PROVINCIA

Ciudad de alta mar: Jornada en la Milla 200 junto a la Armada

Centenas de barcos extranjeros se apuestan en la frontera marítima del país. Por la noche suelen ingresar a pescar ilegalmente en aguas territoriales argentinas.

18/05/2013 02:00

Los barcos al borde de la milla 200 vistos desde el aviĆ³n de la Armada. Varios de ellos ingresan a aguas prohibidas por las noches.

4.029

Son cientos a lo largo de toda la costa argentina y se pueden contar hasta 200 en un punto en particular. Se trata de la “ciudad de barcos” que se ubica a lo largo de la milla 200, el límite del mar argentino hasta donde llegan a pescar barcos de todo el mundo, muchos de los cuales suelen violar por la noche la restricción e ingresan a pescar a aguas prohibidas.

En el marco de los festejos por el Día de la Armada, la Base “Almirante Zar” organizó este viernes un viaje especial para la prensa en donde se pudo recorrer desde el aire estas virtuales “ciudades marinas”.

El vuelo con el avión Orion salió a las 9 de la mañana desde Trelew y regresó a la Base alrededor de las 14. Cinco horas de vuelo en total que incluyó un vuelo hasta la milla 200 al sur de Puerto Deseado, en Santa Cruz, y luego un sobrevuelo por todo ese límite hasta la altura de Mar del Plata.

El comandante del avión fue el capitán de corbeta Marcos Jonas, en tanto que el vuelo se realizó con 16 tripulantes, más cuatro representantes de la prensa: dos camarógrafos y dos fotógrafos. Entre ellos, Daniel Feldman, reportero gráfico de Jornada, y Eduardo Vowe, camarógrafo de Canal 3 de Trelew, ambos del Grupo Jornada.

Según se indicó, la mayor concentración de buques pesqueros está a la altura de Bahía Blanca, aunque también en la zona cercana a Malvinas hay gran cantidad de barcos, ya que los ingleses los dejan pescar a cambio de un canon que les pagan a los kelpers.

Durante el viaje también se pudo observar a barcos que estaban “amadrinados” con buques factorías, en los cuales descargan el producto de la pesca para ser procesado. También hay barcos tanque que les suministran combustible, comida, pertrechos y, en algunos casos, hasta cambian la tripulación. Estos barcos se reaprovisionan en Uruguay.

Una nueva modalidad se ha detectado en el último tiempo: cuando algún barco es detectado pescando dentro de las 200 millas, los tripulantes incendian el pesquero y se arrojan al mar, para luego ser recatados por barcos argentinos. Se estima que es una manera de cobrar el seguro y evitar que el buque quede varado en un puerto argentino.