PAÍS & MUNDO

Donald Trump vuelve a atacar a congresistas opositoras


El presidente atacó hoy otra vez a cuatro congresistas opositoras latinas y de origen musulmán, sostuvo que no son "capaces de amar" a Estados Unidos y las acusó de estar "destruyendo al Partido Demócrata", una afirmación que se volvió clave en su discurso de campaña de cara a las elecciones presidenciales del año próximo.
21/07/2019 14:51

304

"No creo que las cuatro congresistas sean capaces de amar nuestro país. Deberían pedir disculpas a Estados Unidos (e Israel) por las cosas horribles que dijeron. Están destruyendo al Partido Demócrata, ¡pero son personas débiles e inseguras y nunca podrán destruir nuestra gran nación!", escribió el mandatario en Twitter.

Las cuatro congresistas opositoras son Alexandra Ocasio-Cortez, una neoyorquina de ascendencia puertorriqueña; Ilhan Omar, una refugiada somalí que llegó al país cuando era una niña; Rashida Tlaib, una descendiente de palestinos nacida en Estados Unidos, y Ayanna Pressley, la primera líder negra electa al Congreso por el estado de Massachusetts.

Hace exactamente una semana, Trump declaró la guerra a cuatro de las dirigentes opositoras más críticas de su gobierno, que venían de recorrer algunos centros de detención de inmigración cerca de la frontera con México y de denunciar que tenían condiciones similares a "campos de concentración".

Desde entonces, Trump las invitó a "volverse a sus países" y las acusó de "odiar a Estados Unidos" y de querer "debilitarlo".

Sus palabras le ganaron una condena formal de la Cámara de Representantes y el repudio de toda la oposición estadounidense y de importante aliados internacionales, como la canciller alemana Angela Merkel y la primer ministra británica, Theresa May.

Sin embargo, Trump profundizó sus ataques hoy y le exigió al Partido Demócrata que apruebe su reforma migratoria, que incluye un presupuesto millonario para expandir el muro fronterizo y limitar aún más la inmigración legal y perseguir con más recursos y fuerza policial la ilegal.

Esta semana, el gobierno federal comenzó una serie de redadas masivas para detener a miles de inmigrantes sin papeles en ciudades declaradas como santuarios, es decir, que no cooperan con las autoridades federales para detener y deportar a personas en situación migratoria irregular.


Donald Trump EE.UU.