PROVINCIA

De Boca en Boca y #DesdeElTwitter

ATECh pide por una docente que hace cuatro años vive en España y ya le costó al Estado más de 4 millones en sueldos. El Banco del Chubut despidió a su último gerente general. Hay 540 empleados del Estado enganchados con los sueldos de la Justicia, dice la camarista Carina Estefanía. Y más.

25/05/2020 02:00

Trabajadora. El pedido de ATECh para que una maestra siga de licencia pero cobrando en España.

11.835

Con sordina por los efectos de la pandemia, la disputa entre el Ministerio de Educación y los gremios docentes nunca decae y siempre tiene algún capítulo nuevo. El último podría explicar, en parte, la reaparición pública del secretario general de la ATECh, Santiago Goodman, que volvió a cargar contra el Gobierno por el atraso en el pago de sueldos, pero que también le dedicó algunos dardos venenosos al ministro de Educación, Andrés Meiszner.

Algunos creen que la tensión entre Goodman y Meiszner aumentó cuando el ministro le bochó hace algunas semanas unas de las tantísimas licencias de docentes pedidas especialmente por el gremio, que habitualmente pasan sin demasiados obstáculos por el área de Licencias del ministerio.

Pero resulta que a Meiszner le pareció un poco mucho que la ATECh, por cuarto año consecutivo, solicite una licencia anual especial con goce de sueldo (más de $ 100 mil en bruto por mes) para una docente que hace cuatro años vive en España.

Sí, así como se lee: se trata de una docente oriunda de Trelew (aunque hasta que estuvo en la provincia tenía horas asignadas en una escuela de Comodoro Rivadavia y en otra de Cerro Radal, en la Cordillera) que en 2015 solicitó a través de la entonces secretaria general de la ATECh, Estefanía Aguirre, una licencia de estudios para irse a Madrid, la capital de España.

El pedido de “beca” se repitió todos los años y siempre fue aprobada por los ministros y ministras que pasaron por el cargo. La docente en cuestión, inclusive, se mudó de Madrid a Barcelona, en donde reside actualmente, para estudiar antropología y escribir un libro (según dice el pedido e licencia), siempre con el goce de la licencia especial y cobrando su salario religiosamente, aunque en el último tiempo con atraso.

Además, en su nueva vida en España desarrolló una veta espiritual y hasta organizó jornadas de “masajes holísticos sensitivos” y “limpieza energética con baño de Gong” en Castelldefels, una comuna cercana a la capital catalana.

La cuestión es que enero pasado, Goodman volvió a pedir este beneficio para todo el ciclo 2020 y Meiszner, sin vueltas, lo rechazó. Al ministro –dicen en los pasillos- le hizo ruido que el Estado le haya pagado más de 4 millones de pesos en sueldos a una docente que hace cuatro años no vive en el país y que tampoco nunca justificó su “licencia de estudios”.

De cualquier modo, la docente en cuestión no se olvida de su terruño y sigue de cerca la lucha de sus compañeros docentes del otro lado del Atlántico. Es más, la semana pasada posteó en su muro de Facebook un mensaje recurrente de los empleados estatales: “Nos deben los sueldos de marzo y abril, necesitamos que Nación haga algo, #ArcioniNo Cumple”.

Echaron a un gerente

El desembarco del economista Javier Alvaredo como nuevo mandamás del Banco del Chubut fue más que ruidoso, inclusive antes de su llegada. Aunque su pliego para ser presidente del Directorio de la entidad crediticia provincial duerme en Legislatura a la espera de ser aprobado, Alvaredo asumió como director “a cargo” de la Presidencia y viene tomando decisiones sin pausa.

Una de las primeras fue designar a Gustavo González, un hombre cercano a él, como nuevo gerente general del Banco. Estuvo todo tan agitado en las últimas semanas que pocos repararon en el predecesor de González, Carlos Ravenna, seguía dando vueltas por la entidad.

Resulta que Ravenna, oriundo de Mar del Plata, había sido designado en planta permanente de la entidad, entonces no se quería ir si no había un despido formal.

Parece que a Alvaredo le hizo ruido que el desplazado gerente general “costara” unos 8 millones de pesos para prescindir de sus servicios. La cuestión es que en el medio de todo surgió un viejo tema por una presunta negligencia en su gestión y el viernes pasado, Ravenna fue despedido con causa.

