PAÍS & MUNDO

Trump defiende a su elegida para dirigir a la CIA, acusada por torturas


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió hoy a su nominada para dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA), tras la catarata de críticas recibidas por su participación en las torturas cometidas tras los atentados del 11 de Septiembre de 2001.
07/05/2018 10:23

1.125


"Mi muy respetada nominada para ser la directora de la CIA, Gina Haspel, ha sido objeto de ataques porque fue demasiado dura con los terroristas", escribió esta mañana Trump en su cuenta oficial de Twitter.

Haspel fue denunciada en repetidas ocasiones por la prensa y organismos de derechos humanos que la acusan de haber sido la máxima responsable de una prisión secreta en Tailandia, a la que fueron trasladadas varias personas acusadas de ser "terroristas islamistas" y que sufrieron graves torturas.

Para el presidente, en estos tiempos "tan peligrosos", la mujer es "la persona más calificada" y "los demócratas la quieren FUERA porque es demasiado dura con el terror".

Tras haber asumido hace dos semanas la dirección de la CIA de manera interina, cargo para el que no se requiere aprobación parlamentaria, Haspel deberá someterse pasado mañana a un proceso de confirmación en el Senado que se vislumbra complicado debido a las acusaciones que pesan sobre ella, informó la agencia de noticias EFE.

Un informe elaborado por una comisión del Senado sobre las prácticas de tortura de la CIA durante el mandato del presidente George W. Bush, en 2002 determinó que Haspel dirigía el centro de detención clandestino (en Tailandia) en el que se torturó a Abu Zubaydah, un miembro de Al Qaeda que actualmente está preso en Guantánamo.

De acuerdo con el informe, hecho público de manera parcial en 2014, durante su arresto en ese lugar, Zubaydah fue sometido 83 veces a técnicas de ahogamiento, conocidas como "submarino", privado del sueño y metido en una caja, y además sus interrogadores golpearon sus cabeza contra la pared hasta que perdió su ojo izquierdo.

Finalmente, la CIA concluyó que no tenía ninguna información valiosa para dar y lo mandó a Guantánamo, según el informe de la comisión, que dijo que Haspel estuvo "directamente involucrada en el controvertido programa" y jugó un "profundo rol" en la tortura de detenidos.

El video del interrogatorio de Zubaydah fue destruido en 2005, junto con otras imágenes, entre ellas la de los interrogatorios de otro miembro de Al Qaeda, Abd al Rahim al Nashiri, también torturado en el mismo sitio.

El diario The Washington Post especuló el viernes pasado con que Haspel estaría pensando en retirar su candidatura antes de la sesión ante la Cámara alta, para proteger su imagen y la de la CIA, aunque hasta ahora la nominación sigue en pie.

Además, Haspel, que podría convertirse en la primera mujer en dirigir la agencia de espionaje, fue también acusada de haber eliminado todas las pruebas de esas prácticas inhumanas.

Sin embargo, desde que Trump designara a Haspel para este cargo en marzo, la CIA y la Casa Blanca sostienen que hay muchos documentos sobre la vida de Haspel, que entró en la CIA en 1985, que están clasificados y que podrían poner en peligro la seguridad del país en caso de hacerse públicos.


CIA Donald Trump EE.UU. Gina Haspel Torturas