PAÍS & MUNDO

Unicef alerta por los cinco millones de niños en urgencia humanitaria en Irak


Más de 5 millones de niños "necesitan ayuda humanitaria urgente" como consecuencia de la violencia desatada en Irak desde la irrupción del Estado Islámico (EI), y al menos 1.075 chicos murieron en los últimos tres años en el marco del conflicto, denunció hoy el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef).
22/06/2017 09:47
2.170

 



"Tras tres años de una violencia sin precedentes (en Irak), los niños se están quedando atrapados en un círculo de violencia y pobreza creciente", dijo el organismo de la ONU en su informe "Sin escapatoria", presentado en Ginebra.



De acuerdo con los datos recogidos en el informe, desde 2014 al menos 1.075 niños fueron asesinados, 152 de ellos en lo que va de 2017, mientras que 1.130 niños fueron mutilados o heridos, 255 en los primeros seis meses de 2017. 

Por otra parte, más de 4.650 niños han quedado solos o separados de sus familias.



Durante este periodo, precisa el texto, hubo 138 ataques a escuelas y 58 a hospitales, y como consecuencia de la violencia más de 3 millones de niños no pueden ir a la escuela regularmente, mientras que 1,2 millones no tienen ningún tipo de acceso a ella.



Uno de cada cuatro niños vive en un hogar en situación de pobreza y más de 5 millones de niños necesitan "ayuda humanitaria urgente", agregó, informó la agencia de noticias EFE.



"En Irak, los niños siguen siendo testigos directos del horror y de una violencia inimaginable" lamentó el representante de Unicef en Irak, Peter Hawkins, quien recordó que miles de ellos "han sido asesinados, heridos, secuestrados y forzados a empuñar armas y a matar en una de las guerras más salvajes en nuestra historia reciente".



En el oeste de la norteña ciudad Mosul, donde continúa la operación de las fuerzas iraquíes para arrebatar la ciudad al EI, los niños están siendo deliberadamente atacados y asesinados para castigar a las familias y disuadirles de escapar de la violencia. 



Aunque durante cerca de cuatro décadas Irak se ha enfrentado al impacto de la violencia, la guerra, las sanciones y la inestabilidad, la irrupción del EI multiplicó la violencia y el conflicto obligó a 3 millones de personas a huir de sus casas, la mitad de ellos niños.



Muchas áreas del país se convirtieron en zonas de combate, dañando considerablemente o destruyendo infraestructuras civiles como escuelas, la mitad de las cuales necesitan reparaciones, según Unicef.



Con estos datos sobre la mesa, Unicef ha llamado a "poner fin al conflicto de forma inmediata" y en particular ha pedido a toda las partes a que se comprometan con los niños.



Unicef también exigió que se ponga fin a todas las violaciones graves contra los niños, incluyendo asesinatos, mutilaciones y reclutamiento, y que se acabe con los ataques a infraestructuras civiles.



Además reclamó "libertad de movimiento para todas las familias que deseen huir a un lugar seguro, o volver a sus hogares" así como acceso a los servicios legales de protección para todos los niños retenidos en centros de detención y un trato acorde con los estándares internacionales sobre la detención juvenil.



Las fuerzas iraquíes se encuentran ahora a punto de culminar su ofensiva contra el EI con la toma de Mosul, urbe de más de dos millones de habitantes que fue tomada por los yihadistas en junio de 2014 y se convirtió en su principal bastión en Irak.



Ayer, la mezquita de Al Nuri en Mosul, el lugar donde el líder del EI, Abu Bakr al-Baghdadi proclamó su califato, fue destruida por el EI con explosivos.



El primer ministro, Haidar al Abadi, dijo que el hecho es una "declaración oficial de derrota" por parte de la milicia radical.



La agencia de noticias Amaq, cercana a los yihadistas, publicó un comunicado en el que asegura que la mezquita y su minarete fueron destruidos por un bombardeo de un avión estadounidense.

Estados Unidos negó la acusación y responsabilizó al EI.