DEPORTES

AFA debe presentar la defensa de Messi para aminorar la sanción

La AFA deberá presentar obligatoriamente este jueves la defensa ante las autoridades de la Conmebol para intentar que no lo sancionen tanto por la tarjeta roja directa que recibió y por las declaraciones en las que insinuó que había "corrupción" en el ente rector del fútbol sudamericano.

17/07/2019 23:15

En Conmebol analizan darle dos fechas a Messi por la roja y una multa económica por las declaraciones.

639

El plazo para hacer esta presentación se vence mañana y por los hechos mencionados a Messi le caben dos fechas de suspensión por haber recibido la tarjeta roja directa, que debería cumplir en los dos primeros partidos de las eliminatorias para Qatar 2022 que se jugarán en marzo del año próximo, pero esto podría agravarse si la Conmebol considera "agraviantes" sus declaraciones, lo que lo dejaría expuesto a una pena de hasta dos años sin poder jugar por el seleccionado argentino.

Ante esto, la AFA buscará mañana poner en marcha una estrategia que vaya "por todo", ya no solamente para evitar las repercusiones de las declaraciones de "Lío", sino también para que le quiten las dos fechas de suspensión que le corresponden "ipso facto" por la roja directa.

Es que si a Messi efectivamente le llegarían a aplicar dos años de suspensión, entonces se perdería prácticamente las tres cuartas partes de las eliminatorias además de la Copa América que organizativamente Argentina compartirá con Colombia el año próximo.

Los argumentos que utilizarán los abogados de AFA para defender a Messi se basarán en dos antecedentes, uno mediato y el otro inmediato. Para la anulación de los efectos de la tarjeta roja se recurrirá al hecho de que, por un error arbitral, al volante de San Lorenzo, Leandro Romagnoli, se le anuló una sanción idéntica en un partido ante Cruzeiro, jugado en Brasil, por la Copa Libertadores 2014.

Y en el pasado inmediato, para reforzar lo anterior se irá a lo sucedido con el defensor brasileño Dedé, casualmente también de Cruzeiro, en un partido con Boca Juniors de la edición 2018 de la Copa Libertadores, en la que con un cabezazo le fracturó el maxilar al arquero Esteban Andrada.

A Messi le correspondió la tarjeta roja que le aplicó el árbitro paraguayo Mario Día de Vivar tras "pecharse" con el defensor chileno, ex Boca Juniors, Gary Medel, que fue quien inició ese forcejeo que nunca pasó a mayores como para merecer semejante sanción, ya que el argentino fue el menos agresivo de los dos.

Por otra parte la AFA defenderá las declaraciones de Messi y apelará a un punto del reglamento disciplinario de la Conmebol que dice lo siguiente: "constituyen comportamientos imputables e infracciones sancionables a los referidos principios hechos como violar las pautas mínimas de lo que se ha de considerar como un comportamiento aceptable en el ámbito del deporte y del fútbol organizado".

Esto podría saldarse con una multa económica y una disculpa pública. La sanción sería entonces leve y parece no resultar suficiente para las autoridades de la Conmebol, que quedaron muy golpeadas por los dichos de un futbolista que es el máximo representante del fútbol sudamericano ante el mundo.

Por eso el argumento que esgrimirán desde la Conmebol para sancionar al capitán de seleccionado argentino y del Barcelona español lo tomarán de un fragmento de ese mismo punto del reglamento que se refiere a "insultar de cualquier manera y por cualquier medio a la Conmebol" o "comportarse de manera tal que el fútbol como deporte en general y este organismo en particular, pudieran verse desacreditados como consecuencia de ese comportamiento".

Al considerarse esto como una "falta grave" Messi podría sufrir desde las mencionadas sanción económica y disciplinamiento público, hasta una sanción de cuatro partidos en adelante, hasta llegar a los dos años como máximo.

En tanto que las penas consideradas como leves pueden ser recurridas ante la Conmebol, pero en caso que la sanción llegara al máximo de la pena, la AFA podría apelar ante el TAS. Alguna vez, por morder al italiano Giorgio Chiellini en el Mundial de Brasil 2014, el gran amigo de Messi, el uruguayo Luis Suárez, fue inhabilitado por nueve partidos con la selección de su país y tuvo cuatro meses de suspensión a nivel clubes, que empezó a purgar en Liverpool, de Inglaterra, y terminó de cumplir en Barcelona. Y pagó una multa de 100.000 dólares.