PROVINCIA

Gilardino acusó a los excompañeros de Gabinete y le pusieron custodia ante un posible atentado


Se presentó de modo espontáneo y su entrevista fue filmada. Admitió haber cobrado un sobresueldo de manos de Correa y Carpintero. Los fiscales aclararon que declaró como testigo luego de no encontrarse elementos en su contra en la investigación.
25/05/2018 02:00

4.236

En la audiencia se confirmó que el exjefe de gabinete, Alberto Gilardino, ya cuenta con custodia policial en su casa de Trelew tras revelar datos clave ante los fiscales. Se decidió luego de que se conocieran datos de un posible atentado contra él y su familia. El episodio sirvió para que la Unidad Anticorrupción insistiera con que los imputados no pueden seguir libres para evitar represalias.

Gilardino se presentó de modo espontáneo y su entrevista fue filmada. Contó que apenas juró como ministro coordinador, se reunió con Correa y Carpintero en la Secretaría Privada de Casa de Gobierno. “No hables nunca de plata delante de Mario, de eso me ocupo yo”, le dijo el primero. El segundo le explicó que se ocuparía del aspecto político. Ambos le ofrecieron un sobresueldo que admitió haber cobrado pero no la cifra escrita con su nombre en las planillas Excel.

Según Nápoli, el testimonio del exministro “corrobora que Carpintero era parte de la asociación ilícita y que con Correa manejaban el dinero”. El fiscal aclaró que por esta causa, Gilardino fue investigado pero sin resultados como para imputarlo. “Por eso declaró como testigo. Igual que Alexis Gabra”.

Más entrevistas

Los fiscales adelantaron que falta entrevistar a más empleados estatales que trabajaron con los exfuncionarios involucrados, entre otros protagonistas de la trama. También otras pericias. Y que en la audiencia hay “muchos ausentes” que de un momento a otro serán detenidos. Se debió proceder con estos primeros once porque “no se podía tolerar más entorpecimiento de la investigación”. Detectaron, por ejemplo, febriles cruces de mensajes en código entre los empresarios comodorenses cuando los procedimientos eran inminentes.

Según Báez, si los involucrados quedaran libres “lo primero que harían sería deshacerse de todo lo que tengan, ellos o terceros”.

De acuerdo a la acusación fiscal, los empresarios “tienen un papel preponderante pues sin su aporte no habría coima ni sobresueldos que repartir”. Si no era efectivo, como era la presunta costumbre de las firmas más grandes, eran cheques por menos de $50.000 para poder cobrarlos en cash. Y siempre en el mismo lugar: la ventanilla 3 de la sede Rawson del Banco Chubut. Podían cobrarlos incluso los choferes del gobernador, que declararon ante la UA sobre los movimientos de la mesa chica. De allí iba a los bolsos azules de Lüters para evitar a la AFIP. Si la cifra era mayor se depositaba en las cuentas de Sepat, Dual Core o Protel para la compra de Canal 9 de Comodoro Rivadavia. Esta es la vinculación con la causa El Embrujo.

Tardanza

La audiencia comenzó más tarde que las 9 porque faltaban detenidos. Los últimos en llegar en el mismo patrullero fueron Lüters y Carpintero, por la parte trasera del Superior Tribunal. Extrañamente la prensa ingresó última al recinto, cuando suele ser a la inversa. Muchos meros curiosos quedaron en mejor posición. Sí se instaló un parlante para que la audiencia se escuchara como se debe. A diferencia del miércoles, en cada cuarto intermedio la sala se desalojó. Solo quedaban imputados y defensores. Si un detenido quería comer, su familiar le pasaba la bolsa a un policía.

Salida

Por primera vez uno de los siete detenidos por El Embrujo saldrá de su detención preventiva. Se trata de Diego Lüters, el exempleado de Diego Correa en la Unidad Gobernación. Con acuerdo fiscal y por razones humanitarias, en uno de los próximos 4 días podrá visitar a su padre durante dos horas, bajo vigilancia. El hombre sufrió un ACV, quedó postrado y no puede ver a su hijo en la prisión.

La fecha la decidirá la Policía de acuerdo a los efectivos disponibles. El juez Sergio Piñeda aclaró que tuvo experiencias en los otros presos beneficiados que aprovecharon para fugarse ya que sus cómplices supieron hora, lugar y día. Por eso dejó en manos de la fuerza la decisión del momento de la salida extraordinaria.


excompañeros gabinete Gilardino posible atentado