Echan a un tercer custodio de Nisman

El sargento Rubén Benítez de la Policia Federal se convirtió hoy en el tercer integrante de su seguridad desplazado. Las pesquisas se centran en establecer de manera fehaciente los movimientos de personas en el complejo Le Parc en las horas previas a la muerte del fiscal.

29 ENE 2015 - 3:18

La fiscal Viviana Fein reveló que el equipo de apoyo tecnológico de la Policía Federal a su investigación trabaja en los videos de seguridad de las tres torres, luego de que se detectaran anomalías en los registros escritos de ingresos y salidad que realiza la empresa de seguridad privada.

El experto informático Diego Lagomarsino insistió hoy en su conferencia de prensa que había estado dos veces en el departamento de Nisman el sábado 17 de enero, y que la segunda había sido para entregarle la pistola calibre 22 requerida por el fiscal y encontrada junto a su cuerpo, abandonando el edificio alrededor de las 20.30.

Sin embargo, en la planillas figura que habría salido del complejo recién en la mañana del domingo, por lo que el registro fílmico resultaría central para determinar la veracidad del relato de la última persona en ver con vida al fiscal.

Fein fue enfática en resaltar que “no hay elemento alguno por el momento que lo pueda comprometer (a Lagomarisno) en un hecho doloso” ya que sobre el colaborador de Nisman pesaba una imputación “muy genérica” por haberle prestado el arma.

Se trata de un delito previsto en el articulo 189 bis apartado 4 del Código Penal, que castiga con penas de uno a 6 años de prisión a quien prevea el arma para cometer un ilícito, calificación que fue impugnada por el defensor designado de Lagomarsino, el penalista Maximiliano Rusconi.

“Se está trabajando en desgrabar las cámaras para saber si estaba dentro del edificio”, aseguró una fuente próxima a la investigación,

Fein también apuntaló el resultado de la autopsia realizado pocas horas después del hallazgo del cuerpo al recordar que el firmante del acta, el perito del Cuerpo Médico Forense Hector Disalvo “determinó de forma precisa y contundente” que el arma fue disparada a un centímetro de distancia de la cabeza.

Además, Fein aseguró que Nisman no cambió su pasaje de regreso a Buenos Aires desde Madrid, donde estaba con una de sus hijas, ya que informó que "el pasaje para regresar el 12 de enero lo sacó el 31 de diciembre".

Fein relató que Nisman "sacó por Iberia los pasajes el 31 de diciembre para arribar a Buenos Aires el día 12 de enero, lo que hace que no haya cambiado el pasaje" y agregó que "en el marco de un tema de la pareja se decidió que la hija se quede y él regrese solo".

En ese sentido, contradijo el mensaje de whatsapp que habría escrito Nisman a sus amigos difundido en los medios de comunicación a días de su muerte, en el que el fiscal decía que había decidido "suspender intempestivamente" su viaje de 15 años a Europa con mi hija y volverme. Imaginarán lo que eso significa. Pero a veces en la vida los momentos no se eligen. Simplemente las cosas suceden. Y eso es por algo".

En tanto, la inconsistencia entre los relatos de los custodios, que ayer determinó el pase a disponibilidad de los dos policías que se encontraban en el complejo, se cobró hoy un nuevo desplazamiento, el de Rubén Benitez, quien habitualmente se desempeñaba como chofer de Nisman.

Si bien su remoción del cargo fue obra del sumario interno policial y no de la justicia, su testimonio ante la fiscalía de Fein cobró notoriedad al revelar que días previos a su muerte Nisman le pidió asesoramiento para adquirir un arma de defensa.

El policía, con el que el fiscal tenía una mayor confianza que el resto de sus custodios, dijo que le había aconsejado una pistola Thunder Bersa calibre 380 y que acordaron en los días siguientes se la adquiriría pero la gestión quedó trunca por el deceso de Nisman.

Pese a que la autopsia descarta que haya habido otra persona en el momento de la muerte, el peritaje de una notebook recogida ayer en el departamento y que la madre de Nisman recordaba haber sito encendida cuando ingreso, prueba que aun no sea consideraba agotadas las pruebas de que otra personas haya estado en el lugar.

La jueza Fabiana Palmaghini requirió también profundizar el relato de la madre de Nisman sobre la cerradura de la puerta por la que ingresó al departamento de su hijo, lo que seguramente ocurra después de las excequias del fiscal.

