PAÍS & MUNDO

El ex secretario de Estado Colin Powell se suma a los republicanos que no votarán por Trump

En medio de los casi 110.000 muertos que dejó la pandemia y de las crecientes protestas en todo Estados Unidos contra el racismo y la brutalidad policial, el presidente Donald Trump sigue sumando críticos entre los republicanos y hoy el ex secretario de Estado Colin Powell anunció que votará a su rival, Joe Biden.

07/06/2020 14:23

652

"Tenemos una Constitución. Y tenemos que seguir esa Constitución. Y el presidente se está alejando de ellas", sentenció Powell en una entrevista con el canal de noticias CNN, en la que acusó a Trump de "mentir sobre muchas cosas" y recordó que no lo votó en 2016.

Powell, que es afroamericano, apoyó las protestas masivas que se multiplican todos los días en Estados Unidos desde que el lunes 25 de mayo un policía blanco asfixió a George Floyd, un negro de 46 años, cuando lo detenía a plena luz del día en la calle frente a otros tres oficiales que no reaccionaron y a transeúntes que grabaron la muerte.

El ex secretario de Estado de George W. Bush, a quien el mundo aún recuerda por defender la invasión a Irak por la amenaza de armas de destrucción masiva que luego se supo nunca existieron, recordó a los comandantes militares que critican a Trump luego de ser parte de su gobierno.

La semana pasada, el ex secretario de Defensa, James Mattis, fue fulminante con su ex jefe al afirmar que no era "un líder maduro" y acusarlo de "intentar deliberadamente" dividir al país.

Antes, otro general retirado que fue parte del gobierno, el ex jefe de gabinete John Kelly, le había pedido a los estadounidense que "miren con atención a quién" eligieron y advirtió que "la disputa partidaria, la cosa tribal se había descontrolado" en Estados Unidos.

Otro comandante que habló públicamente fue el almirante naval retirado y el hombre que dirigió la operación militar en la que Estados Unidos asesinó a Osama bin Laden, el líder de Al Qaeda, William McRaven.

"Es tiempo de un nuevo liderazgo en este país, republicano, demócrata o independiente", aseguró y agregó que "el presidente demostró que no tiene las cualidades necesarias para ser un buen comandante en jefe".

Colin Powell se declaró "orgulloso" de estos comandantes militares retirados que se expresaron políticamente a solo medio año de las elecciones en las que Trump buscará ser reelecto.

El rechazo de referentes republicanos no es una novedad para el mandatario. De hecho, Trump ganó la candidatura republicana, primero, y luego la Presidencia en 2016 con la oposición declarada de figuras centrales para el partido como la familia Bush, el ex candidato presidencial Mitt Romney y el senador John McCain.

Sin embargo, esta vez, las criticas atentan contra uno de sus mensajes claves de esta campaña: él es el presidente de "la ley y el orden" y el defensor de las fuerzas de seguridad y militares.

"Colin Powell, un verdadero estirado que fue muy responsable de meternos en las desastrosas guerras de Medio Oriente, recién anunció que votará por otro estirado, el dormilón Joe Biden. ¿Powell no había dicho que Irak tenía 'armas de destrucción masiva'? No tenía, pero ahí fuimos a la GUERRA", escribió hoy en Tiwtter Trump, tras la entrevista del ex secretario de Estado de Bush.

De la misma manera, Trump fue desestimando las críticas de ex comandantes militares. Sin embargo, las voces se acumulan mientras él intenta crear la imagen del presidente de las fuerzas de seguridad frente a un supuesto giro a la izquierda del Partido Demócrata.

"¡No solo el dormilón Joe Biden DESFINANCIARÁ LA POLICÍA, sino que también DESFINANCIARÁ A LOS MILITARES! No tiene opción, los demócratas están controlados por la izquierda radical", tuiteó más temprano.

El desfinanciamiento de la policía es uno de los principales reclamos del movimiento Las Vidas Negras Importan (Black Lives Matter) a la cabeza de las protestas que estallaron en todo el país tras el asesinato de George Floyd, un negro de 46 años a manos de policías blancos.

Sin embargo, Biden nunca apoyó esta medida. Ni siquiera la apoyan los dirigentes identificados con el ala más progresista del Partido Demócrata.