POLICIALES

Manuel Colón, acusado de asfixiar a una anciana, había sido liberado porque fue visto “mejorado”

La historia de Manuel Adrián Colón, uno de los imputados por el robo seguido de muerte de Beryl Williams en Puerto Madryn, tiene varios antecedentes. Condenado por un crimen en 2007 y detenido por varios delitos, había sido liberado por el juez Nieto Di Biase que lo vio en la calle “mejorado y distinto”.

07/01/2020 02:00

3.820

Uno de los tres individuos imputados por la muerte de la octogenaria Beryl Williams de Puerto Madryn el pasado fin de semana, fue protagonista de una particular historia hace exactamente cuatro años y un día. Es que en aquella ocasión, Manuel Adrián Colón, había sido liberado por el juez de Trelew, Marcelo Nieto Di Biase, quien lo había visto ”mejorado en la calle”.

Colón era un tradicional habitué de los tribunales de Trelew, incluso por un homicidio, mediante el cual fue condenado. Pero en esa audiencia del 7 de febrero de 2016, Di Biase lo dejó libre luego de haber sido imputado de intentar robar –con otros dos cómplices: Ángel “Bebito” Gómez y Miguel Ramón- la casa del por entonces ministro del Superior Tribunal de Justicia, Jorge Pfleger en esa ciudad en septiembre de 2015. A sus dos socios le dieron prisión domiciliaria, pero a Colón, la libertad.

Tamaña decisión del magistrado antes mencionado generó no sólo la viralización de la noticia a nivel nacional, sino el pedido del fiscal Sergio Ferrín de otra audiencia, pero de revisión de la medida. En ésta, los jueces Sergio Piñeda y Mirta Moreno cambiaron la medida y lo dejaron preso en su casa, de la que se escapó para cometer otro robo pero en Playa Unión, meses después.

Sin embargo, en esa audiencia preliminar en Trelew de 2016, lo destacable fue la liberación de Manuel Colón a pesar sw que irían a juicio oral por el hecho. Antes de esa audiencia, los abogados defensores pidieron la libertad para sus clientes en sucesivas audiencias de revisión de la prisión preventiva, pero tres magistrados –Ivana González, Sergio Piñeda y Mirta Moreno- la rechazaron.

Ramón, en este caso Miguel, no poseía condenas firmes pero si tres causas penales acumuladas que se encontraban abiertas, entre ellas por portación de una pistola 9 mm. Gómez se hallaba en libertad asistida al momento del robo. Y Colón fue considerado reincidente por el Ministerio Público Fiscal representado por el fiscal Sergio Ferrín.

Había ultimado de varios balazos –dos mortales en la cabeza- a Jonathan Haro en enero de 2007 luego de haber tenido un altercado a la salida de un boliche que ese años aún mantenía sus puertas abiertas en Yrigoyen y Soberanía Nacional. Por ese hecho, en diciembre de 2007, fue condenado a 9 años de prisión. Al momento del intento de robo en la casa de Pfleger estaba en libertad condicional, cumplimentando los últimos meses de su condena.

Para el fiscal general Ferrín, el intento de robo en la casa de Pfleger fue caratulado como robo en carácter de tentativa, doblemente agravado por ser en poblado y en banda, con escalamiento. Teniendo en cuenta que los tres imputados se encontraban seriamente comprometidos con la Ley habida cuenta de sus antecedentes delictivos, y que por ello en el juicio oral y público era esperable una condena de cumplimento efectivo por lo que quedó latente el peligro de fuga, Ferrín le pidió al juez Nieto Di Biase la continuidad de la prisión preventiva. El juez de Garantías morigeró la situación de dos de los detenidos mediante el arresto domiciliario y la libertad para el que había cometido un homicidio en el 2007.

Los abogados defensores Abdo Manyauik (asistía a Ramón) y Javier Allende (defendía a Gómez y a Colón) cuestionaron que fueran tenido en cuenta los antecedentes penales de sus defendidos tal como los planteó el fiscal Ferrín. También se quejaron de la calificación legal escogida por el representante del Ministerio Público Fiscal y realizaron observaciones respecto de la feria judicial y la convocatoria de la audiencia preliminar.

