DEPORTES

"Sabíamos que el perdedor iba a buscar un culpable", dijo el árbitro de Argentina-Brasil


El ecuatoriano Roddy Zambrano defendió su actuación en el partido que Argentina perdió 0-2 ante Brasil, por las semifinales de la Copa América, y se mostró sorprendido por las declaraciones posteriores de Messi y aseguró que "sabía" que el perdedor "iba a buscar un culpable".
09/07/2019 15:06

997

"Todo acabó bien. Brasil fue superior en toda la fase de la Copa. Sabíamos que el perdedor iba a buscar a algún culpable en este partido, en este caso el árbitro", dijo Zambrano en declaraciones a la radio Súper K 800 de su país.

El ecuatoriano quedó en el ojo de la tormenta por dos jugadas polémicas en que Argentina reclamó penal y el árbitro no pidió asistencia del VAR.

"En la jugada de Dani Alves y Agüero tienen que ver la imagen de atrás del arco. Agüero hace una falta temeraria, de esa jugada salió el contragolpe y Brasil hizo el segundo gol. Eso fue lo que vi en la cancha", dijo.

"Y en el choque entre Arthur y Otamendi fue en un tiro de esquina. Es muy complicado ver a 18 jugadores en el área que se sujetan, que se empujan, que se agarran... Yo vi cuando Otamendi estaba caído, la infracción no la vi. El VAR revisó y dijo que era una jugada gris. Otamendi también buscó chocar al defensor, fue quien propuso el choque", agregó.

Zambrano también despejó las dudas sobre el funcionamiento del VAR, luego de que corrieran versiones sobre posibles interferencias en la comunicación. "Nunca dejamos de estar en contacto -afirmó-, no entiendo por qué se inventa eso. Todas las comunicaciones quedaron grabadas. El partido terminó bien".

Finalmente, y respecto de las duras declaraciones de Messi, el árbitro indicó: "Messi es un jugador que se dedica a jugar. Nunca tuve problemas con él. La verdad, me sorprendieron las declaraciones de él luego del partido, pero bueno, cada quien tiene su opinión".

El árbitro que expulsó a Messi evitó hablar del tema

Mario Díaz de Vivar, quien expulsó a Lionel en el partido por el tercer puesto en el cual la Selección argentina se impuso por 2 a 1 ante Chile, evitó opinar acerca de la situación ocurrida en el encuentro disputado en San Pablo.

Al ser consultado por su percepción acerca de la jugada entre Messi y Gary Medel, el árbitro respondió: "De la parte técnica no hablo, nosotros estamos en una etapa de crecimiento y solo nos resta seguir trabajando".

En diálogo con Deportes Uno de Paraguay y al ser consultado acerca de si en su informe habría puesto que hubo insultos mutuos entre ambos futbolistas, Díaz de Vivar dijo: "En esos aspectos yo no puedo opinar. No acostumbro a hablar tanto porque hay opiniones que se pueden tomar a mal".

El sábado Messi fue expulsado en un encontronazo con Medel, que lo obligará a cumplir la suspensión en el arranque de las Eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022.

Hasta los 36 minutos del primer tiempo del partido ante Chile, Messi había cumplido un correcto partido, pero el paraguayo Díaz de Vivar le mostró la tarjeta roja junto a Gary Medel, que lo increpó a puro empujón y cabezazo luego de una jugada en la que disputaron la pelota sobre el fondo del área chilena.

En el típico movimiento por querer buscar el balón, Messi empujó a Medel, que cubrió la salida para el saque de arco, y el chileno, que ya venía caliente desde el primer gol argentino, empezó a increparlo y "pechearlo", y hasta amagó con darle un cabezazo.

Díaz de Vivar dijo luego: "Si hay errores, uno tiene que reconocerlos y seguir trabajando. Hay que ver siempre el lado bueno de las cosas. El VAR viene a corregir muchas cosas y nosotros tenemos que ser autocríticos y seguir creciendo".

Los jugadores argentinos se mostraron críticos con la actuación del árbitro, pero sobre todo porque no utilizó el VAR para chequear la jugada entre Messi y Medel.

En ese sentido, luego de terminado el partido, el propio Messi se ausentó a la ceremonia de premiación en la que el plantel argentino recibió la medalla por el tercer puesto obtenido.

En la zona mixta el capitán albiceleste fustigó al arbitraje y a la Conmebol, a la que acusó de "corrupción", provocando la reacción del ente que maneja el fútbol sudamericano.