tardía, que supone en cierta forma un “triunfo” del intendente Néstor Di Pierro, el gran líder del reclamo para que se tome esa decisión.
La separación de la discusión por los hidrocarburos de la cuestión minera puede resultar, sin embargo, escabrosa. En las nuevas condiciones la minería quedará entre los cajones por largo tiempo. La pregunta del millón es: ¿se van las mineras?
Sería otra derrota –pues ya con el desdoblamiento del marco regulatorio debió inclinar el Rey- política de la gestión, que apostó fuertemente para avanzar en la explotación de los minerales, especialmente en la meseta chubutense. No es probable que los intendentes de esa región, muchos de ellos con fuertes reclamos por la minería, bajen la guardia. Más bien se espera que redoblen sus pedidos y habrá que lidiar con ello.
Plata no hay

Los intendentes se imaginaban lo que venía, pero igual pusieron su última ficha y apostaron a que el gobernador Buzzi, en virtud de la inminente inauguración del GIRSU del martes, en videoconferencia con la Presidenta de la Nación, iba a poner un poco de sensatez.
Pero se equivocaron. El gobernador escuchó en silencio los reclamos de los jefes comunales del VIRCh-Valdés, algunos en un tono alto, tratando de hacerles entender a Buzzi y a su ministro de Ambiente, Eduardo Maza, que sería un papelón anunciar ante la Presidenta una obra que no está en condiciones de ser operativa.
Pero no lo hicieron cambiar de idea y les repitió que no habrá fondos de Provincia para poner en marcha la planta de tratamiento que podría poner fin al contaminante sistema de basurales a cielo abierto.
Uno de los más encendidos fue el intendente de Madryn, Ricardo Sastre, que le explicó a Buzzi que era imposible que Madryn se sume al sistema si los concejales del Frente para la Victoria de Madryn, que responden a un aliado incondicional de Buzzi, Carlos Eliceche, seguían frenando la tarifaria y hasta una ordenanza que intentaba recaudar fondos para afrontar los costos del GIRSU.
Por si fuera poco, minutos después, Buzzi recibió a esos cuatro concejales casi delante de las narices de Sastre, reafirmando la teoría de que la sensatez pasa siempre por la puerta de Fontana 50, pero nunca entra.
En la reunión de los intendentes, comenzó a germinar la semilla de una alianza natural de jefes comunales del Valle, que podría causarle más de un dolor de cabeza al gobernador. Claro que el objetivo de este grupo no tiene tinte político, sino más bien de defensa de intereses comunes.
“Si Madryn no arranca, no arranca nadie”, sería el leitmotiv de estos intendentes, entre los que se encuentran Máximo Pérez Catán, Alejandro Albaini y Gabriel Restucha.
Dicen que este domingo podría haber novedades relevantes de parte de los intendentes, apenas dos días antes de que el Gobierno provincial deba poner la cara ante Presidencia de la Nación para montar una videoconferencia con un tema que está lejos de resolverse puertas adentro. Un papelón ante la Presidenta, se sabe, tendría un altísimo costo político.
Buscando rivales

Esta semana Buzzi comprobó, con aquella protesta señalada, que sigue abierto el frente que tiene con un sector de ATE. Se suma como situación conflictiva al paro petrolero que se viene y a la crisis pesquera, que se profundizó con la situación de Conarpesa y la irresolución respecto de Alpesca. Son temas complejos que requieren máximo esfuerzo. Muchos se preguntaron, entonces, por qué razón salió a sumar otro frente, ahora con la Justicia. Los observadores más agudos sostienen que Buzzi, aun cuando debió reconocer con ello la calidad de las publicaciones de Jornada, salió a pedir la investigación del Superior para mostrarse rápidamente en línea con la “democratización” de ese Poder que pidió Cristina. El tema es que al comodorense no le sobran espaldas para tantas disputas: los problemas que ha tenido para sacar leyes, en una legislatura iracunda para sus deseos, muestran que no ha logrado construir poder en su primer año de gestión que, dicen quienes peinan canas, es el momento propicio para hacerlo. Esa falta de poder de fuego le puede jugar en contra ante tantos rivales que enfrentar.
Suenan nombres