“Lo vi mejorado en la calle”

Al momento de su resolución, el juez de garantías Nieto Di Biase se refirió a una situación que él mismo calificó como “anecdótica” pero que fue determinante para que Colón –el autor del crimen de Jonathan Haro- recuperara la libertad hasta el juicio oral y público.

Dijo habérselo cruzado en la calle unos días antes del intento de robo en la casa de Pfleger. “Vivimos en la misma comunidad y a usted lo conozco desde hace diez años. Sabemos que estuvo en conflicto con la ley pero esa vez en la calle lo vi mejorado y distinto. Sé que cometió un homicidio, pero al momento de esta audiencia, a la pena ya la cumplió. Si tuvo deslices, puede mejorar. En lo personal hago votos para que siga un camino distinto, como cuando lo vi, que había mejorado. Me gustaría que cambie su actitud personal. Por eso le doy mi voto de confianza. Pero la confianza se da una sola vez, porque si lo veo aquí de vuelta no voy a tener la misma actitud. Usted ya cumplió con su condena y ahora debo presumir de su inocencia y en tal caso, que se demuestre lo contrario en el juicio oral y público. Por eso voy a disponer de su libertad”, dijo Di Biase. Los otros dos imputados quedaron con arresto en su domicilio.

Cúmulo de causas

Ante ello, el fiscal Ferrín pidió una audiencia de revisión. Le fue otorgada y estuvieron Sergio Piñeda y Mirta Moreno. Le revocaron la libertad a Colón y lo enviaron preso, pero a su casa. Los magistrados consideraron que Di Biase dictó una resolución “arbitraria, subjetiva y que no se usó la sana crítica racional sino la convicción personal”.

La jueza Moreno dijo que fue un error cometido por Nieto Di Biase. Pero al mismo tiempo lo justificó ya que pudo ser “debido al cúmulo de causas que tuvo que resolver ese día”. En el mismo sentido Piñeda votó a favor de la prisión de Colón y dijo sobre su colega: “Sus apreciaciones fueron netamente personales. Por las características del hecho, donde hubo robo, daño, fue en poblado y en banda”.

Pero Colón no se quedó en su domicilio del barrio Progreso de Trelew. A fines de julio de 2017 fue aprehendido robando en Playa Unión. Y quedó alojado en una celda de la Comisaría del balneario. Colón, solicitó ir a la Alcaidía de Trelew porque el calabozo de la Comisaría de Playa Unión era “muy chico” y allí, el día que estuvo detenido, “pasó mucho frío”. Lo autorizaron. Hasta que recuperó su libertad

De nuevo

El 24 de diciembre de 2017 el juez César Zaratiegui determinó la prisión preventiva por cuatro meses de Leonardo Mercado, Mauro Cornejo, Oscar Fritz, César Matías Santucho, Rubén Velázquez y Manuel Adrián Colón como integrantes de una asociación ilícita, concursando con robos agravados y robos en poblado y en banda, que suman doce hechos presentados por los fiscales Fabián Moyano y Griselda Encinas.

Conformaban una banda integrada además por otras cuatro personas que estaban prófugas: Celso Nahueltripay, Miguel Ramón, Leandro Ramón y Rodrigo Ramón.

La resolución del magistrado trelewense se produjo luego de más de 40 allanamientos realizados el 18 en esa ciudad en donde se colectaron vehículos, teléfonos celulares, prendas, armamento y otros accesorios. Sin embargo, pasado ese tiempo, recuperaron su libertad ambulatoria.

Entre los diez acusados por esta asociación ilícita, tres están imputados del homicidio en ocasión de robo de la anciana de Puerto Madryn, Beryl Williams, a la que la golpearon en su cuerpo y cabeza, la maniataron y amordarazon, por lo cual la mujer murió asfixiada. Resta aguardar si el proceso incluye más beneficios.