POLICIALES

Tenía pedido de captura y lo agarraron robando

El hecho ocurrió el fin de semana en Rawson y participaron cuatro personas. Uno de ellos tenía pedido de captura por no concurrir a audiencias de otros casos y fue detenido. Los otros tres quedaron en libertad.

19/07/2016 11:30

Quedó detenido por no presentarse a las audiencias

12.285

El juez de garantías Sergio Pineda dispuso la detención de uno de los cuatro individuos el domingo pasado en horas de la madrugada intentaron asaltar a la esposa de un comerciante de Rawson.

La decisión se basó en que, sobre el sujeto en cuestión pesaba un pedido de captura por rebeldía emanado de un juez de Trelew al desobedecer y no presentarse en audiencias por otros procesos penales que tiene en su contra.

Los otros tres recuperaron la libertad ya que el representante del Ministerio Público Fiscal no pidió “medidas coercitivas” porque “no poseen antecedentes condenatorios a pesar de la gran cantidad de causas penales que tienen algunos de ellos”.

Se trata de Osvaldo Pino con domicilio en el barrio Guaira de Trelew, Elías López del barrio Abel Amaya, Maximiliano Shnering del barrio Tiro Federal y Fabio Centeno, jugador y capitán del club La Ribera, del barrio Inta. A los cuatro se les imputó el delito de robo agravado en poblado y en bandagra en carácter de coautores.

Pino tenía a la vez un pedido de captura por desobediencia al no haber asistido a una audiencia en los tribunales de Trelew y por esta circunstancia seguirá detenido.

Teniendo en cuenta la calificación legal que prevé penas de carácter excarcelables (no más de tres años de prisión) el fiscal general Osvaldo Heiber no pidió la prisión preventiva de los cuatro individuos por el hecho ocurrido en Rawson.

El hecho

Los cuatro individuos fueron detenidos tras una persecución policial en las calles céntricas de Rawson luego de ingresar a la casa de la esposa de un comerciante.

Los sujetos violentaron la puerta de la vivienda de una patada, mediante amenazas de muerte redujeron a la mujer, le taparon la boca y la ataron con precintos de plástico que llevaban específicamente para maniatar a las víctimas.

Eran las 0,30 del domingo pasado. Uno de los hijos de la mujer alcanzó a salir de la vivienda sin ser visto y avisó a su padre que se hallaba en el comercio “24 horas” ubicado sobre la avenida Sarmiento, entre Gregorio Mayo y 25 de Mayo.

Cuando los delincuentes se percataron del arribo del esposo de la mujer, prefirieron fugar en un vehículo Chevrolet Corsa de color gris.

En la esquina del Juzgado Federal de Rawson, frente a SEROS y la parte posterior de la Legislatura, decidieron abandonar el vehículo y fugar a la carrera, dejando las dos puertas abiertas del automóvil. A las pocas cuadras fueron reducidos por la policía, detenidos y trasladados a los calabozos de la Comisaría de Rawson.

Dudas sobre el procedimiento

En la audiencia de control de detenidos, el abogado defensor Damián D’Antonio puso en dudas y consideró “irregular” el trabajo policial en el interior del vehículo dudando acerca de cómo se produjo el hecho y por lo tanto de la calificación elegida por el fiscal general Heiber.

Se opuso a la requisa del auto porque “ya se hizo además de que fue irregular, porque por ejemplo se manipuló el celular. No se siguieran las normas de la actuación. El auto debió ser inmediatamente precintado y trasladado a la dependencia policial”, indicó.

El fiscal general Osvaldo Heiber convalidó la tarea policial al destacar que desde fuera del vehículo y con las dos puertas abiertas tal como lo habían dejado los frustrados ladrones, los efectivos pudieron observar sobre la alfombra, de bajo de un asiento, un arma de fuego, en el asiento posterior una importante cantidad de precintos de plástico y el celular de la víctima con la pantalla encendida con la imagen que había descripto su propietaria.

Aclaró que ante un testigo se observó a simple vista la presencia del arma, los precintos y el celular de la víctima encendido.

Heiber agregó que luego el auto fue precintado y trasladado con una grúa a la Comisaria capitalina para ser requisado tras la posterior orden judicial que en la misma audiencia pidió al juez Pineda. También solicitó el secuestro de ropas, capuchas, guantes y gorras que llevaban al momento de ingresar al asalto y tal como fue descripto por la mujer víctima del ingreso.

Al momento de resolver, el juez de garantías Sergio Pineda dispuso la apertura de investigación y, teniendo en cuenta la postura del fiscal Heiber, dispuso la libertad de tres de los cuatro individuos, además de la requisa del vehículo que puede hacer variar la calificación legal.