PAÍS & MUNDO

Tiroteo entre policías bonaerenses y de la Federal: liberaron a dos agentes

Dos policías bonaerenses que habían sido detenidos tras el tiroteo registrado entre efectivos de esa fuerza y de la Policía Federal en el partido de Avellaneda, episodio en el que un comisario murió, fueron liberados tras ser indagados.

01/04/2019 09:55

Estos son los 170 mil pesos que pretendían cobrar policías de la DDI Lanús-Avellaneda a una mujer para no armarle una causa por narco.

928

 





   Se trata del subcomisario Luis Edgardo Otero (37) y del subayudante Silvio Ricardo Vergara (33), ambos integrantes del gabinete que investiga secuestros extorsivos en la DDI de Avellaneda, el primero jefe de esa división.



   Los voceros explicaron que ambos quedaron en libertad tras ser indagados por la fiscal de Avelllaneda María Soledad Garibaldi por los delitos de privación ilegal de la libertad calificada por ser miembros de una fuerza de seguridad y por ser más de tres personas, en concurso real con extorsión.



   En tanto se negó a declarar y continua detenido el capitán Eduardo Ángel Franicevich, del gabinete antidroga de la DDI de Avellaneda, quien fue detenido el viernes a la noche durante el tiroteo en el que murió baleado por los federales su jefe en esa dependencia, el comisario Hernán David Martín (43).



   Los voceros judiciales explicaron que a Otero y Vergara se les dio la libertad luego de que a raíz de evidencia recolectada después del hecho se estableciera que no estuvieron presentes en la extorsión que sufrió el pasado jueves la mujer que denunció a los policías, hecho que desencadenó el tiroteo.



   Además se determinó que no estaban en la estación de servicio de Avellaneda al momento del enfrentamiento sino que llegaron 20 minutos después, según consta en las filmaciones de las cámaras de seguridad del lugar.



   La liberación de los policías fue también confirmada por el procurador general de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, quien explicó que la fiscal Garibaldi, "tomó ayer tres declaraciones indagatorias, una al policía que acompañaba al fallecido, que se negó a declarar, y a otras dos personas de quienes luego dispuso provisoriamente su libertad".



   "Hoy continúa con algunas medidas probatorias y algunas intervenciones de las cuales probablemente resulte, durante este día, alguna novedad de máximo interés para la investigación", agregó el procurador bonaerense en delaraciones a TN.



   Además, contó que Garibaldi "se acercó a la dependencia de la Policía en la que prestaba servicio la persona que finalmente murió, y allí encontró un auto particular que responde exactamente a la descripción que hizo la denunciante cuando se le acercaron por el primer pago".



   "Ese auto fue confiscado y en su interior se encontraron sumas de dinero y unas esposas que responden a la identificación que hizo la mujer, porque en el primer evento ella fue sometida a una suerte de secuestro que duró muy poco, hasta que entregó el dinero", añadió el funcionario.



   La investigación se inició el jueves último cuando una mujer se presentó en la fiscalía y denunció que supuestos policías le habían exigido dinero para no armarle una causa por drogas, la tuvieron 50 minutos esposada en un auto perteneciente a la fuerza y luego fueron hasta su casa y le pidieron 30.000 pesos a su marido, de origen dominicano.



   La mujer pactó con los extorsionadores que la noche del viernes iba a entregarles los 170.000 pesos restantes en una estación de servicio situada sobre el Acceso Sudeste y Madariaga, en cercanías del ingreso al centro comercial Parque Avellaneda Shopping.



   Entonces se organizó un operativo con la División Antidrogas Urbanas de la Policía Federal, se marcaron los billetes que se iban a entregar como coima y doce policías se distribuyeron en forma encubierta en la estación de servicio.



   La mujer llegó al lugar y fue abordada aparentemente por el capitán Franicevich, a quien le entregó el dinero, detalló el jefe policial. 



   En simultáneo, apareció un Toyota Etios blanco conducido por el comisario Martín que quiso embestir a uno de los policías federales y allí se produjo el primer tiroteo.



   Una vez que ese vehículo se detuvo, Martín se habría bajado del auto y cuando los efectivos de la PFA fueron corriendo hacia él, les disparó y resultaron heridos.



   A raíz de ese tiroteo, el comisario murió mientras que el cabo primero de la Policía Federal Claudio De Carlo recibió cuatro disparos (uno en el cuello, otro abdomen y el resto en las extremidades) y su compañero, el sargento Sergio Arán, dos tiros en las piernas, por lo que ambos fueron trasladados al hospital Fiorito y atendidos allí.