Un exjefe de la CIA confirma contactos "preocupantes" entre Trump y Rusia

El ex director de la CIA John Brennan dijo hoy ante la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes estadounidense que hubo contactos "preocupantes" entre la campaña electoral del presidente Donald Trump y Rusia el año pasado, en sus primeras declaraciones públicas desde que dejó el cargo, en enero.

23 MAY 2017 - 17:38

 

Brennan, sin embargo, dijo que no podía decir si el equipo de campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, conspiró con Rusia para ganar las elecciones del año pasado, pero que había "información y datos de inteligencia que ameritaban una investigación", informó la agencia de noticias Reuters.

El ex jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) dijo que le preocupaban los esfuerzos de Rusia para interferir con las elecciones de 2016 y su actividad para reclutar estadounidenses, al punto que discutió el asunto con funcionarios de la CIA, el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a fines de julio pasado.

Miembros republicanos de la comisión presionaron a Brennan para que dijera si había evidencia de un complot entre Rusia y la campaña de Trump, algo que el presidente estadounidense ha rechazado. 

Brennan respondió que la CIA se centra en reportes de inteligencia, no en “evidencia”, y que no podía responder a esa pregunta, aunque agregó que no tenía dudas de que Rusia trató de influir en el resultado de los comicios.

"Debería quedar claro a todos que Rusia intervino sin pudor en nuestro proceso electoral presidencial del 2016 y que ellos llevaron a cabo estas actividades a pesar de las firmes protestas y de la advertencia explícita de que no lo hicieran", sostuvo Brennan.

El representante republicano Trey Gowdy preguntó a Brennan: "¿Usted ve evidencia de colusión, coordinación, conspiración entre Donald Trump y actores del Estado ruso?".

"Vi información de inteligencia que ameritaba una investigación del FBI para determinar si lo que se estaba gestando era colusión o cooperación", respondió.

"Tuve acceso y quedé al tanto de información de inteligencia que reveló contactos e interacciones entre funcionarios rusos y ciudadanos estadounidenses involucrados en la campaña de Trump", afirmó.

Las declaraciones de Brennan ponen de nuevo en primera plana detalles sobre los contactos de la campaña con el Kremlin, en momentos en que se conocen reportes de que Trump le pidió a su director de inteligencia nacional y al jefe de la NSA que dijeran públicamente que no había evidencia de confabulación antes de que se completara la investigación del asunto.

El testimonio de Brennan se produjo un día después de que el ex asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, invocó su derecho constitucional de no auto incriminarse en respuesta a una citación de la comisión de Inteligencia del Senado, que, al igual que la de la Cámara Baja, investiga la interferencia rusa y posible coordinación con la campaña de Trump.

El panel del Senado les pidió a Flynn y a otros tres asociados de la campaña de Trump documentos, incluyendo listas, de reuniones que él tuvo con los rusos durante la campaña.

Además, el director nacional de Inteligencia estadounidense, Dan Coats, declinó hoy decir si, tal como informó el diario The Washington Post, Trump le había pedido que negara públicamente que existía evidencia sobre una colusión entre su equipo de campaña y Moscú.

Los dos hombres atestiguaron en audiencias separadas en el Congreso, en medio de la tormenta política en Washington surgida tras el despido el 9 de mayo del ex director del FBI James Comey, quien lideraba la investigación sobre el Rusiagate.

El despido de Comey llevó a acusaciones de que el mandatario republicano buscó frenar la pesquisa, lo que podría acarrear cargos por obstrucción a la justicia.

En otra audiencia ante la Comisión de Servicios Armados del Senado, el republicano John McCain le preguntó a Coats sobre el reporte de The Washington Post sobre que Trump le había pedido que le ayudara a disipar la idea de que había evidencia de conspiración.

Coats intentó desviar la pregunta pero no negó que Trump le hubiera hecho el pedido. Sostuvo que ambos "discuten una serie de temas frecuentemente" pero "no creo que sea apropiado describir las conversiones o discusiones con el presidente". 
El diario afirmó que tanto Rogers como otro alto funcionario se negaron al pedido de Trump.