El fin de año está a la vuelta del calendario y 2013 será, para muchos, clave en la política provincial por las elecciones legislativas nacionales. En ese marco son muy fuertes los rumores en el Frente para la Victoria. Desde la interna del sector se baraja cada vez con más insistencia el nombre de Rafael Williams –flamante presidente del PJ- como primera figura para buscar una banca y también se lo menciona al vicegobernador Gustavo Mac Karthy. Las mismas voces, además, señalan a la concejal de Comodoro Rivadavia, Viviana Navarro, como gran candidata a acompañarlos.#

Enterate de las noticias de POLITICA a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
15 DIC 2012 - 23:13

Un buen comandante se conoce por la calidad de sus generales. Por tercera vez desde que asumió, el gobernador Martín Buzzi tuvo que soportar una protesta durante un acto con un final de bochorno. En esta ocasión el escenario fue el Kilómetro 3 de Comodoro Rivadavia como antes habían sido en Esquel y Puerto Madryn.
El episodio tuvo su costo para Buzzi. Se lo vio, como en las otras ocasiones que tuvo que afrontar piquetes, desprotegido, rodeado de integrantes del GEOP de civil que, debe justipreciarse, están preparados para proteger y la acción directa pero no para el diálogo que exigían quienes rodearon al gobernador. Sus verdaderos “soldados”, si se permite el término, deberían encontrarse entre el racimo de ministros y subsecretarios que se supone apuntalan la gestión. El número de ellos es importante como para pensar que ninguno puede emprender esta tarea. En las fotos suelen aparecer muchos, también deberían hacerlo en estas cuestiones pues ahí es en dónde se ve, también, el talante político: con los conflictos surgen los verdaderos dirigentes pues lo otro ya se sabe, con yuyos cualquiera es brujo.
También debe señalarse que no resulta del todo adecuado buscar la audiencia de un gobernador plantándole un piquete áspero, como en estas ocasiones, pero en la misma línea debe ponderarse que acaso los antecedentes habiliten –aunque no justifiquen- tales cuestiones: basta con recordar lo ocurrido en los primeros días de Glinski en el Estado, cuando cerró acuerdos con los entonces autoacuartelados agentes de policías y después fue poco menos que desautorizado desde niveles superiores. Así, quienes reclaman sienten que no tienen interlocutores válidos y apuntan directamente al corazón de la gestión, que no es otro que el propio Buzzi. Es, acaso, el mayor desafío que tiene por delante Trovant para lo cual, claro, es el propio mandatario provincial el que le tiene que otorgar la dosis de poder de decisión necesaria para actuar.
Y en ese “Marco”…

El episodio le impidió cosechar algo de capital político a Buzzi, que justo llegaba a Comodoro Rivadavia a entregarles el desdoblamiento del marco regulatorio, una medida sensata, aunque tardía, que supone en cierta forma un “triunfo” del intendente Néstor Di Pierro, el gran líder del reclamo para que se tome esa decisión.
La separación de la discusión por los hidrocarburos de la cuestión minera puede resultar, sin embargo, escabrosa. En las nuevas condiciones la minería quedará entre los cajones por largo tiempo. La pregunta del millón es: ¿se van las mineras?
Sería otra derrota –pues ya con el desdoblamiento del marco regulatorio debió inclinar el Rey- política de la gestión, que apostó fuertemente para avanzar en la explotación de los minerales, especialmente en la meseta chubutense. No es probable que los intendentes de esa región, muchos de ellos con fuertes reclamos por la minería, bajen la guardia. Más bien se espera que redoblen sus pedidos y habrá que lidiar con ello.
Plata no hay

