POLICIALES

Abusos en CAPDIM: seis años para el imputado

El panadero y pastor Sergio Chapingo fue condenado a seis años. Irá a prisión una vez que el fallo esté firme.

05/03/2020 02:00

803

Un tribunal de enjuiciamiento emitió la sentencia mediante la cual impuso una pena de seis años a Sergio Oscar Chapingo, un maestro panadero y pastor evangélico, que cumplía tareas en el Centro de Atención para Discapacitados Mentales en Trelew. No obstante ello, continuará detenido en su domicilio hasta que el fallo adquiera firmeza.

De acuerdo a lo resuelto, el tribunal (compuesto por los jueces César Zaratiegui, Sergio Piñeda y Gladys Olavarría) falló condenando a Sergio Oscar Chapingo a la pena de seis años de prisión de efectivo cumplimiento, accesorias legales y costas, por hallarlo autor penalmente responsable del delito de abuso sexual simple agravado por su condición de ser encargado de la educación de sus víctimas, tres hechos cometidos en el interior de la institución CAPDIM durante el año 2018 que concursan realmente en el artículo 119 primer párrafo en función del último párrafo y el inciso b del cuarto párrafo, todos del mismo dispositivo penal, artículos 45 y 55 del Código Penal.

Por otro lado, y tal lo dado a conocer en el veredicto el cuerpo colegiado decidió absolver a Chapingo por otros dos hechos de los que había sido acusado, calificados como abuso sexual simple y un hecho de coacción agravada por uso de arma en calidad de autor, señaló una gacetilla oficial de la Fiscalía de Trelew.

Nueve años

Cabe destacar que el Ministerio Público Fiscal representado por el fiscal general Arnaldo Maza y el funcionario de fiscalía Enrique Kaltenmeier durante el juicio había solicitado la pena de nueve años de prisión, mientras los defensores Matías Crespo y Rodrigo Miquelarena pidieron se aplique la pena mínima de tres años. Del mismo modo, los jueces determinaron el mantenimiento de la medida de coerción en la modalidad de arresto domiciliario que viene llevando adelante el imputado, lo que se mantendrá hasta que la condena quede firme.

Chapingo, si bien no contaba con una documentación que acredite sus conocimientos como docente, lo cierto es que fue contratado por la institución a los efectos de impartir educación a los aprendices, para lo cual contaba con la idoneidad del oficio de acuerdo con el gremio, recibiendo incluso la denominación formal de maestro panadero, según se señaló durante las audiencias desarrolladas en los tribunales de Trelew por este sensible caso.