DEPORTES

“Es un orgullo ser el primer chubutense en jugar un Mundial”


Ramiro Herrera, oriundo de Comodoro Rivadavia y surgido como jugador en el club Chenque, expresó sus sensaciones tras haber disputado el mundial con Los Pumas, quedando en la cuarta posición, la segunda mejor en la historia del seleccionado.
26/12/2015 02:00

2.145

Más conocido por todo el ambiente del rugby como el “Cumpa, Ramiro Herrera se convirtió en el primer jugador de la provincia de Chubut y de la Patagonia en estar presente en un mundial de rugby, y ese sueño se hizo realidad en Inglaterra 2015 y con un cuarto puesto inolvidable para él y para todo el equipo que tuvo un estupendo desempeño jugando de igual a igual contra los mejores del mundo.

Pero para poder llegar a estar allí, el chubutense debió pelearla mucho y tiene una larga y rica historia dentro del rugby. En comunicación con el programa radial y televisivo “Tiempo Deportivo”, por FM Tiempo 91.5 y Canal 3, el “Cumpa” habló de todo, y en principio contó cómo fueron sus inicios en el deporte: “Yo nací en Comodoro Rivadavia, toda la vida me críe allí, me acerqué a jugar a Chenque a los 8 años, me llevó mi hermano con un amigo y de a poco empecé a jugar. Como todo chico me empecé a hacer amigos y me fui afianzando en el deporte. Me gustaba y me divertía mucho hacer rugby por eso lo elegí por sobre otras actividades. Después cuando terminé el colegio a los 17 años me llamaron del Seleccionado Austral y en un Campeonato Argentino en Mar del Plata “Tito” Fernández y el “Pato” Noriega me convocan para los Pumitas que eran más grandes que mi edad, era una camada ’88 y yo soy ’89. Yo me estaba entrenando bastante, físicamente estaba muy bien, obviamente que me faltaban algunas cosas técnicas que los chicos de la URBA o uniones grandes como Córdoba y Tucumán las tenían”, expresó el comodorense.

Su llegada a Hindú

Claramente, Herrera se terminó de formar en lo deportivo y en su vida en el club Hindú, donde dio el salto posteriormente hacia Europa. Para él, el club bonaerense es su segunda casa y así la manifiesta: “Yo me iba a estudiar a Buenos Aires y hablé con “Pato” Noriega para ver si me acercaba a Hindú, yo no tenía idea donde quedaba, pensaba en jugar en algún club del centro como Belgrano o GEBA, simplemente quería seguir jugando para no perder la linda costumbre que tenía. Así, a los 18 empecé a jugar en Hindú, me hice muchos amigos, eché raíces en el club y hoy en día tengo muchísimos amigos de Hindú. Para mí es una escuela de rugby, más allá de lo deportivo, me dio valores que no los tenía tan latentes y a flor de piel me dio amigos que están conmigo constantemente, es mi segunda familia, yo estaba solo en Buenos Aires, me marcaron cuando hice las cosas bien y cuando me equivoqué, a parte de mi familia, Hindú es un gran pilar en mi vida”.

Herrera era un privilegiado en cuanto a lo físico y al respecto comento: “Me empecé a dar cuenta que tenía mayor tamaño que varios compañeros y en este deporte es una ventaja, también me di cuenta que me gustaba mucho entrenar por el solo hecho de que me divertía, iba al gimnasio o corría por mi cuenta y en los partidos me daba cuenta que estaba mejor que los demás”,

Vivir del rugby

“Sinceramente nunca pensé que iba a poder vivir del rugby, en Argentina cualquier jugador lo hace como un hobby, es un deporte bastante sacrificado, hay que entrenar lunes, martes y jueves por la noche después de trabajar y/o estudiar, cansado, ir a golpearte, pasar frío, levantarse los sábados temprano para ir a jugar, además hay que pagar una cuota social/deportiva para poder entrenar, es el amor propio que tiene el argentino y esa garra que lo destaca a nivel mundial”, reflejó Herrera.

Sobre su caso en particular dijo: “A medida que pasaba el tiempo me empezaron a llegar oportunidades al seleccionado y propuestas para ir a jugar afuera y ahí me empecé a dar cuenta que me lo tenía que tomar más en serio y pensar en ¿por qué no seguir intentándolo y dedicarme de lleno a esto? En su momento tomé decisiones que hoy por hoy me siento muy orgulloso de haberlas tomado, era arriesgado pero me apoyé en mi familia. En Hindú me exigían estudiar o trabajar, que me tome el rugby como algo que me gusta y si el día de mañana se me daba la oportunidad de vivir de esto bienvenido sea, nunca lo busqué directamente, se fue dando y logré cosas mejores de las que esperaba”, señaló.

Y agregó: “Me fui a jugar afuera cuando me sentí listo, antes a los 20 años tuve propuestas pero no acepté. Me fui en el momento justo, con una experiencia justa, tenía 24 años, estaba más maduro y mejor formado”.

Referente de Chubut

“Uno se da cuenta de las cosas recién cuando pasan, yo en el momento no me daba cuenta lo que era estar en Los Pumas, para mí es un orgullo ser el primer chubutense en jugar un mundial, pero está muy bueno que así para demostrar que se puede. Yo veía muy lejos jugar en Los Pumas, un mundial y hasta jugar en primera división de un club de Buenos Aires. Lo importante es que los más chicos se den cuenta que las cosas se pueden lograr, si uno se entrena y se esfuerza, las cosas tarde o temprano se dan”, argumentó.

Los Jaguares

Por último, Herrera contó que está en Buenos Aires entrenando por su cuenta antes de arrancar la pretemporada con Los Jaguares. "Firmé con la franquicia Argentina y por los próximos dos años voy a jugar súper rugby y el calendario de Los Pumas completo. Me motivó mucho la propuesta que me hicieron desde la UAR”, concluyó.

 

 


Cumpa Herrera Herrera Los Pumas Mundial de Rugby Pumas Rugby