Enterate de las noticias de POLICIALES a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
29 ENE 2015 - 3:18

La fiscal Viviana Fein reveló que el equipo de apoyo tecnológico de la Policía Federal a su investigación trabaja en los videos de seguridad de las tres torres, luego de que se detectaran anomalías en los registros escritos de ingresos y salidad que realiza la empresa de seguridad privada.

El experto informático Diego Lagomarsino insistió hoy en su conferencia de prensa que había estado dos veces en el departamento de Nisman el sábado 17 de enero, y que la segunda había sido para entregarle la pistola calibre 22 requerida por el fiscal y encontrada junto a su cuerpo, abandonando el edificio alrededor de las 20.30.

Sin embargo, en la planillas figura que habría salido del complejo recién en la mañana del domingo, por lo que el registro fílmico resultaría central para determinar la veracidad del relato de la última persona en ver con vida al fiscal.

Fein fue enfática en resaltar que “no hay elemento alguno por el momento que lo pueda comprometer (a Lagomarisno) en un hecho doloso” ya que sobre el colaborador de Nisman pesaba una imputación “muy genérica” por haberle prestado el arma.

Se trata de un delito previsto en el articulo 189 bis apartado 4 del Código Penal, que castiga con penas de uno a 6 años de prisión a quien prevea el arma para cometer un ilícito, calificación que fue impugnada por el defensor designado de Lagomarsino, el penalista Maximiliano Rusconi.

“Se está trabajando en desgrabar las cámaras para saber si estaba dentro del edificio”, aseguró una fuente próxima a la investigación,

Fein también apuntaló el resultado de la autopsia realizado pocas horas después del hallazgo del cuerpo al recordar que el firmante del acta, el perito del Cuerpo Médico Forense Hector Disalvo “determinó de forma precisa y contundente” que el arma fue disparada a un centímetro de distancia de la cabeza.

Además, Fein aseguró que Nisman no cambió su pasaje de regreso a Buenos Aires desde Madrid, donde estaba con una de sus hijas, ya que informó que "el pasaje para regresar el 12 de enero lo sacó el 31 de diciembre".

Fein relató que Nisman "sacó por Iberia los pasajes el 31 de diciembre para arribar a Buenos Aires el día 12 de enero, lo que hace que no haya cambiado el pasaje" y agregó que "en el marco de un tema de la pareja se decidió que la hija se quede y él regrese solo".

En ese sentido, contradijo el mensaje de whatsapp que habría escrito Nisman a sus amigos difundido en los medios de comunicación a días de su muerte, en el que el fiscal decía que había decidido "suspender intempestivamente" su viaje de 15 años a Europa con mi hija y volverme. Imaginarán lo que eso significa. Pero a veces en la vida los momentos no se eligen. Simplemente las cosas suceden. Y eso es por algo".

En tanto, la inconsistencia entre los relatos de los custodios, que ayer determinó el pase a disponibilidad de los dos policías que se encontraban en el complejo, se cobró hoy un nuevo desplazamiento, el de Rubén Benitez, quien habitualmente se desempeñaba como chofer de Nisman.

Si bien su remoción del cargo fue obra del sumario interno policial y no de la justicia, su testimonio ante la fiscalía de Fein cobró notoriedad al revelar que días previos a su muerte Nisman le pidió asesoramiento para adquirir un arma de defensa.

El policía, con el que el fiscal tenía una mayor confianza que el resto de sus custodios, dijo que le había aconsejado una pistola Thunder Bersa calibre 380 y que acordaron en los días siguientes se la adquiriría pero la gestión quedó trunca por el deceso de Nisman.

Pese a que la autopsia descarta que haya habido otra persona en el momento de la muerte, el peritaje de una notebook recogida ayer en el departamento y que la madre de Nisman recordaba haber sito encendida cuando ingreso, prueba que aun no sea consideraba agotadas las pruebas de que otra personas haya estado en el lugar.

La jueza Fabiana Palmaghini requirió también profundizar el relato de la madre de Nisman sobre la cerradura de la puerta por la que ingresó al departamento de su hijo, lo que seguramente ocurra después de las excequias del fiscal.


NOTICIAS RELACIONADAS