Un tema vinculado que trascendió en la semana: la mayoría de los gerentes generales que fueron puestos en sus lugares por los presidentes de turno, se terminaron yendo con reclamos judiciales que le costaron varios millones al Banco.

Por eso, aseguran ahora, el nuevo gerente general estará en su puesto con un contrato laboral que expirará al finalizar su gestión.

A los gritos

Hablando de Alvaredo, el viernes corrió el rumor que se había agarrado a trompadas con Rubén Despo, director del Banco en representación de la Bancaria. Varios testigos confirmaron a este diario que fue una exageración: que no hubo trompadas, ni sangre ni denuncia en la Fiscalía.

Al parecer, Alvaredo y Despo levantaron un poco la voz en un pasillo y varios empleados dieron cuenta de la situación. Los indiscretos que nunca faltan contaron que Despo estaba enojado con Alvaredo por un tema vinculado a los seguros del Banco. Al parecer, alguna decisión del nuevo presidente interfirió con algún interés del gremio o de alguno de sus directores. Nada grave.

Dicen que el martes se reunirán para destrabar el tema, que involucra al Broker Patagonia Seguros, propiedad del Estado provincial.

Sesión con tapabocas

Los diputados provinciales programaron para mañana la segunda sesión ordinaria en tiempos de pandemia, con el mismo mecanismo implementado en la anterior: poca gente en el recinto, sin servicio de cafetería y con pocos asesores en la casa.

Pero nada está garantizado porque el gremio que aglutina a los empleados legislativos (APEL), manifestó que continúan con las medidas de fuerza mientras no perciban sus haberes.

Hay que recordar que, salvo muy pocas excepciones, la gran mayoría está encuadrada en el rango 4 (es decir, cobran de bolsillo más de 150 mil pesos), que hasta ahora no cobró su salario de marzo.

¿Habrá sesión?

Desmesurada

El cruce del gobernador con el Superior Tribunal de Justicia mereció en los últimos días una dura respuesta de Mario Vivas, el titular del STJ. Sin ahorrar palabras y críticas al posicionamiento del gobernador, la respuesta de Vivas estuvo bien encuadrada dentro de la institucionalidad.

Lo que rozó la desmesura fueron los comentarios que hizo esta semana que pasó la presidenta de la Asociación de Magistrados y Funcionarios Judiciales de Chubut, la camarista Carina Estefanía, que salió a hablar de las “salidas constitucionales” a la crisis con una liviandad y un tono dos pisos por encima del resto de los mortales que causó rechazo, inclusive en aquellos que no quieren saber nada con Arcioni.

Los comentarios de Estefanía merecieron una respuesta pública del ministro de Gobierno, José Grazzini, que los tildó de “antidemocráticos”.

La Asociación de Magistrados, que hace las veces de “sindicato” de algunos jueces, fiscales, defensores y profesionales del Poder Judicial de Chubut, ya se enfrentó otras veces con el Superior Tribunal por el tema salarial pero ahora venía levantando el tono contra el Poder Ejecutivo por el atraso en el pago de sueldos.

Agitar el fantasma del juicio político, la intervención federal o la revocatoria de mandato desde la punta de la pirámide salarial es absolutamente imprudente. Sobre todo viniendo de un sector que sigue estando muy cuestionado por gran parte de la sociedad.

En una entrevista con Cadena Tiempo, Estefanía no bajó en nada el tono de sus declaraciones sobre las salidas constitucionales y aclaró que ella no era ni golpista ni antidemocrática: “En mi vida personal y profesional he dado cuenta de lo contrario. Me coloca en una situación incómoda porque tengo que explicar aquello que pareciera que no fuera necesario hacer. Lamento que la respuesta a un planteo institucional sea un ataque personal”, se quejó Estefanía.

En la misma entrevista en Cadena Tiempo, la titular de la Asociación de Magistrados justificó el no pago de Ganancias por parte de los magistrados, aunque aclaró que los que ingresan ahora ya deben pagar el impuesto: “Hay un porcentaje de funcionarios y magistrados que ya pagan Ganancias. Todos los que van ingresando o ascendiendo en su carrera profesional de 2017 a la fecha pagan el impuesto. La idea es que, en un breve lapso, a medida que se vayan jubilando y cubriéndose los cargos, todo el mundo va a pagar Ganancias”, dijo Estafanía.

