DEPORTES

Messi lo hizo de nuevo

Con dos goles imparables de un Lionel Messi exultante y otro de Neymar, el Barcelona se impuso ayer por 3 a 0 al Bayern Munich alemán en el Camp Nou por el partido de ida por las semifinales de la Liga de Campeones de Europa, encaminando la difícil eliminatoria que se definirá el próximo martes en suelo alemán.

07/05/2015 01:00

La “Pulga” ya lanzó el remate que se convertiría en el segundo gol del Barsa. En el camino quedó Neuer.

1.287

La Pulga, brillante, sentenció un apasionante duelo en menos de cinco minutos, con dos goles majestuosos. En el minuto 77, con un potente zurdazo, colocó la pelota en el primer palo, imparable para Neuer. Y justamente 77 son las conquistas con las que el crack argentino se ubicó como máximo goleador en la historia de la Champions, superando por uno al portugués Cristiano Ronaldo.

Y en el minuto 80, el argentino se plantó otra vez cerca del arco rival, regateó a Boateng, y superó a Neuer con un toque sutil que desató la euforia del Camp Nou que se puso de pie para aplaudirlo mientras coreaba incansable su nombre.

Por si aún quedaban dudas de la superioridad del equipo culé, Neymar, ya en tiempo de descuento (m93), se encargó de despejarlas con un gol de caño, tras una asistencia del crack rosarino, que con su talento hizo vivir a su equipo una noche mágica.

Tres goles en los últimos 15 minutos dejaron al Barcelona de Luis Enrique cerca de la final de Berlín, aunque la próxima semana tendrán que hacer valer el resultado frente a los de Pep Guardiola en el Allianz Arena.

El duelo, de alto voltaje, comenzó con los dos equipos lanzados al ataque, lo que proporcionó al juego un ritmo vertiginoso.

Parecía que faltaba un poco de calma para concretar el último pase o la definición, y llegó en el segundo tiempo, cuando el duelo permanencia en tablas y Messi, una vez más, se puso el equipo al hombro para sentenciar el duelo. El “Barsa”, guardaba lo mejor de Iniesta, que dio aire y vida al medio campo, y de Messi, quien también tenía sed de venganza, como dijo en la previa, al recordar la dolorosa eliminatoria de 2013.

Una vez más, Messi fue el héroe que el Camp Nou esperaba, y resolvió con grandeza la eliminatoria. Destrozó la red de Neuer en el minuto 77 con un zurdazo y pocos minutos después regaló una obra maestra a la hinchada con un una jugada que dejó a un defensor desparramado y al arquero, al que superó con un toque, derrotado. Y como complemento le brindó una asistencia a Neymar, que esperó a Neuer, amagó, y lo superó con un disparo que le pasó al grandioso arquero alemán entre las piernas. No hay dudas de que el Barcelona llega al final de temporada en una situación inmejorable. El triunfo de ayer les permite soñar, con motivos.