DEPORTES

El efecto Millamán: otra jugadora trans jugará oficialmente

Se trata de la puntana Mía Gamiatea, que logró ser aceptada oficialmente para disputar en un equipo femenino de Hockey, encuentros federales. El antecedente de la chubutense Jessica Millaman que abrió las puertas de la inclusión deportiva.

22/05/2017 19:38

Mía Gamiatea logró debutar de manera oficial. (Agencia de Noticias San Luis).

2.748

La deportista de San Luisse convirtió este fin de semana en la cuarta hockista trans en disputar un partido oficial femenino en esta disciplina, tras ser habilitada para hacerlo por la Federación provincial de ese deporte que hasta el momento no le permitía jugar en ningún equipo de mujeres en virtud de su identidad de género, y a pesar de contar con su DNI rectificado.

La habilitación se le otorgó en virtud de una acción de amparo judicial cuya resolución favorable le permitió incorporarse de manera provisoria a un equipo femenino, después de 16 años de practicar este deporte.

El debut fue el sábado pasado y con ella como titular, el equipo de la primera división “B” del Club Cruz Azul le ganó 3 a 0 al Club Siciliano.

“Este inicio es una batalla ganada, la próxima será que todas las chicas en el país puedan jugar; somos nueve y espero que en algún momento ninguna chica trans tenga un problema al ficharse”, dijo Gamiatea, quien mientras tanto estuvo jugando en una liga paralela y fundó un club de hockey amigable con la diversidad, denominado “Delfines Hockey” y que por ahora sólo tiene categoría masculina.

La joven de 30 años, explicó que de las nueve hockistas trans que hay en todo el país, sólo cuatro han conseguido autorización para integrar los equipos femeninos federados: Jessica Millaman en Chubut, Natalia Lazarte en Tucumán, Zaira Millaqueo en Bahía Blanca y ella misma en San Luis.

“Las otras cinco no pueden jugar en federación así que nos queda por delante seguir abriendo portones, porque son más que puertas las que estamos traspasando por ser las primeras”, agregó Gamiatea al referirse a los “prejucios” presentes aún en este deporte, que siguen asociando a las jugadoras trans con una “ventaja deportiva” en relación a los equipos que no cuentan con ellas. Y una de las que aún no puede jugar es también puntana.

“En San Luis somos dos, la otra es María José Ochoa, aún no le dan la federación”, dijo.

Gamiatea explicó que las nueve integran la selección argentina de la Falgbt y como tal disputan torneos “amistosos” con equipos femeninos de todo el país, como el que tuvo lugar hace unos 30 días en Buenos Aires.

“Estuvimos en Buenos Aires, había padres mirando el partido y al final nos felicitaban los padres porque no cometimos faltas y jugamos 'como un equipo de damas'. Pero eso es lo que como corresponde, lo demás es prejuicio”, contó.

En julio del 2016, Mía se presentó en el Área Diversidad de Género de la Secretaría de la Mujer para solicitar ayuda, ya que no le permitían ficharse en la Federación Argentina de Hockey.

La Secretaría de la Mujer tomó intervención en el caso, la acompañó con su reclamo y brindó el patrocinio legal, para que pueda disputar los torneos femeninos.

“Estoy cayendo de a poco, estoy súper feliz y llorando a cada rato, después de 16 años practicando hockey pude jugar de manera oficial”, subrayó la jugadora.

(Fuente: Télam)