Brown: Derrota y cambio de técnico

Guillermo Brown cayó en Junín ante Sarmiento 2-0 y ese resultado sentenció a Ricardo Pancaldo, ahora extécnico del equipo. Mañana asume Hugo Barrientos, nuevo DT.

Hugo Barrientos será presentado mañana en Guillermo Brown. Viene de dirigir a Newbery en el Federal B.
24 FEB 2018 - 22:04

Las cinco derrotas en fila sacan técnicos de cualquier equipo y Brown no es ni iba a ser la excepción aunque su promedio le garantiza, salvo catástrofe futbolera, que la temporada no corre riesgo por, justamente, esa primera buena campaña de Ricardo Pancaldo y la posterior de Gastón Esmerado, que pusieron al equipo entre los cuatro mejores promedios de la divisional.

Probablemente una victoria en Junín le hubiese dado al cuerpo técnico comandado por Pancaldo, una semana más o dos al frente del plantel, pero ya no era un secreto que el santafesino tambaleaba en el cargo y ya el pasado fin de semana tras la derrota ante Quilmes, se rumoreaba en zona de vestuarios que dejaría el equipo.

Horas más tarde y ante la proximidad del partido ante Sarmiento, la dirigencia confirmó que el técnico seguía aunque estaba claro que otra derrota lo corría del puesto.

Poco menos de una hora después de finalizado el juego, el presidente del club browniano en vestuarios de Junín confirmaba a colegas que el equipo se quedaba sin técnico y que el lunes asumía Hugo Barrientos. No hubo sorpresa o tal vez sí por el nombre, pero estaba claro que desde hace varios días los dirigentes portuarios estaban hablando con el entrenador petrolero y de hecho, los medios de Comodoro Rivadavia habían anunciado el martes pasado que Barrientos dejaba Newbery para recalar en Guillermo Brown.

El partido

Jugó bien, se acomodó a los imprevistos, sufrió en el último tramo, pero fue merecedor del triunfo, en un partido enérgico. Y era de esperar, que en este torneo de locos, donde se convierte en un sube y baja (precisamente para los equipos que llegaron al Nacional B para disputar la actual temporada), los partidos sean a todo o nada. Porque además, tiene el aliciente de que es corto, con una fecha libre y por ello no da respiro. Al igual que Sarmiento, que de pasar a estar en la parte baja de los promedios, hoy se encuentra más alejado y se ubicó sexto (actualmente está ingresando al reducido por el ascenso), tras ganarle 2 a 0 a Brown de Puerto Madryn en el estadio Eva Perón, en un partido que fue correspondiente a la fecha 16 del campeonato.

A su vez, con Ignacio Cacheiro como figura principal (ya había demostrado un gran nivel en los anteriores choques), pero con un equipo que estuvo a la altura de las circunstancias, que mediante la jerarquía que tiene y un buen funcionamiento colectivo, como buen maestro, supo justificar el aprobado en el aumento de puntos en la tabla de posiciones y promedios.

En tanto que los gritos sagrados, fueron obra del intratable Nacho juninense, precisamente a los 32’ del primer tiempo, empujando el balón en soledad en el área chica, luego de una jugada ‘riquelmiana’ de Estévez y un posterior centro rasante de Garnier por el sector derecho.

Sobre el epílogo de ésta nueva final que tuvo que afrontar Sarmiento, llegó el penal de Patricio Vidal (se lo cometieron a Rinaldi), que con un remate certero y a media altura, terminó dándole cifras definitivas al marcador. (Fuente del partido: Diario La Verdad).

Enterate de las noticias de DEPORTES a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
Hugo Barrientos será presentado mañana en Guillermo Brown. Viene de dirigir a Newbery en el Federal B.
24 FEB 2018 - 22:04

Las cinco derrotas en fila sacan técnicos de cualquier equipo y Brown no es ni iba a ser la excepción aunque su promedio le garantiza, salvo catástrofe futbolera, que la temporada no corre riesgo por, justamente, esa primera buena campaña de Ricardo Pancaldo y la posterior de Gastón Esmerado, que pusieron al equipo entre los cuatro mejores promedios de la divisional.

Probablemente una victoria en Junín le hubiese dado al cuerpo técnico comandado por Pancaldo, una semana más o dos al frente del plantel, pero ya no era un secreto que el santafesino tambaleaba en el cargo y ya el pasado fin de semana tras la derrota ante Quilmes, se rumoreaba en zona de vestuarios que dejaría el equipo.

Horas más tarde y ante la proximidad del partido ante Sarmiento, la dirigencia confirmó que el técnico seguía aunque estaba claro que otra derrota lo corría del puesto.

Poco menos de una hora después de finalizado el juego, el presidente del club browniano en vestuarios de Junín confirmaba a colegas que el equipo se quedaba sin técnico y que el lunes asumía Hugo Barrientos. No hubo sorpresa o tal vez sí por el nombre, pero estaba claro que desde hace varios días los dirigentes portuarios estaban hablando con el entrenador petrolero y de hecho, los medios de Comodoro Rivadavia habían anunciado el martes pasado que Barrientos dejaba Newbery para recalar en Guillermo Brown.

El partido

Jugó bien, se acomodó a los imprevistos, sufrió en el último tramo, pero fue merecedor del triunfo, en un partido enérgico. Y era de esperar, que en este torneo de locos, donde se convierte en un sube y baja (precisamente para los equipos que llegaron al Nacional B para disputar la actual temporada), los partidos sean a todo o nada. Porque además, tiene el aliciente de que es corto, con una fecha libre y por ello no da respiro. Al igual que Sarmiento, que de pasar a estar en la parte baja de los promedios, hoy se encuentra más alejado y se ubicó sexto (actualmente está ingresando al reducido por el ascenso), tras ganarle 2 a 0 a Brown de Puerto Madryn en el estadio Eva Perón, en un partido que fue correspondiente a la fecha 16 del campeonato.

A su vez, con Ignacio Cacheiro como figura principal (ya había demostrado un gran nivel en los anteriores choques), pero con un equipo que estuvo a la altura de las circunstancias, que mediante la jerarquía que tiene y un buen funcionamiento colectivo, como buen maestro, supo justificar el aprobado en el aumento de puntos en la tabla de posiciones y promedios.

En tanto que los gritos sagrados, fueron obra del intratable Nacho juninense, precisamente a los 32’ del primer tiempo, empujando el balón en soledad en el área chica, luego de una jugada ‘riquelmiana’ de Estévez y un posterior centro rasante de Garnier por el sector derecho.

Sobre el epílogo de ésta nueva final que tuvo que afrontar Sarmiento, llegó el penal de Patricio Vidal (se lo cometieron a Rinaldi), que con un remate certero y a media altura, terminó dándole cifras definitivas al marcador. (Fuente del partido: Diario La Verdad).


NOTICIAS RELACIONADAS