#UCA
Mauricio Macri, que asumió su gobierno con la promesa de "pobreza cero" y pidió que juzguen su gestión por el número de pobres que dejaba , terminará su Presidencia con más de 40% de los argentinos bajo la línea de pobreza, según la Universidad Católica Argentina (UCA).
El director del Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, estimó hoy que el índice de pobreza de 35,4 % anunciado ayer por el Indec, seguirá creciendo hasta alcanzar un 38 o 39 por ciento hacia fin de este año, y consideró que, a diferencia de la crisis del 2001, "no hay un horizonte de crecimiento".
Previo al salto del dólar el índice de pobreza estaba en el 35% y si bien las medidas anunciadas por el Gobierno Nacional podrían moderar los efectos, se espera un mayor deterioro de los ingresos y la calidad de vida. El proceso de recuperación además será mucho más lento.
A pesar de la creencia contraria, las mujeres trabajan más horas que los hombres en la Argentina, según un estudio divulgado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA).
El 49,3% de la población económicamente activa se encuentra ocupada en tareas informales, reveló un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA).
La pobreza infantil en Argentina aumentó a su nivel más alto en la década y afecta al 51,7% de los niños y adolescentes del país, según el último informe del Barómetro de Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina.
El 14,9 % de los chicos de entre 2 y 17 años -1,6 millones- no realiza al menos una de las cuatro comidas diarias y la última alimentación del día es la más frecuentemente salteada, dado que el 7 % no la ingiere, según un estudio de la UCA.
Lo asegura un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA). El trabajo consigna que hay un total de 4,7 millones de chicos que además de ser pobres por ingreso familiar tienen al menos una privación de derechos en la Argentina.
La pobreza multidimensional urbana pasó del 26,6 al 31,3 por ciento de la población entre 2017 y 2018, en un contexto en el que se redujo la cantidad de hogares sin acceso a cloacas, bajo contaminación o con vivienda precaria, según un relevamiento de la Universidad Católica Argentina (UCA).
La escalada inflacionaria afectó con fuerza todas las variables sociales y llevó a que en el país más de 1,5 millones de chicos padezcan hambre, lo que representó un aumento de más de 456 mil niños en el último año, según un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA).
Escaló cinco puntos en el tercer trimestre del año y la tasa se ubicó en 33,6%. Ya afecta a 13,6 millones de personas.
Impulsado por la devaluación, el índice de pobreza se ubicaría en torno al 33% y, si el escenario no se modifica, la indigencia pasaría a afectar a uno de cada diez argentinos, advirtió hoy Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA.
La población que asiste a alimentarse en comedores escolares o comunitarios aumentó un 4,5 por ciento, respecto del año pasado, por lo que ahora está en 33%, según un informe que presenta la Universidad Católica Argentina (UCA) sobre la situación de la infancia.
El director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, Agustín Salvia, advirtió que la pobreza "va a aumentar en forma importante" este año, a raíz de la inflación, la devaluación y la suba de tarifas.
La coordinadora del Barómetro de Infancia de la Universidad Católica Argentina, Ianina Tuñón, aseguró que "sólo el 35% de los niños argentinos tiene garantizada la alimentación", al citar el último informe que realizó esa institución sobre la situación de la pobreza en el país entre 2016 y 2017.
El 31,4% de las personas que viven en la Argentina, 13.500.000 habitantes, se encuentra bajo a línea de pobreza, mientras un 5,9% es indigente, según un informe publicado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA.
El director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, Agustín Salvia, consideró hoy que si bien la Argentina "parece tener un piso estructural de pobreza", auguró que este año "bajará la pobreza y la indigencia" si el gobierno logra "bajar la inflación y aumentar los ingresos y el número de trabajadores".
Al comparar indicadores desde el 2010 hasta el tercer trimestre de 2016, el informe señala que las tasas de pobreza e indigencia "retomaron los niveles de 2009" pero "muy lejos de crisis sociales atravesadas históricamente por el país" como la del 1988-1990 o 2001-2002.
Hay 1,5 millones más de pobres que en diciembre de 2015. La Universidad Católica Argentina asegura que la indigencia subió aún más fuerte, de 5,3 a 6,9%. Los principales afectados: "la clase media baja y sectores populares ligados a la economía informal".