PAÍS & MUNDO

Donald Trump negó participación norteamericana en la última agresión a Venezuela

El presidente de los Estados Unidos negó este martes que su país está implicado en una fallida incursión marítima a Venezuela, ocurrida la madrugada del pasado domingo 3 de mayo.

05/05/2020 14:49

893

"No tiene nada que ver con nuestro Gobierno", dijo el mandatario estadounidense, al referirse a lo acontecido en Venezuela, en declaraciones a periodistas en la Casa Blanca.

En el contacto con la prensa, Trump aseguró: "Acabo de ser informado" sobre este hecho.

Trump formuló esta declaración luego de que este lunes, el dignatario de Venezuela, Nicolás Maduro, señalara que uno de los detenidos por el intento de incursión, de apellido Baduel, afirmó que entre los integrantes de su grupo había dos ciudadanos estadounidenses miembros del equipo de seguridad personal del presidente de los Estados Unidos.

Los dos estadounidenses que formaban parte del grupo y que fueron detenidos por las autoridades venezolanas son Luke Alexander Denman y Airan Seth Berry.

En otro orden, Trump prometió informar de manera "muy definitiva" los orígenes del coronavirus.

"Lo haremos dentro de un tiempo", indicó, sin ofrecer mayores precisiones, indica una agencia internacional sitada por medios on line.

El pasado jueves, Trump afirmó estar seguro de que el covid-19 se originó en un laboratorio de Wuhan.

Sostuvo que es posible que Pekín, o no pudo contener el brote, o dejó que el virus se propagara.

Por su parte, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró el pasado domingo que existe una "evidencia enorme" de que el coronavirus se originó en un laboratorio de Wuhan.

"China tiene un historial de infectar al mundo, y tiene un historial de gestión de laboratorios de calidad inferior", destacó Pompeo. "Estas no son las primeras veces que el mundo ha quedado expuesto a un virus como resultado de fallos en un laboratorio chino", añadió el alto cargo.

Las agencias de inteligencia de los Estados Unidos, a su vez, refutaron una teoría conspirativa al afirmar que el nuevo coronavirus "no es artificial ni genéticamente modificado", pero dijeron que siguen estudiando la hipótesis de Trump y sus asesores de que la pandemia podría ser producto de un accidente en un laboratorio chino.