También defendió el nivel salarial de los judiciales: “Tenemos sueldos que responden a nuestras obligaciones y nuestra función. Los magistrados somos los que protegemos y garantizamos los derechos de la gente: libertad, salud, la vida, etcétera”, dijo.

También les tiró un palo a los funcionarios del Ejecutivo que cobran salarios con el régimen de la Justicia: “Hay 540 funcionarios que cobran como nosotros”, aseguró. Se refería a los cargos de Fiscalía de Estado, Oficina Anticorrupción, Tribunal de Cuentas y otros organismos del Estado que están “enganchados” a los salarios del Poder Judicial.

Maderna, enojado

El intendente de Trelew, Adrián Maderna, aportó un nuevo punto de conflicto entre los municipios y el Gobierno provincial. Y se suma a lo expresado por los legisladores provinciales que se quejan de la falta de diálogo e información desde el Ejecutivo Provincial.

El viernes pasado en Casa de Gobierno, consultado puntualmente por el ministro que “no atiende el teléfono ni para decir no”, como el mismo intendente había ironizado, Maderna aclaró que tanto con el titular de la cartera de Salud, Fabián Puratich, como el de Seguridad, Federico Massoni, no tienen inconvenientes en dialogar con él.

Pero parece que no ocurre lo mismo con Cecilia Torres Otarola, la ministra de la Familia, a quien le pidió que al menos levante el teléfono o colabore con su presencia.

Confusión y nueva normalidad

Los tires y aflojes entre el municipio de Trelew y la Provincia no pasan inadvertidos. Puntualmente por los términos en que Trelew flexibiliza la cuarentena teniendo en cuenta la situación epidemiológica. No tener nuevos casos permite avanzar. Pero los protocolos que va armando el equipo de Maderna deben ser corregidos todo el tiempo porque el Ministerio de Salud dispone otras medidas a las que la ciudad tiene que adherir o no, según corresponda.

El intendente se mostró molesto con esta situación que se va dando en forma dinámica. Admitió que “hay que aceitar el mecanismo con Provincia” porque más de una vez se enteró “por los medios” la voluntad del gobernador Mariano Arcioni con tal o cual actividad.

El viernes confirmó que se extenderán los días y horarios de caminatas individuales, reabrirán los gimnasios que no compartan maquinarias (como spinning y pilates), tenis, paddle, natación, yoga, danzas y musculación.

Además, la coordinadora de Salud, Cecilia Vera, por primera vez habló de deportes colectivos como el fútbol y el rugby. Les sugirió a los responsables de estas disciplinas que le acerquen un protocolo y se decidirá si pueden comenzar o qué cuestiones hay que ajustar.

Reclamos desde la Meseta

Carlos Montenegro, presidente de la Cámara de Comercio, Turismo, Servicios e Industria de la Meseta del Chubut (CAMECCH), salió esta semana a describir el crudo panorama que azota a ese región central de Chubut, que se vio agravado por la pandemia.

“No podemos seguir dependiendo de una economía basada en los sueldos o aportes del Estado”, afirmó Montenegro en una entrevista con Cadena Tiempo.

La CAMECCH nuclea a comerciantes de Gan Gan, Gastre, Paso del Sapo, Lagunita Salada y otros lugares de la Meseta, en donde viven unos 3.500 habitantes. “Somos pocos habitantes pero territorialmente representamos más de una cuarta parte de Chubut. A veces no se tiene en cuenta eso y sólo se menciona la poca cantidad de gente que vive, es como que no nos dan le dan la importancia que merecemos”, se quejó.

Montenegro afirmó que la economía de la Meseta se sostiene en su mayoría con empleo público. “También hay trabajadores independientes, como mecánicos y albañiles, y comercios que en un 90% venden productos de primera necesidad, ya que acá no hay industrias ni empresas, salvo un par de hoteles para alojar a gente que viene a trabajar desde otros lugares”.

“La gente sobrevive, no vive. Y, por su forma de ser y sus costumbres, no tiene la cultura de salir a reclamar. Por eso los comerciantes recurren a nuestra Cámara, y ese fue en gran parte el motivo del surgimiento de nuestra entidad. Tomamos este rol, el de ser la voz de ellos”, comentó.

“Me da bronca e impotencia la situación porque sigo viendo mucha indiferencia de los gobiernos desde hace 30 años”.#

Desde el Twitter