PAÍS & MUNDO

España se niega a pedir perdón, como lo solicitó México


México y España quedaron envueltos hoy en una curiosa controversia por el reclamo del presidente mexicano Andrés López Obrador para que Madrid pida perdón por la conquista del país americano, hace 500 años, pretensión que el gobierno español rechazó de plano, aunque el mandatario azteca buscó hoy bajar los decibeles del cruce.
26/03/2019 15:14

718



   “No se pone en riesgo (la relación bilateral). Es un asunto de voluntades, y de conciencia, de cada quien", señaló hoy López Obrador en su conferencia matutina, en el Palacio Nacional, apenas horas después de que en España el gobierno y la oposición se unieran para rechazar el pedido de disculpas.

   Ayer, López Obrador informó que pidió por carta a Felipe VI y al papa Francisco que se disculpen por los abusos cometidos por los españoles y la Iglesia católica durante la conquista del actual México.

   En su respuesta, el Gobierno de España lamentó profundamente que se hiciera pública la carta, rechazó "con toda firmeza" el contenido y evaluó que aquel hecho “no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas".

   López Obrador retomó la polémica y explicó que su gobierno nunca hizo pública la carta, a diferencia de lo que el Ejecutivo español sostiene.

   "Sí, envié las cartas, porque lo dije, tanto al rey Felipe VI de España como al papa Francisco, pero ellos dicen que fue una falta de respeto el dar a conocer la carta. No dimos a conocer las cartas por respeto a que ellos tuvieron tiempo de revisarla, de analizarla. Y luego darnos respuesta", afirmó el mandatario mexicano.

   Para López Obrador, la propuesta permite "avivar la memoria histórica" y “saber qué sucedió hace 500 años y cómo se dieron los hechos, si hubo agravios o no hubo agravios, y si es necesario pedir perdón y comenzar una nueva etapa de hermandad".

   Destacó que se debe analizar cómo fue la llegada de Hernán Cortés al país y la conquista, y si hubo "lo que ahora conocemos como violaciones a los derechos humanos".

   Del otro lado, el gobierno y la oposición española se unieron en el rechazo a la aspiración de López Obrador, y El Vaticano, en cambio, prefirió no replicar.

    La vicepresidenta del Gobierno español, Carmen Calvo, advirtió que el monarca "no tiene que pedir perdón a ningún país y no va a ocurrir esto", declaraciones que hizo apenas horas después de un comunicado del Ejecutivo en el que se remarcó que "la llegada, hace 500 años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas".

   En Buenos Aires, donde acompaña a los Reyes en su visita de Estado, el canciller Josep Borrell insistió en que España "lamenta profundamente y rechaza con firmeza" la carta de López Obrador.

   Por su parte, el presidente del conservador Partido Popular (PP), principal grupo de oposición, Pablo Casado, calificó de "inadmisibles" las declaraciones del presidente mexicano y exigió a Sánchez que le diga a ese "gobierno izquierdista", que España "no acepta difamaciones" sobre la historia.

   También el líder de Ciudadanos (liberales), Albert Rivera, calificó como una "ofensa intolerable al pueblo español" la carta del presidente de México. El izquierdista Podemos, en cambio, a través de su vocero en el Congreso, Ione Belarra, se mostró de acuerdo con el presidente mexicano.

    Mientras, el Vaticano rechazó comentar la carta enviada al papa Francisco para que pida perdón por los supuestos atropellos que se cometieron en la conquista de América, pero fuentes de la Oficina de Prensa de la Santa Sede precisaron que en el pasado los pontífices han hablado "claro" sobre este tema. 

   En varias intervenciones públicas, los últimos pontífices se refirieron a este periodo de la historia. En julio de 2015 en su visita a Bolivia, Francisco pidió disculpas por los crímenes cometidos por la Iglesia contra los nativos del continente americano. Y antes, en octubre de 1992, Juan Pablo II pidió perdón a las poblaciones americanas por la injusticias cometidas contra sus antepasados durante su viaje a Santo Domingo.
 


España Iglesia Católica López Obrador México Vaticano