ECONOMÍA

Comarca Andina: cerraron 59 establecimientos y dicen que el turismo funciona a pérdida

El nivel de ocupación hotelera durante el verano fue tan sólo del 29% por la contingencia sanitaria del hantavirus. Durante la temporada de invierno los números tampoco fueron buenos y varios comercios de la zona tuvieron que cerrar sus puertas por no poder afrontar el pago de los servicios.

10/11/2019 02:00

Después de una muy mala temporada de verano, no se pudo remontar durante el invierno en la región.

3.633

La situación dentro de la zona de Esquel y toda la Comarca Andina es crítica. Pese al impulso que se le dio a la temporada de invierno a través de la nueva concesión de La Hoya y la promoción de diferentes eventos en la región, los números de ocupación hotelera estuvieron muy por debajo de lo que habitualmente se registra para estos meses.

A raíz de ello desde la Cámara de Turismo de Chubut advirtieron que en la región y zona de influencia han cerrado más de 59 establecimientos hoteleros y comercios a raíz de las dificultades para poder afrontar los servicios. Además de la merma que ha habido del turismo como consecuencia de las dificultades económicas que atraviesa el país y los coletazos que persisten de la contingencia sanitaria del hantavirus que estalló entre los meses de diciembre de 2018 y marzo de 2019.

Fue en ese marco donde por ejemplo semanas atrás en la localidad de Lago Puelo se sancionó la Emergencia Laboral. Desde el Municipio anticiparon que “la medida fue tomada considerando la situación socio económica de la población, agravada por los efectos del hanta virus, la inflación y la depreciación del peso, que producen aumentos en los precios de la canasta básica, sumado a la poca oferta laboral”.

El propio intendente Ibarra dijo que “la nueva declaración se suma a otras disposiciones adoptadas desde principios de año para acompañar a los sectores productivo, turístico y comercial. Además, se realizó una bonificación de impuestos, lo que implicó absorber un impacto de 7 millones de pesos. También estamos ayudando con una importante moratoria y venimos trabajando para no generar un impacto impositivo en el próximo presupuesto”, agregó.

Respecto a la última resolución, precisó que del mismo modo “fue observada la contingencia actual en relación al sector de trabajadores temporarios o changarines, quienes históricamente subsisten realizando trabajos generados por el turismo, la producción y la inversión en la construcción básicamente, y que no encuentran hoy oportunidad de empleo”.

El vicepresidente por la Comarca de la Cámara Argentino de Turismo de Chubut, Miguel Sosa, quien reside en la localidad de Lago Puelo, explicó que la sanción concreta de la Emergencia en el pueblo está lejos de resolver la problemática. “Es razonable que se declare la Emergencia Laboral, la región viene de un verano que se perdió por la contingencia sanitaria y de una temporada de invierno que siempre es corta, pero ayuda para dar el tirón al verano, que también se perdió por la contingencia política, social y económica hizo que la cantidad de pasajeros que por lo general nos acompaña de la costa de Chubut y de Santa Cruz este invierno no lo tuviéramos”.

Aseguró que esta coyuntura hizo que “desde el sector turístico y comercial se perdieran puestos laborales. La contracción de la obra pública hizo que también se resintiera toda lo laboral en toda la Comarca, el corredor”. El corredor de la Comarca abarca desde Río Negro en la localidad de El Bolsón hasta Corcovado, incluyendo puntos turísticos como Esquel, Trevelin, Epuyén o Lago Puelo.

Sosa explicó que “nosotros advertimos sobre las consecuencias que íbamos a tener respecto a la contingencia sanitaria. Y la lamentablemente no nos equivocamos en ese análisis. En ese principio los comerciantes y los que generan empleo con el turismo advertimos que no solo no íbamos a poder a pagar los impuestos, sino que pasando marzo no se iban a poder pagar los servicios. Y eso hizo que más de 59 establecimientos de la región tuvieran que cerrar sus puertas por no poder mantener el servicio de gas en los últimos tres meses”.

“Entre el Bolsón y Corcovado vivimos 120 mil personas y más de 75 mil vivimos del turismo directa o indirectamente. Hay 12 mil camas alojamiento. El cierre del verano con 29% de ocupación, por debajo del 46% que es el punto de quiebre. Todos tuvimos que sacar dinero de otro lugar para sostener nuestros establecimientos. Y es una realidad a la que no escapa nadie”.

Sobre la temporada de invierno que finalizó recientenmente, el empresario hotelero expresó: “Normalmente en invierno son las vacaciones de la provincia. El clima social y de incertidumbre de la sociedad hizo que no nos visitaran en la región. Y ese pico que se espera más allá de lo que ocurre con el Centro de Actividades de La Hoya no compensa el alojamiento de 3.000 camas que necesita Esquel, mas 5.000 de la Comarca Andina. No se tuvo el nivel de ocupación que se necesitaba para compensar en cierta forma el déficit del verano que fue tremendamente grande”.

Por ello volvió a puntualizar que medidas como la emergencia laboral sancionada en Puelo necesitan de políticas activas que incentiven directamente al turismo y generen puestos genuinos de empleo. “Entendemos la buena voluntad de los políticos, pero la realidad que si no hay actividad económica y no se genera un ingreso genuino, por mas plan económica o suspensión de tasa no se puede. La gente hoy no está pudiendo pagar los servicios. No hay ninguna chance de superar esta situación si no mejora la economía”.

Sosa acotó en esa dirección que “son herramientas de los municipios para fondos, se utilizan como la emergencia. Entendemos que las emergencias apuntan a eso y si es para un fondo para inyectar dinero en la comunidad para mejorar la actividad bienvenido sea. Pero son paliativos, estas situaciones son como aspirinas cuando necesitas otro nivel de atención, que tiene que ver con motorizar la actividad. Esta región no tiene otra chance que vivir de lo económico que te aporte fundamentalmente la actividad turística. No hay industria pesada, minera, maderera, agrícola, no hay economías de escala. Hay producción familiar, no se genera riqueza con los cultivos”.

Y concluyó: “La coyuntura económica del país no está ayudando, muchos colegas no pueden llegar a fin de año. Nosotros lo advertimos en la mesa de Patagonia que se hizo en enero en Madryn con la visita de Macri. Y advertimos sobre las consecuencias que íbamos a tener respecto a la contingencia sanitaria. Y lamentablemente no nos equivocamos en ese análisis”.