SOCIEDAD

Los artistas hacen más llevadera la cuarentena

Los artistas populares de la Comarca Andina que cada día se las ingenian para “alegrar un poco más la vida de quienes padecen la cuarentena y solo pueden comunicarse desde el facebook en tiempos del coronavirus.

24/04/2020 02:00

A pesar de la pandemia, Fátima Calfulef sigue enamorando con su voz.

1.269

Desde la intimidad de su hogar en el barrio Usina, acompañado de su enorme acordeón, Julio Cahuimpan se despide en cada jornada con alguna ranchera, chamamé o pasodoble, deseando buenas noches a sus vecinos de El Bolsón, quienes lo siguen a través de las redes sociales. Incluso, a pedido de sus fans, no duda en agregar alguna cumbia o un tango.

Un poco más al sur, en Lago Puelo, Fátima Calfulef muestra fotos del paisaje otoñal en la cordillera y agasaja a sus seguidores con su privilegiada voz con temas románticos del cancionero mexicano. A falta de escenarios por la pandemia, la jovencita se las arregla para comunicarse con su legión de seguidores de toda la Patagonia.

Desde El Maitén, Raúl Entraigas ya es un clásico del cancionero popular, recorriendo un vasto repertorio de décadas pasadas, donde no faltan autores de la talla de Aldo Monges, Víctor Heredia y Facundo Cabral.

A la distancia, Félix Huincalef es otro maitensense radicado en Puerto Madryn, quien desgrana a trovadores del cancionero patagónico, como Marcelo Berbel.

Son algunos de los artistas populares de la Comarca Andina que cada día se las ingenian para “alegrar un poco más la vida de quienes padecen la cuarentena y solo pueden comunicarse desde el facebook en tiempos del coronavirus.

Gracias a ellos por estar presentes en tiempos difíciles. Ya vendrá la etapa de poder volver a disfrutarlos en alguna fiesta por nuestra zona”, expresó ayer una conductora radial que sigue la trayectoria de los músicos regionales.

De igual modo, hay artesanos, cocineros y productores que también muestran sus cualidades al resto de pobladores en su encierro obligatorio, incluyendo recetas para elaborar en casa con elementos básicos o múltiples alternativas para sostener la economía en el marco de la actual crisis sanitaria.

Acciones solidarias

También aparecen acciones solidarias, como la vecina de El Hoyo, Leslie Suarez, quien montó una despensita sobre la ruta nacional 40, a la altura de El Pedregoso, donde ofrece artículos en forma gratuita a sus vecinos que “están pasando por un mal momento”, incluyendo las frutas y verduras de su propio huerto.

Acciones similares se repiten en cada pueblo de la comarca. Por ejemplo, la filial de River Plate está reuniendo artículos de primera necesidad, incluyendo leña, para familias sin recursos de El Bolsón y Lago Puelo. De igual modo, en cada junta vecinal de El Bolsón hay campañas en marcha reuniendo alimentos, además de los comedores comunitarios donde se cocina cada mediodía para llevar viandas a los hogares de las personas mayores o madres sin recursos.

No la dejaron entrar

En otro orden, una empleada judicial protagonizó una tensa situación en el retén policial de ingreso a El Maitén, cuando intentó ingresar por un motivo personal.

Según se indicó oficialmente, el incidente se produjo a las 22 del miércoles, cuando la mujer, quien reside en El Bolsón, intentaba llegar al pueblo ferroviario con la premisa de visitar en el hospital a uno de sus padres, internado por un problema de salud.

Los uniformados le hicieron conocer la disposición que ordena “el aislamiento obligatorio de 14 días a toda persona que ingresa proveniente de la provincia de Río Negro”, sostenida también por el director del hospital Mariano Noveau.

La medida fue rechazada por la funcionaria de la fiscalía regional chubutense, quien estaba acompañaba por otras tres personas, al tiempo que llamó al comisario de El Maitén para advertirle que al día siguiente “iba a radicar una denuncia, ya que los doctores Oro y Díaz Mayer (fiscales) consideraban la postura adoptada como una ilegalidad y que ello solo ocurría en esta localidad, ya que en otras jurisdicciones nunca se le impidió transitar libremente”.

Desde la comisaría local se aclaró que “esta persona ni siquiera contaba con los certificados habilitantes para tal actividad en este marco de la contingencia y solo tenía en su poder una autorización emitida por el Poder Judicial que, según ella, la facultaba para transitar libremente, volviendo a hacer hincapié en considerar como actos abusivos que las autoridades de Salud y la policía no le permitan el ingreso”. En definitiva, la mujer “optó por retornar a la ciudad donde registra domicilio”.#