POLICIALES

Caso Espinosa: un testigo dijo que cobró para declarar contra Segundo


Claudio Corbelli aseguró que hubo policías que lo amenazaron y le pagaron para que vincule a Segundo, Guevara y Araujo con el asesinato del empresario pesquero madrynense. Incluso dijo que entonces “los policías me daban droga”.
08/04/2015 02:00

1.872

Un nuevo golpe de escena se vivió en el segundo juicio donde se investiga el homicidio del empresario pesquero Raúl “Cacho” Espinosa. La jornada del martes tuvo un tremendo shock cuando el testigo Claudio Corbelli, aseguró que la Policía le pagó y lo amenazó para que vincule a José Segundo y Remigio Guevara con el hecho. En este sentido avanzó contra un comisario, así como contra un miembro de la fuerza de coaccionarlo psicológicamente para que pergeñe su declaración para vincular a Segundo, Guevara y Ademar Araujo con el hecho.

Aprietes

El testigo, que compareció ante el tribunal presidido por Patricia Reyes durante 40 minutos, reiteró que fue víctima de “aprietes” por parte de policías. La frase volvió a retumbar en la sala, al igual que ocurriera en el primer juicio, instancia que se profundizo al afirmar que “eran todas mentiras”, indicó, en relación a sus declaraciones durante la etapa de instrucción de la causa.

“Me daban plata”

Corbelli fue categórico al afirmar que “me daban plata. Me pidieron que reconozca gente y cosas que declare”, que realizó su declaración ante el Tribunal de la Cámara Criminal, que juzga el homicidio ocurrido en enero de 2003.

En su momento, Corbelli declaró en la etapa de instrucción y vinculó a Remigio Guevara y Ademar Araujo con José Domingo Segundo en una supuesta reunión realizada en el entonces barrio Pujol I donde se habría efectuado la compra del arma de fuego que se utilizaría para ultimar al empresario.

El testigo acusó a un “comisario” y a un policía de haberlo “apretado” para que diga “que había visto la camioneta en lo de Mingo. Me pedían que reconozca a Guevara. Después me hicieron reconocer un arma. Me mostraban fotos de un gordo morocho”.

Guevara

Segundos después refirió que “es este”, dijo durante el juicio, señalando a Guevara, ante la pregunta del defensor particular Fabián Gabalachis sobre si podía reconocer a quien le indicaban.

Las palabras del testigo fueron directamente contra integrantes de la fuerza de seguridad al sostener Corbelli que la policía lo subió a un auto y lo amenazó: “Vos no me podés decir que no, nosotros somos la Policía”, dijo, acotando que después lo llevaron a Córdoba, le compraron una casa y le giraron plata durante un año.

Perdido

Victorio Fassio, abogado querellante de Alicia Martínez, le preguntó quiénes estaban durante los reconocimientos. “Un policía, un juez, no me acuerdo el nombre, y un fiscal”, indicó Corbelli.

Pero el tenor de las manifestaciones fueron cada vez más profundas dado que el testigo aseguró que en el año 2003: “Yo andaba perdido, lo único que me interesaba era la droga”, expresó el testigo, y añadió: “A veces me daban la droga ellos, la policía”.


Cacho Espinosa testigo