Sin necesitar disculpas, Vera desvinculado de una querella

La querella que la dirigente radical Vanesa Hasen había iniciado contra Orlando Vera, referente del FRACh, quedó cerrada y no fueron necesarias disculpas del dirigente.

Mate. Vera le puso fin a un roce interno con un acuerdo de partes.
03 JUN 2019 - 21:12

Cabe recordar que en el marco de una Convención Radical en Chubut, en 2017, un sector de la UCR elaboró un documento interno que sugería irregularidades por convencionales truchos. Las sospechas derivaron en dos mujeres que controlaban el acto. Una de ellas, Hansen, se sintió ofendida por detalles del caso filtrados a la prensa. Y querelló a Vera, a quien le atribuyó el episodio.

El dirigente del Frente Radical Amaya Chubut explicó que la querella se cerró. Ante la jueza de Puerto Madryn, Patricia Reyes, la misma Hansen y su abogado, Pablo Del Marmol, llegaron a un acuerdo para no continuar la cuestión en tribunales. Vera aclaró que se “buscaba aclarar los hechos, generar un ámbito de resolución interno y no llegar a la justicia”. Sobre aquel documento que circuló por la prensa, Vera sostuvo que “la distribución interna fue sólo a las autoridades del radicalismo provincial para quedarnos tranquilos de la transparencia de la convención”.

Aunque del audio de la audiencia no surge que Vera haya pedido disculpas, el marido de Hansen, Sergio Mülbayer, dijo públicamente que Vera pidió perdón y le adjudicó varios calificativos. Pero la jueza emitió una aclaratoria y descartó que Vera se haya disculpado. El tenor conciliador de la resolución no cambió y la querella quedó sin efecto.

En esa audiencia Vera explicó que el documento se elaboró el 10 de mayo de 2017 por integrantes de Trelew, Rawson, Gaiman, Esquel y Comodoro Rivadavia, “ante una situación gravísima; claramente no fue una manifestación individual mía sino del grupo ni contra una persona, sino para aclarar lo sucedido”. Luego de una investigación interna del FRACh para descubrir maniobras durante la acreditación y elección de autoridades de la Convención del 13 de mayo, “anoticiados el día 15 investigamos y conseguimos pruebas, fotografías, testimonios escritos y al no encontrar los elementos por negativa de varios integrantes de los órganos directivos el sábado 20 elaboramos el documento con el objeto de que entre todos los radicales, generemos el ámbito de debate interno para resolver la situación, sin recurrir a la justicia, porque es el último de los lugares donde los partidos que responden al interés público, tienen que ir”.

Pero el lunes 22 se difundió en un medio gráfico y al otro día en otros dos más, “evidentemente filtrado por manos desaprensivas pero no por ningún integrante del FRACh. No avanzamos con la justicia, una vez agotadas las vías internas, por la responsabilidad que configuraba el año electoral en curso y porque remarcamos que lo interno debe resolverse en ese ámbito.”

La jueza Reyes celebró el acuerdo porque son situaciones internas de la vida de los partidos. Hizo lugar al desistimiento de la querella y sobreseyó Vera.

En un segundo escrito, la jueza amplió la resolución con una aclaratoria por un error involuntario en un párrafo donde daba a entender que hubo un pedido de disculpas de Vera, que no existió.

Sobre los dichos de Mülbayer, “no son ciertos, ni siquiera estuvo en la audiencia”. Vera le pidió que revea “los calificativos despectivos sin ningún asidero que realizó sobre mi persona”.

Las más leídas

Mate. Vera le puso fin a un roce interno con un acuerdo de partes.
03 JUN 2019 - 21:12

Cabe recordar que en el marco de una Convención Radical en Chubut, en 2017, un sector de la UCR elaboró un documento interno que sugería irregularidades por convencionales truchos. Las sospechas derivaron en dos mujeres que controlaban el acto. Una de ellas, Hansen, se sintió ofendida por detalles del caso filtrados a la prensa. Y querelló a Vera, a quien le atribuyó el episodio.

El dirigente del Frente Radical Amaya Chubut explicó que la querella se cerró. Ante la jueza de Puerto Madryn, Patricia Reyes, la misma Hansen y su abogado, Pablo Del Marmol, llegaron a un acuerdo para no continuar la cuestión en tribunales. Vera aclaró que se “buscaba aclarar los hechos, generar un ámbito de resolución interno y no llegar a la justicia”. Sobre aquel documento que circuló por la prensa, Vera sostuvo que “la distribución interna fue sólo a las autoridades del radicalismo provincial para quedarnos tranquilos de la transparencia de la convención”.

Aunque del audio de la audiencia no surge que Vera haya pedido disculpas, el marido de Hansen, Sergio Mülbayer, dijo públicamente que Vera pidió perdón y le adjudicó varios calificativos. Pero la jueza emitió una aclaratoria y descartó que Vera se haya disculpado. El tenor conciliador de la resolución no cambió y la querella quedó sin efecto.

En esa audiencia Vera explicó que el documento se elaboró el 10 de mayo de 2017 por integrantes de Trelew, Rawson, Gaiman, Esquel y Comodoro Rivadavia, “ante una situación gravísima; claramente no fue una manifestación individual mía sino del grupo ni contra una persona, sino para aclarar lo sucedido”. Luego de una investigación interna del FRACh para descubrir maniobras durante la acreditación y elección de autoridades de la Convención del 13 de mayo, “anoticiados el día 15 investigamos y conseguimos pruebas, fotografías, testimonios escritos y al no encontrar los elementos por negativa de varios integrantes de los órganos directivos el sábado 20 elaboramos el documento con el objeto de que entre todos los radicales, generemos el ámbito de debate interno para resolver la situación, sin recurrir a la justicia, porque es el último de los lugares donde los partidos que responden al interés público, tienen que ir”.

Pero el lunes 22 se difundió en un medio gráfico y al otro día en otros dos más, “evidentemente filtrado por manos desaprensivas pero no por ningún integrante del FRACh. No avanzamos con la justicia, una vez agotadas las vías internas, por la responsabilidad que configuraba el año electoral en curso y porque remarcamos que lo interno debe resolverse en ese ámbito.”

La jueza Reyes celebró el acuerdo porque son situaciones internas de la vida de los partidos. Hizo lugar al desistimiento de la querella y sobreseyó Vera.

En un segundo escrito, la jueza amplió la resolución con una aclaratoria por un error involuntario en un párrafo donde daba a entender que hubo un pedido de disculpas de Vera, que no existió.

Sobre los dichos de Mülbayer, “no son ciertos, ni siquiera estuvo en la audiencia”. Vera le pidió que revea “los calificativos despectivos sin ningún asidero que realizó sobre mi persona”.


NOTICIAS RELACIONADAS