Bergman no escarmienta: volvió a criticar a La Pampa por los incendios

El ministro de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman, aseguró hoy que Río Negro "es uno de los mejores ejemplos del país" en cuanto al combate de los incendios forestales, en contraste con lo ocurrido en La Pampa "donde se trataba de ver a quién se culpaba o endosaba la responsabilidad".

16 ENE 2017 - 17:13

Bergman inauguró junto al gobernador Alberto Weretilneck la Central del Servicio Provincial de Lucha contra Incendios Forestales (Splif) en Bariloche, donde invirtieron 5,2 millones de dólares.

“Es un hito muy importante, porque cada jurisdicción pone sus recursos y complementa la posibilidad de estar en condiciones para manejar el fuego y poder cuidar bien a nuestros bosques. La provincia cumple con su obligación y la Nación acompaña y apoya”, dijo Bergman a Télam, al destacar la nueva infraestructura.

Bergman contrastó el trabajo con Río Negro a la experiencia del gobierno nacional con La Pampa con los recientes incendios de campos, "donde se trataba de ver a quién se culpaba o endosaba la responsabilidad".

"A diferencia de eso hoy todos nos hacemos responsables y Río Negro es uno de los mejores ejemplos del país, donde no importa qué jurisdicción o de qué color político es, sino que se trabaja en conjunto en el manejo del fuego, cada sector con sus recursos humanos y materiales", sostuvo.

Agregó que la Ley de Manejo del Fuego establece responsabilidades, pero esto lo hacemos entre todos los argentinos en un solo equipo, como sucede en Río Negro".

El complejo inaugurado tiene más de 800 metros cuadrados cubiertos en dos edificios y fue financiado en un 80 por el Ministerio de Agroindustria de la Nación, mediante un crédito del BID, y el resto por la provincia.

Alojará a las 79 personas del Splif en Bariloche, entre autoridades, técnicos y brigadistas; dos autobombas, un móvil con cisterna, cuatro camionetas con equipamiento especial, y otros equipos, y cuenta además con un helipunto que la ANAC habilitará como helipuerto, y un tanque australiano para la carga de los helibaldes de los helicópteros.

El edificio principal tiene una torre de control con sala de comunicaciones, habitaciones, cocina comedor, sala de situación, sanitarios y oficinas; en tanto que el otro tiene un pañol de herramientas y respuestos, y taller.

Weretilneck entregó un aporte provincial adicional en equipamiento por valor de 1.476.535 pesos, y repasó las vicisitudes y mudanzas previas del Splif, desde su creación en 1988.

Resaltó la incomodidad en la que trabajaban en distintas sedes, cuando el Estado provincial "no lo contaba como un organismo propio", hasta que años atrás comenzó con este proyecto, en conjunto con una sede transitoria más amplia de las anteriores, en la salida del sur de la ciudad, espacio que el cuerpo ahora quiere conservar como subcentral.

"Este es el logro de una política de Estado, que "trasciende a la coyuntura y no muere con nosotros, sino que está hecho para perdurar", sostuvo, destacando que fue fundamental el impulso de una Ley del Splif, que definió un escalafón salarial específico y su normativa de funcionamiento.

Destacó por sobre todo a los brigadistas, que pasaron por varias épocas con contratos precarios e incertidumbre del futuro del organismo en el que trabajan, "siempre sin abandonar una pasión inigualable en la lucha contra el fuego y la protección de nuestros recursos naturales".

Antes, la jefa del Splif en Bariloche, Patricia Montenegro, habló conmovida y definió la inauguración como "un sueño hecho realidad", en un emotivo recuerdo y agradecimiento a los pioneros del organismo, Roberto Molina y Mariano Lynch, quienes fueron distinguidos en el acto.
 

Enterate de las noticias de POLITICA a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
16 ENE 2017 - 17:13

Bergman inauguró junto al gobernador Alberto Weretilneck la Central del Servicio Provincial de Lucha contra Incendios Forestales (Splif) en Bariloche, donde invirtieron 5,2 millones de dólares.

“Es un hito muy importante, porque cada jurisdicción pone sus recursos y complementa la posibilidad de estar en condiciones para manejar el fuego y poder cuidar bien a nuestros bosques. La provincia cumple con su obligación y la Nación acompaña y apoya”, dijo Bergman a Télam, al destacar la nueva infraestructura.

Bergman contrastó el trabajo con Río Negro a la experiencia del gobierno nacional con La Pampa con los recientes incendios de campos, "donde se trataba de ver a quién se culpaba o endosaba la responsabilidad".

"A diferencia de eso hoy todos nos hacemos responsables y Río Negro es uno de los mejores ejemplos del país, donde no importa qué jurisdicción o de qué color político es, sino que se trabaja en conjunto en el manejo del fuego, cada sector con sus recursos humanos y materiales", sostuvo.

Agregó que la Ley de Manejo del Fuego establece responsabilidades, pero esto lo hacemos entre todos los argentinos en un solo equipo, como sucede en Río Negro".

El complejo inaugurado tiene más de 800 metros cuadrados cubiertos en dos edificios y fue financiado en un 80 por el Ministerio de Agroindustria de la Nación, mediante un crédito del BID, y el resto por la provincia.

Alojará a las 79 personas del Splif en Bariloche, entre autoridades, técnicos y brigadistas; dos autobombas, un móvil con cisterna, cuatro camionetas con equipamiento especial, y otros equipos, y cuenta además con un helipunto que la ANAC habilitará como helipuerto, y un tanque australiano para la carga de los helibaldes de los helicópteros.

El edificio principal tiene una torre de control con sala de comunicaciones, habitaciones, cocina comedor, sala de situación, sanitarios y oficinas; en tanto que el otro tiene un pañol de herramientas y respuestos, y taller.

Weretilneck entregó un aporte provincial adicional en equipamiento por valor de 1.476.535 pesos, y repasó las vicisitudes y mudanzas previas del Splif, desde su creación en 1988.

Resaltó la incomodidad en la que trabajaban en distintas sedes, cuando el Estado provincial "no lo contaba como un organismo propio", hasta que años atrás comenzó con este proyecto, en conjunto con una sede transitoria más amplia de las anteriores, en la salida del sur de la ciudad, espacio que el cuerpo ahora quiere conservar como subcentral.

"Este es el logro de una política de Estado, que "trasciende a la coyuntura y no muere con nosotros, sino que está hecho para perdurar", sostuvo, destacando que fue fundamental el impulso de una Ley del Splif, que definió un escalafón salarial específico y su normativa de funcionamiento.

Destacó por sobre todo a los brigadistas, que pasaron por varias épocas con contratos precarios e incertidumbre del futuro del organismo en el que trabajan, "siempre sin abandonar una pasión inigualable en la lucha contra el fuego y la protección de nuestros recursos naturales".

Antes, la jefa del Splif en Bariloche, Patricia Montenegro, habló conmovida y definió la inauguración como "un sueño hecho realidad", en un emotivo recuerdo y agradecimiento a los pioneros del organismo, Roberto Molina y Mariano Lynch, quienes fueron distinguidos en el acto.
 


NOTICIAS RELACIONADAS