#Deforestación
La Amazonia brasileña perdió en agosto pasado 1.698 kilómetros cuadrados de su cobertura vegetal, un área en un 222 por ciento superior a la desforestada en el mismo mes de 2018 (526 kilómetros cuadrados), según datos divulgados por el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE).
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llamó hoy "mentirosos" a los datos oficiales sobre el aumento de la deforestación en la selva amazónica y "malos brasileños" a los responsables de los entes gubernamentales de relevar mensualmente la marcha de la preservación de la selva.
El representante de Greenpeace, Hernán Giardini, consideró "ridícula y desmedida" la denuncia presentada por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich a raíz la protesta realizada por esa organización durante un acto en la Sociedad Rural Argentina.
En Etiopía plantaron hoy unos 353,6 millones de árboles en 12 horas gracias a una campaña lanzada por el gobierno para combatir la deforestación, según la cifra final anunciada por el ministro de Innovación y Tecnología etíope, Getahun Mekuria, desde su cuenta de Twitter.
El director del organismo público brasileño encargado de medir la deforestación en el país acusó al presidente ultraderechista Jair Bolsonaro de "cobardía" por haber cuestionado públicamente las cifras proporcionadas por su organización.
La deforestación de la Amazonia brasileña registrada en junio creció un 60 por ciento respecto del mismo mes del año pasado, de acuerdo con el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPI), organismo dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.
La deforestación en Brasil, con la mayor área amazónica del continente americano, subió 13,72% entre agosto de 2017 y julio de 2018, según cifras oficiales, un área equivalente a un millón de campos de fútbol, de acuerdo con Greenpeace.
Las inundaciones en el norte y centro del país y los incendios en el sur, que se repiten desde hace al menos cinco veranos, sumado al alud que afectó hace más de una semana a Jujuy, son distintas caras de los efectos del cambio climático que aumenta la temperatura y las precipitaciones en algunas zonas y provoca sequías en otras, pero también consecuencia de acciones como la deforestación y el mal uso de suelos, según expertos.
Un estudio conjunto de la NASA y Google da como resultado una muestra precisa y alarmante del balance entre la pérdida y la ganancia de superficies verdes a lo largo del planeta