23 MAY 2017 - 17:38

 

Brennan, sin embargo, dijo que no podía decir si el equipo de campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, conspiró con Rusia para ganar las elecciones del año pasado, pero que había "información y datos de inteligencia que ameritaban una investigación", informó la agencia de noticias Reuters.

El ex jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) dijo que le preocupaban los esfuerzos de Rusia para interferir con las elecciones de 2016 y su actividad para reclutar estadounidenses, al punto que discutió el asunto con funcionarios de la CIA, el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a fines de julio pasado.

Miembros republicanos de la comisión presionaron a Brennan para que dijera si había evidencia de un complot entre Rusia y la campaña de Trump, algo que el presidente estadounidense ha rechazado. 

Brennan respondió que la CIA se centra en reportes de inteligencia, no en “evidencia”, y que no podía responder a esa pregunta, aunque agregó que no tenía dudas de que Rusia trató de influir en el resultado de los comicios.

"Debería quedar claro a todos que Rusia intervino sin pudor en nuestro proceso electoral presidencial del 2016 y que ellos llevaron a cabo estas actividades a pesar de las firmes protestas y de la advertencia explícita de que no lo hicieran", sostuvo Brennan.

El representante republicano Trey Gowdy preguntó a Brennan: "¿Usted ve evidencia de colusión, coordinación, conspiración entre Donald Trump y actores del Estado ruso?".

"Vi información de inteligencia que ameritaba una investigación del FBI para determinar si lo que se estaba gestando era colusión o cooperación", respondió.

"Tuve acceso y quedé al tanto de información de inteligencia que reveló contactos e interacciones entre funcionarios rusos y ciudadanos estadounidenses involucrados en la campaña de Trump", afirmó.

Las declaraciones de Brennan ponen de nuevo en primera plana detalles sobre los contactos de la campaña con el Kremlin, en momentos en que se conocen reportes de que Trump le pidió a su director de inteligencia nacional y al jefe de la NSA que dijeran públicamente que no había evidencia de confabulación antes de que se completara la investigación del asunto.

El testimonio de Brennan se produjo un día después de que el ex asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, invocó su derecho constitucional de no auto incriminarse en respuesta a una citación de la comisión de Inteligencia del Senado, que, al igual que la de la Cámara Baja, investiga la interferencia rusa y posible coordinación con la campaña de Trump.

El panel del Senado les pidió a Flynn y a otros tres asociados de la campaña de Trump documentos, incluyendo listas, de reuniones que él tuvo con los rusos durante la campaña.

Además, el director nacional de Inteligencia estadounidense, Dan Coats, declinó hoy decir si, tal como informó el diario The Washington Post, Trump le había pedido que negara públicamente que existía evidencia sobre una colusión entre su equipo de campaña y Moscú.

Los dos hombres atestiguaron en audiencias separadas en el Congreso, en medio de la tormenta política en Washington surgida tras el despido el 9 de mayo del ex director del FBI James Comey, quien lideraba la investigación sobre el Rusiagate.

El despido de Comey llevó a acusaciones de que el mandatario republicano buscó frenar la pesquisa, lo que podría acarrear cargos por obstrucción a la justicia.

En otra audiencia ante la Comisión de Servicios Armados del Senado, el republicano John McCain le preguntó a Coats sobre el reporte de The Washington Post sobre que Trump le había pedido que le ayudara a disipar la idea de que había evidencia de conspiración.

Coats intentó desviar la pregunta pero no negó que Trump le hubiera hecho el pedido. Sostuvo que ambos "discuten una serie de temas frecuentemente" pero "no creo que sea apropiado describir las conversiones o discusiones con el presidente". 
El diario afirmó que tanto Rogers como otro alto funcionario se negaron al pedido de Trump.


NOTICIAS RELACIONADAS