#prostíbulo
El incomodo hecho ocurrió en un pueblito de Gerona, España e involucró al cura Nemesio. El párroco comentó a la prensa que se presentó en el lugar a pedido de la "madama" que quería saber la posibilidad de bautizar a su bebé en el lugar y no en la iglesia local para no provocar críticas. Tras el bochorno, Nemesio donó la canasta a Cáritas.