ECONOMÍA

Una familia tipo necesitó casi 32 mil pesos para no ser pobre en junio

Una familia integrada por dos mayores y dos niños necesitó en junio $31.934,44 para cubrir la Canasta Básica Total y no quedar por debajo de la línea de la pobreza, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

22/08/2019 16:25

Una familia integrada por dos mayores y dos niños necesitó en julio $31.934,44 para cubrir la Canasta Básica Total.

838

La Canasta Básica Total (CBT), que determina la línea de pobreza, experimentó una suba del 2,5% en julio pasado y acumula un incremento del 58,6% con relación a igual mes del año pasado, reportó el INDEC.

En tanto, la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que establece la línea de indigencia, aumentó 2,9% en julio y acumula un alza interanual del 57,3%.

En lo que va del año, tanto la CBT como la CBA registraron subas del 25,3 %.

De este modo, una familia tipo (compuesta por un matrimonio y dos hijos de seis y ocho años) necesitó el mes pasado ingresos por 12.773,78 pesos para no caer en la indigencia y $31.934,44 para no ser considerada pobre en el Gran Buenos Aires.

Los datos del INDEC reflejan el aumento exponencial del costo de vida en la Argentina: hace un año (en julio de 2018), la misma familia debía reunir $8.118,57 para no ser indigente y $20.124,07 para no caer por debajo de la línea de pobreza.

En tanto, un adulto equivalente necesitó en julio de este año ingresos por 4.133,91 pesos para no ser considerado indigente y $10.334,77 para no ser pobre, cuando en igual mes de 2018 requería $2.627,37 y $6.515,88, respectivamente.

El último registro del Indec, correspondiente al segundo semestre del año pasado, dio cuenta que 32% de los habitantes estaban debajo de la línea de pobreza y, entre ellos, 6,7% eran indigentes.

Para el 30 de septiembre, el Indec tiene previsto informar los datos de la medición del primer semestre del año, signado por una caída de 2,6% del Producto Bruto Interno.

La CBA, para un adulto equivalente, está compuesta por los siguientes alimentos: pan (6.750 gramos), galletitas de agua (420g), galletitas dulces (210g), arroz (1.200g), harina de trigo (1.080g), otras harinas (maíz, 210g), fideos (1.740g), papa (6.510g), batata (510g), azúcar (1.230g) y dulces (330g, dulce de batata, mermelada, dulce de leche).

También la integran: legumbres secas (240g, lentejas, arvejas), hortalizas (5.730g, acelga, cebolla, lechuga, tomate perita, zanahoria, zapallo, tomate envasado), frutas (4.950g, manzana, mandarina, naranja, banana, pera), carnes (6.270g, asado, carnaza común, espinazo, paleta, carne picada, nalga, pollo, carne de pescado), menudencias (270g, hígado), fiambres (60g, paleta cocida, salame) y huevos (600g).

La CBA se completa con: leche (9.270g), queso (330g, queso crema, queso cuartirolo, queso de rallar), yogur (570g), manteca (60g), aceite (1.200g), bebidas no alcohólicas (3.450 centímetros cúbicos, gaseosas, jugos concentrados, soda), bebidas alcohólicas (1.080 cc, cerveza, vino), sal fina (120g), condimentos (120g, mayonesa, caldos concentrados), Vinagre (60g), café (30g) y yerba (510g), según informó el INDEC.

Un estudio realizado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), el Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (Cedlas) de la Universidad de La Plata y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) dio cuenta que la reducción de la pobreza extrema en la Argentina puede llevar hasta 20 años.

Para eso es necesario que el país se mantenga en un sendero de crecimiento económico de 3% constante, y que además, se combine con políticas activas del Estado, escenario que generalmente no se produce en Argentina.

Según el estudio, para que Argentina pudiera volver a tener niveles de pobreza comparables que los que había en la década del 70, previos a que entrara en crisis el modelo de crecimiento endógeno basado en sustitución de importaciones, se demoraría 20 años creciendo a tasas razonables de 3%, compatibles con un modelo macroeconómico sustentable.