PAÍS & MUNDO

Crece la tensión entre Israel, Líbano y Siria por nuevas muertes


El cada vez más intenso intercambio de fuego entre israelíes, sirios y militantes libaneses de Hezbollah cobró en la mañana de hoy la vida de dos soldados israelíes y un observador de la ONU, e hizo subir mucho más la temperatura diplomática y militar en la región.
29/01/2015 13:50

1.598

La muerte de los soldados fue confirmada por el teniente coronel Peter Lerner, portavoz del ejército israelí, que agregó que el incidente, ocurrido en la zona de "granjas de Shebaa", también causó heridas menores a siete efectivos.

Después de conocer los hechos y desde la localidad de Sderot, muy próxima a la franja de Gaza, el primer ministro israelí­, Benjamí­n Netanyahu, advirtió a Hezbollah que no olvide "lo que sucedió el pasado verano en Gaza", en referencia a la ofensiva israelí­ en la que más de 2.100 palestinos y 70 israelí­es murieron.

"En estos momentos el Ejército responde a los sucesos en el norte. A todo el que nos rete en la frontera norte le propongo que mire lo que sucedió no lejos de la ciudad de Sderot, en Gaza", manifestó el primer ministro durante el acto de inauguración de un barrio limí­trofe con el devastado territorio costero palestino.

Por su parte y a través de su vocero, Andrea Tenenti, la Fuerza Provisional de Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL), establecida allí desde 1978, informó que en los intercambios falleció uno de sus efectivos, difundió la agencia palestina Maan.

El militar era español y, según el ministerio español de relaciones exteriores, se trataba del cabo Francisco Javier Soria Toledo, de 36 años, natural de Málaga, casado y sin hijos.

La UNIFIL no indicó si Soria Toledo cayó bajo fuego israelí, sirio o libanés, pero el Haaretz atribuyó su muerte a los ataques israelíes de represalia con fuego de mortero contra objetivos en el Sur del Líbano, parte de la "respuesta" anunciada por Netanyahu desde las cercanías de Sderot.

El ministro israelí de relaciones exteriores, Avigdor Lieberman, llamó por teléfono a su par español desde Beijing, donde mantenía un encuentro con el canciller chino, para expresarle sus condolencias.

Lieberman acusó a Hezbollah por los ataques y recordó que Israel considera que el gobierno de Beirut es responsable por cualquier agresión hacia el extranjero que provenga de su territorio.

Lieberman agregó que la respuesta israelí debería ser "contundente y desproporcionada", tal como hubieran actuado, aventuró, China o Estados Unidos en situación semejante.

Tras los incidentes fatales y en un comunicado, la coordinadora especial de la ONU para el Lí­bano, Sigrid Kaag, expresó su "profundo pesar" e instó a "todas las partes a la contención para evitar cualquier acción que pueda desestabilizar aún más la situación".

A la vez, recomendó a todas las partes "cumplir sus obligaciones en conformidad con la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU" que puso fin a la guerra de 2006 entre Israel y Hezbollah, que en 33 dí­as dejó 1.200 muertos del lado libanés y 164 israelí­es.

Una hora después del ataque de la artillería israelí al Sur del Líbano, Hezbollah bombardeó a su vez el Monte Hermón y sus alrededores, provocando la evacuación de civiles de la zona, informó EFE citando a la prensa israelí.

El teniente coronel israelí Lerner describió los hechos como una "grave escalada" y responsabilizó de sus consecuencias a Hezbollah (que reivindicó desde Beirut los ataques), y a los gobiernos de Siria y Lí­bano. Desmintió además informes previos que mencionaban el secuestro de un soldado isralí por las milicias de Hezbollah.

Los soldados israelíes murieron cuando una granada antitanque autopropulsada impactó el vehículo con el que patrullaban el área de las Granjas de Shebaa, mientras la artillería de Tel Aviv atacaba sitios próximos con morteros, en una continuidad de ataques y represalias entre Israel y Siria.

Pese a que tras un intercambio previo de fuego entre Israel y Siria regía en el área un estado de máxima alerta, el vehículo no tenía blindaje.

Previamente, en la madrugada de hoy y por segundo día consecutivo, la aviación israelí había bombardeado posiciones del Ejército sirio en la fronteriza ciudad de Quneitra, en represalia contra la caída de cohetes en territorio del Golán lanzados desde Siria.

Se trató de la segunda respuesta militar de Israel al mismo hecho, ya que ayer unos veinte proyectiles de artillería fueron disparados contra posiciones en el lado sirio de los Altos del Golán.

Los dos cohetes provenientes de territorio sirio cayeron ayer en las "granjas de Shebaa", una zona de 28 kilómetros cuadrados de las laderas del monte Hermón próxima a la triple frontera entre Israel, Siria y Líbano, en el sector de la meseta que Israel ocupa desde 1967.

Líbano siempre le reclamó a Siria soberanía sobre esa zona. Después de 1967 Siria admitió discutir el tema, posponiendo la delimitación definitiva en vista de la ocupación (y, desde 1981, anexión unilateral) israelí de la meseta del Golán.

En virtud de esto, Damasco y Beirut rechazaron la decisión de la ONU de considerar completa la retirada israelí del Sur del Líbano -invadido en 1982- en junio de 2000. Las milicias de Hezbollah, partido político chiita legal en el Líbano, cumplen la doctrina oficial de su país cuando incursionan en ese minúsculo territorio.

La tensión en la frontera israelí con Líbano y Siria empezó a subir cuando Israel concentró tropas en el área y extremó las medidas de seguridad, tras atacar desde un avión no tripulado a un vehí­culo de Hezbollah que circulaba por la parte siria de la meseta el pasado 18 de enero.

En ese ataque murieron seis miembros de Hezbollah -entre ellos un joven oficial que era hijo del ex jefe de su brazo armado Imad Mughniye, asesinado en Damasco en 2008- y un general de la Guardia Revolucionarí­a iraní­.

Tras los bombardeos de hoy en Quneitra, el Ejército israelí­ fue atacado desde territorio libanés y Hezbollah reivindicó el ataque, que también fue celebrado por Hamas.

El movimiento chiita señaló que el grupo de los Mártires de Al Quneitra, vinculado a la "Resistencia" (Hezbollah), atacó oficiales y soldados israelí­es en las granjas de Shebaa.

El portavoz de Hamas, Sami abu Zuhri, sostuvo en un comunicado que "Hezbollah tiene derecho a responder a los asaltos y ataques de la ocupación israelí­, principalmente al último".


Bombardeos El Líbano Hezbollah Israel ONU Siria