Rusia, Ucrania y la UE llegaron a un acuerdo por el gas

Después de dos días de intensas negociaciones, Rusia, Ucrania y la Unión Europea (UE) alcanzaron en Bruselas un acuerdo para solucionar la disputa que mantienen por el precio y las importaciones de gas ruso por parte de Kiev y su tránsito hacia el corazón del continente europeo.

31 OCT 2014 - 12:55

Moscú y Kiev aceptaron que éste último pagará antes de fin de año unos 3.100 millones de euros en concepto de deuda acumulada por las importaciones de gas ruso entre noviembre del año pasado y junio de este. Ese pago debe realizarse en dos tramos: uno de 1.450 millones de euros en los próximos tres días y otro de 1.650 millones antes del 31 de diciembre, según informó la agencia de noticias EFE.

También acordaron que a partir de ahora el precio de importación del gas ruso sea de 385 dólares por cada mil metros cúbicos, una reducción importante frente a los 485 dólares que había establecido Moscú desde febrero pasado.

Por último, Rusia consiguió que sólo entregará nuevo encargo de combustible si Kiev realiza un pago mensual por adelantado.

Todos estos detalles fueron presentados en una conferencia de prensa en Bruselas por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y los ministros de Energía de Rusia, Aleksandr Novak, y de Ucrania, Yuri Prodan, según reprodujo la página web de la Comisión Europea.

Además estuvieron presentes el próximo vicepresidente de Unión Energética, Maros Sefcovic, y los consejeros delegados del gigante de gas ruso Gazprom, Alexey Miller, y de la ucraniana Naftogaz, Andriy Kobolev.

Los ministros de Energía Novak y Prodan firmaron un primer documento que recoge las condiciones de entrega de gas ruso a Kiev hasta marzo de 2015; mientras que los consejeros delegados de Gazprom y Naftogaz firmaron una actualización del contrato de suministro de gas que Rusia y Ucrania sellaron en 2009.

Aún no está claro cuánto gas necesitará Ucrania para pasar este invierno, pese a que el actual comisario de Energía europeo, Günther Oettinger, había pronosticado la semana pasada que sería alrededor de 4.000 millones de metros cúbicos.

Ucrania había solicitado a la UE un préstamo de 2.000 millones de euros para poder pagar el gas ruso, pero el bloque comunitario se limitó a decir que estudiaría esta opción junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y no dio garantías al respecto.

El crédito puente que solicita Kiev se sumaría a los 600 millones de euros que ya ha desembolsado la UE en el marco de dos programas de asistencia macrofinanciera, que en total ascienden a 1.610 millones de euros.

Las tensiones por el gas entre Rusia y Ucrania son de larga data, pero volvieron a aflorar a raíz del actual conflicto político bilateral por el acercamiento de Kiev a la UE, el derrocamiento del ex presidente pro ruso Vuktor Yanukovich y la anexión rusa de la ex península ucraniana de Crimea, en febrero y marzo de este año, respectivamente.

Después que un movimiento europeísta y ultranacionalista derrocó a Yanukovich en febrero, el Kremlin decidió suspender el precio preferencial del gas a su vecino y ahora ex aliado, y reclamó una millonaria deuda acumulada de 4.500 millones de dólares que ese país mantenía con Gazprom, una de las principales empresas energéticas de Rusia.

Ante el impago de Kiev, Rusia interrumpió su suministro de gas a Ucrania en junio pasado pero mantuvo sus envíos a Europa, que en dos ocasiones en la última década fueron suspendidos diferencias similares entre Moscú y Kiev. A estas crisis políticas se las conoció como las "guerras del gas".

Gran parte del gas que consume Europa es ruso y llega a través de gasoductos que atraviesan Ucrania, así que Bruselas teme por sus suministros en el venidero invierno en caso de que la disputa se profundice.

31 OCT 2014 - 12:55

Moscú y Kiev aceptaron que éste último pagará antes de fin de año unos 3.100 millones de euros en concepto de deuda acumulada por las importaciones de gas ruso entre noviembre del año pasado y junio de este. Ese pago debe realizarse en dos tramos: uno de 1.450 millones de euros en los próximos tres días y otro de 1.650 millones antes del 31 de diciembre, según informó la agencia de noticias EFE.

También acordaron que a partir de ahora el precio de importación del gas ruso sea de 385 dólares por cada mil metros cúbicos, una reducción importante frente a los 485 dólares que había establecido Moscú desde febrero pasado.

Por último, Rusia consiguió que sólo entregará nuevo encargo de combustible si Kiev realiza un pago mensual por adelantado.

Todos estos detalles fueron presentados en una conferencia de prensa en Bruselas por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y los ministros de Energía de Rusia, Aleksandr Novak, y de Ucrania, Yuri Prodan, según reprodujo la página web de la Comisión Europea.

Además estuvieron presentes el próximo vicepresidente de Unión Energética, Maros Sefcovic, y los consejeros delegados del gigante de gas ruso Gazprom, Alexey Miller, y de la ucraniana Naftogaz, Andriy Kobolev.

Los ministros de Energía Novak y Prodan firmaron un primer documento que recoge las condiciones de entrega de gas ruso a Kiev hasta marzo de 2015; mientras que los consejeros delegados de Gazprom y Naftogaz firmaron una actualización del contrato de suministro de gas que Rusia y Ucrania sellaron en 2009.

Aún no está claro cuánto gas necesitará Ucrania para pasar este invierno, pese a que el actual comisario de Energía europeo, Günther Oettinger, había pronosticado la semana pasada que sería alrededor de 4.000 millones de metros cúbicos.

Ucrania había solicitado a la UE un préstamo de 2.000 millones de euros para poder pagar el gas ruso, pero el bloque comunitario se limitó a decir que estudiaría esta opción junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y no dio garantías al respecto.

El crédito puente que solicita Kiev se sumaría a los 600 millones de euros que ya ha desembolsado la UE en el marco de dos programas de asistencia macrofinanciera, que en total ascienden a 1.610 millones de euros.

Las tensiones por el gas entre Rusia y Ucrania son de larga data, pero volvieron a aflorar a raíz del actual conflicto político bilateral por el acercamiento de Kiev a la UE, el derrocamiento del ex presidente pro ruso Vuktor Yanukovich y la anexión rusa de la ex península ucraniana de Crimea, en febrero y marzo de este año, respectivamente.

Después que un movimiento europeísta y ultranacionalista derrocó a Yanukovich en febrero, el Kremlin decidió suspender el precio preferencial del gas a su vecino y ahora ex aliado, y reclamó una millonaria deuda acumulada de 4.500 millones de dólares que ese país mantenía con Gazprom, una de las principales empresas energéticas de Rusia.

Ante el impago de Kiev, Rusia interrumpió su suministro de gas a Ucrania en junio pasado pero mantuvo sus envíos a Europa, que en dos ocasiones en la última década fueron suspendidos diferencias similares entre Moscú y Kiev. A estas crisis políticas se las conoció como las "guerras del gas".

Gran parte del gas que consume Europa es ruso y llega a través de gasoductos que atraviesan Ucrania, así que Bruselas teme por sus suministros en el venidero invierno en caso de que la disputa se profundice.


NOTICIAS RELACIONADAS