ECONOMÍA

China y EEUU afilan sus armas en la declarada guerra comercial


Ambos países endurecieron sus posiciones en medio de la guerra por el dominio del comercio mundial y se atacaron mutuamente con la imposición o subida de aranceles, lo que representa una amenaza de recesión para la economía global.
23/08/2019 19:01

603

China cumplió temprano con su amenaza de imponer aranceles a los bienes estadounidenses por 75 mil millones de dólares, en represalia a los últimos gravámenes anunciados por Washington, y por la tarde el presidente Donald Trump replicó con una subida de cinco puntos porcentuales en los gravámenes a todos los productos procedentes del gigante asiático.

Los tironeos entre las dos potencias comerciales se reflejó en la incertidumbre que se apoderó de Wall Street, que cerró sus operaciones con una baja del 2,4 por ciento en el Dow Jones, su principal indicador.

Entre un anuncio y otro desde cada lado del globo, Trump emitió en mensaje por Twitter que sacudió al mundo del comercio y las finanzas.

"Las enormes cantidades de dinero hechas y robadas por China de los Estados Unidos, año tras año, durante décadas, deberán detenerse. Se ordena a nuestras grandes compañías estadounidenses que comiencen inmediatamente a buscar una alternativa a China", escribió el jefe de la Casa Blanca en una declaración que para algunos analistas sólo tiene impacto retórico.

El primer paso del día lo dio la Cancilería china, que anunció que los aranceles comenzarán a aplicarse el 1 de septiembre, la misma fecha en la que entrarán en vigor las nuevas tasas estadounidenses a productos del gigante asiático por 300 mil millones de dólares.

El anuncio se produce cuando los líderes del G7 se preparan para reunirse en Francia desde mañana.

Según Beijing estas medidas constituyen una "respuesta forzada" al unilateralismo y el proteccionismo comercial de EEUU, y emplaza a Washington a que "coopere" para "llegar a una solución aceptable para ambos y de beneficio mutuo".

Trump respondió con una catarata de mensajes plagados de críticas a la política comercial china y sostuvo que su país "ha perdido, estúpidamente, billones de dólares con China durante muchos años".

"Han robado nuestra propiedad intelectual a razón de cientos de miles de millones de dólares al año, y quieren continuar. ¡No dejaré que eso suceda!", advirtió.

Más tarde fue de lleno a los anuncios en represalia a los aranceles impuestos por China.

"A partir del 1 de octubre, los 250 mil millones de dólares de bienes y productos procedentes de China, que actualmente están gravados con un 25 por ciento, estarán gravados con un 30 por ciento", dijo en primer lugar.

"Además -completó- los 300 mil millones de dólares restantes de bienes y productos procedentes de China, que estaban sujetos a impuestos a partir del 1 de septiembre al 10 por ciento, ahora tributarán al 15 por ciento. ¡Gracias por su atención a este asunto!"

Los chinos también resolvieron incluir entre los aranceles la reanudación de tarifas adicionales del 25% o del 5% a los vehículos importados y componentes de fabricación estadounidense a partir del próximo 15 de diciembre.

La medida busca impactar en el sector automotriz estadounidense, clave para este país, y se suma otra tomada a principios de este mes que suspende las compras de productos agrícolas de EEUU.

El Gobierno estadounidense había anunciado el pasado 1 de agosto de la imposición de nuevos aranceles del 10 % sobre importaciones chinas valoradas en 300.000 millones de dólares a partir del 1 de septiembre, a pesar de que las negociaciones comerciales entre los dos países siguen todavía en pie.

Poco después, Washington anunció que retrasaba hasta el 15 de diciembre parte de la subida de aranceles que entrarían en vigor en septiembre, un alivio temporal con el que Washington pareció reflejar su preocupación sobre el impacto que la guerra comercial con el gigante asiático tiene en la economía nacional, que ha ido creciendo en los últimos meses.


China Comercio Internacional EE.UU.