Los intendentes se imaginaban lo que venía, pero igual pusieron su última ficha y apostaron a que el gobernador Buzzi, en virtud de la inminente inauguración del GIRSU del martes, en videoconferencia con la Presidenta de la Nación, iba a poner un poco de sensatez.
Pero se equivocaron. El gobernador escuchó en silencio los reclamos de los jefes comunales del VIRCh-Valdés, algunos en un tono alto, tratando de hacerles entender a Buzzi y a su ministro de Ambiente, Eduardo Maza, que sería un papelón anunciar ante la Presidenta una obra que no está en condiciones de ser operativa.
Pero no lo hicieron cambiar de idea y les repitió que no habrá fondos de Provincia para poner en marcha la planta de tratamiento que podría poner fin al contaminante sistema de basurales a cielo abierto.
Uno de los más encendidos fue el intendente de Madryn, Ricardo Sastre, que le explicó a Buzzi que era imposible que Madryn se sume al sistema si los concejales del Frente para la Victoria de Madryn, que responden a un aliado incondicional de Buzzi, Carlos Eliceche, seguían frenando la tarifaria y hasta una ordenanza que intentaba recaudar fondos para afrontar los costos del GIRSU.
Por si fuera poco, minutos después, Buzzi recibió a esos cuatro concejales casi delante de las narices de Sastre, reafirmando la teoría de que la sensatez pasa siempre por la puerta de Fontana 50, pero nunca entra.
En la reunión de los intendentes, comenzó a germinar la semilla de una alianza natural de jefes comunales del Valle, que podría causarle más de un dolor de cabeza al gobernador. Claro que el objetivo de este grupo no tiene tinte político, sino más bien de defensa de intereses comunes.
“Si Madryn no arranca, no arranca nadie”, sería el leitmotiv de estos intendentes, entre los que se encuentran Máximo Pérez Catán, Alejandro Albaini y Gabriel Restucha.
Dicen que este domingo podría haber novedades relevantes de parte de los intendentes, apenas dos días antes de que el Gobierno provincial deba poner la cara ante Presidencia de la Nación para montar una videoconferencia con un tema que está lejos de resolverse puertas adentro. Un papelón ante la Presidenta, se sabe, tendría un altísimo costo político.
Buscando rivales

Esta semana Buzzi comprobó, con aquella protesta señalada, que sigue abierto el frente que tiene con un sector de ATE. Se suma como situación conflictiva al paro petrolero que se viene y a la crisis pesquera, que se profundizó con la situación de Conarpesa y la irresolución respecto de Alpesca. Son temas complejos que requieren máximo esfuerzo. Muchos se preguntaron, entonces, por qué razón salió a sumar otro frente, ahora con la Justicia. Los observadores más agudos sostienen que Buzzi, aun cuando debió reconocer con ello la calidad de las publicaciones de Jornada, salió a pedir la investigación del Superior para mostrarse rápidamente en línea con la “democratización” de ese Poder que pidió Cristina. El tema es que al comodorense no le sobran espaldas para tantas disputas: los problemas que ha tenido para sacar leyes, en una legislatura iracunda para sus deseos, muestran que no ha logrado construir poder en su primer año de gestión que, dicen quienes peinan canas, es el momento propicio para hacerlo. Esa falta de poder de fuego le puede jugar en contra ante tantos rivales que enfrentar.
Suenan nombres

El fin de año está a la vuelta del calendario y 2013 será, para muchos, clave en la política provincial por las elecciones legislativas nacionales. En ese marco son muy fuertes los rumores en el Frente para la Victoria. Desde la interna del sector se baraja cada vez con más insistencia el nombre de Rafael Williams –flamante presidente del PJ- como primera figura para buscar una banca y también se lo menciona al vicegobernador Gustavo Mac Karthy. Las mismas voces, además, señalan a la concejal de Comodoro Rivadavia, Viviana Navarro, como gran candidata a acompañarlos.#


NOTICIAS RELACIONADAS