PAÍS & MUNDO

Cataluña: la designación de Puigdemont, en un pantanal


El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, anunció hoy la presentación de un recurso de amparo ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para defender la investidura de Carles Puigdemont, decisión que provocó un choque frontal con el propio líder secesionista.
13/02/2018 12:09

612


"Recibimos con perplejidad esta decisión unilateral", dijo Eduard Pujol, vocero de Junts per Catalunya, el grupo de Puigdemont, en conferencia de prensa en el Parlamento catalán, tras hacerse pública la iniciativa de buscar amparo en los tribunales europeos.

"No nos moveremos de la búsqueda de una fórmula para obtener garantías de la investidura de Puigdemont, pero no cabe buscarlas en Estrasburgo- sede del TEDH-, las tenemos en el reglamento del parlamento catalán", remarcó el diputado. 

Los partidos de la oposición, por su parte, coincidieron en que la iniciativa no tiene recorrido y, una vez más, volvieron a exigir a Torrent que abra una nueva ronda de contactos para proponer un candidato alternativo al líder secesionista. 

El Parlamento catalán informó hoy que, con el objetivo de proteger los derechos de Puigdemont a someterse al debate de investidura, Torrent impulsará una demanda de medidas actuales ante el TEDH. 

"La demanda al TEDH se presentará a título individual, y por ello Torrent, además de impulsarla, propondrá a los diputados y diputadas de la cámara que se sumen", se indicó en un comunicado.

La iniciativa coincide con la presentación por parte del parlamento catalán de las alegaciones al Tribunal Constitucional (TC) respecto a la prohibición de la investidura "virtual" de Puigdemont, quien se encuentra en Bélgica huido de la Justicia y de regresar a España sería detenido. 

En las alegaciones presentadas, el Parlamento propone que se desestime la impugnación del gobierno español de Mariano Rajoy al candidato independentista y que queden sin efecto las medidas cautelares dictadas por el tribunal el sábado 27 de enero, que condicionó la investidura a que Puigdemont acuda de forma presencial, y para ello, pida permiso a la Justicia. 


El polémicco paso de recurrir directamente a Europa

Ante las pocas esperanzas de que el recurso prospere, Torrent dio el polémico paso de acudir directamente a Europa, en un movimiento que abrió un nuevo frente de conflicto entre su partido, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), y Junts per Catalunya. 

"Le pedimos que su estrategia vaya de la mano de la de Carles Puigdemont en Bruselas y que la valore con él, para poder encaminar con la rigurosidad necesaria la situación actual", apuntó la diputada de JxC, Gemma Geis. 

Por otro lado, Torrent también tomó otra decisión contraria a la estrategia de sus socios al negarse a incluir en el orden del día del parlamento catalán una iniciativa de JxC para reformar la ley de Presidencia catalana, con el objetivo de aprobar la investidura a distancia. 

"Es una circunstancia que no queríamos, que nos hace descreer de todo lo que tenemos a nuestro alcance para salvar la situación", se lamentó Pujol. 
Mientras la tensión y las diferencias entre ERC y JxC en torno a los caminos para investir a Puigdemont continúan aumentando, los partidos de la oposición catalana insisten en reclamar un candidato a la Presidencia de Cataluña que pueda ser investido. 

Torrent “debería tener la valentía de decirle a Puigdemont que no va a poder ser presidente y dejar de marear a los catalanes. No hace falta que se vaya a Bruselas, se lo puede decir por teléfono”, sostuvo, irónico, Carlos Carrizosa, vocera de Ciudadanos, el principal partido opositor. 

"Necesitamos una investidura que sea viable. Cualquier otra cosa son fuegos artificiales", apuntó la vocera del Partido Socialista, Eva Granados, para quien el recurso ante los tribunales europeos es "una salida por la tangente que no va a ningún sitio". 

Cataluña se encuentra ante una "parálisis institucional" desde hace dos semanas, cuando Torrent aplazó la investidura de Puigdemont con el objetivo de ganar tiempo para negociar una fórmula que garantizara su reelección al frente del gobierno catalán, algo que, por el momento, parece imposible por los causes legales.


Cataluña España Puigdemont