DEPORTES

Jessica Millamán, la mujer trans que cambió las leyes en el hockey sobre césped

La jugadora chubutense siente un orgullo enorme por el logro que la tuvo como principal protagonista: el haber cambiado las leyes para convertir al hockey sobre césped en un deporte que mundialmente respeta la Ley de Identidad de Género desde 2015.

27/06/2020 15:15

Jessica Millamán, protagonista principal para que se logre el cambio en el hockey.

2.520

"Al principio no caía de lo que había hecho, hoy estoy totalmente orgullosa de haber aportado un granito de arena para el colectivo LGBTIQ+ hacia una verdadera inclusión en el deporte. Estoy feliz de la vida de haber sido la protagonista", aseguró Millamán, peluquera y modelo publicitaria, en diálogo con Télam.

La lucha de Jessica por jugar en una liga profesional empezó en Chubut, su provincia natal, cuando volvió a practicar la actividad a los 27 años. Hacía 12 años que se había ido de su casa y había pasado por mucho, inclusive tuvo que prostituirse para subsistir. La Asociación Amateur de Hockey sobre Césped y Pista del Valle le negaba la posibilidad de ficharla en el Club Germinal de Rawson argumentando que existían "diferencias físicas". Finalmente, la Justicia ordenó que la dejaran jugar. Ella ya tenía su DNI como mujer.

Desde noviembre de 2015, la Confederación Argentina -como entidad afiliada a la Federación Internacional de Hockey (FIH)- adoptó los lineamientos del Comité Olímpico Internacional (COI) sobre Cambio de Sexo e Hiperandrogenismo.

Aquellas personas que cambien de sexo masculino a femenino "son elegibles para competir en la categoría femenina", afirma el COI, con algunas condiciones: entre otras, que el atleta haya declarado que su identidad de género es femenina y que su nivel de testosterona total en suero esté por debajo de los 10 nmol/L durante al menos de 12 meses antes de su primera competencia.

"El hockey es el deporte que más amo. Este año me iba a anotar en algún club para competir pero me agarró la pandemia. Lo empecé a jugar desde chica porque mis hermanas lo practicaban y a los 10 años dejé porque no me sentía identificada con los varones. También hacía patín a escondidas, porque estaba en una familia muy machista e ignorante, donde el patín y el hockey eran para las mujeres, y el fútbol para los varones. Retomé de grande, con varias cosas resueltas, con el apoyo de mi familia y cuando me llegó el documento de identidad de mujer", relató Jessica.

Sobre la situación del fútbol femenino y Mara Gómez, la jugadora trans a la que todavía no le permiten competir en el campeonato de la AFA, Millamán opinó que "en cualquier rama del deporte se tiene que lograr lo mismo que se consiguió en el hockey".

Jessica Millamán tuvo un 2019 inolvidable. "El año pasado firmé mi primer contrato de alquiler como dice la ley y me puse la peluquería en casa. Además, me salió la publicidad de mi vida como modelo gráfica (es la cara de Dove, la línea de productos de cuidado personal). ¡Un sueño verme ahí! Encima tengo contrato por un año más", contó.

La chubutense, que dio el puntapié inicial para que otras jugadoras trans puedan federarse en la Argentina, destacó que "estoy en un momento de sanación y, con las oportunidades que me vienen, siento que voy sanando cosas del pasado. Lo peor que pasé fue tener que prostituirme de tan chica cuando me fui de casa. Hace 20 años, a nosotras nadie nos daba laburo. Es más, hoy sigue siendo difícil alquilar. Afortunadamente supe revertir lo malo".

Millamán le agradeció a Fernando Gelicich por haberle enseñado una profesión, la de peluquera. "Eso fue lo mejor que me pudo pasar. Me ayudó a salir de todo lo que hacía que no me gustaba. Cumplir metas profesionales también les da una tranquilidad a mis viejos de que estoy bien y voy por el camino que yo tanto quería".

Con respecto al momento en que le entregaron el DNI con su nombre de mujer, Jessica Paola Millamán recordó: "Lo vi como una herramienta más para el respeto. Por ejemplo, cuando iba al médico y pedía que me llamen solo por el apellido, y a propósito la secretaria me decía el nombre. Ahora no le tengo que rogar a nadie. Para muchas amigas fue lo más importante, por una cuestión de respeto a las personas trans. Me dio felicidad ver que lo que decía el documento era lo que yo sentía desde siempre".

"El fútbol me salvó la vida", revela la futbolista trans que espera habilitación de la AFA

La futbolista trans de Villa San Carlos, Mara Gómez, que aún espera la habilitación de la AFA para jugar en la Primera División del fútbol femenino, confesó este sábado que intentó suicidarse en varias ocasiones pero que el fútbol le salvó la vida, al brindarle una contención social y servirle como "escape" a la discriminación.

Mara descubrió el fútbol a los 15 años por medio de una vecina del barrio, la misma que la frenó ante su decisión de quitarse la vida, algo que pensó más de una vez porque desde chica fue víctima de una "gran exclusión" al autopercibirse mujer y darse cuenta que le gustaban los varones.

En uno de esos intentos suicidas, la actual delantera del equipo de Berisso se topó con una de sus verdaderas pasiones: "Una vecina me socorrió. Y en ese período me invitaron mis vecinas a jugar al fútbol. No era algo que me llamaba la atención y lo tomé como una diversión pero con el fútbol encontré un medio de contención social y me ayudaba a olvidar todo lo malo. Me salvó la vida", contó Mara a Télam.

"Las personas trans no tenemos opciones prácticamente, la expectativa de vida es de entre 30 y 40 años, nadie nos da trabajo, nos excluyen desde nuestras familias y hasta en el sistema de salud cuando te atienden mal en un hospital. El mismo hombre hétero cis que te bloquea la posibilidad laboral es el mismo que después te consume en la prostitución, que es una salida que muches encuentran. Se trata de vivir o de morir simplemente, es muy complicado", describió.

Frente a esa cruda realidad, Gómez reclamó: "Una sociedad con oportunidades y que se entienda que la capacidad viene de la cabeza, no de los genitales, y que somos personas".

Este domingo se conmemorará el Día Internacional del Orgullo LGTBIQ+, en recuerdo a los disturbios de Stonewall, Estados Unidos, de 1969 que marcaron el inicio del movimiento de liberación homosexual.?

En el contexto de la pandemia de coronavirus, Mara aguarda una resolución por parte de la AFA para poder jugar el campeonato femenino con Villa San Carlos, lo que "acelera" su ansiedad.

La atacante, de 22 años, admitió que mantuvo un "buen diálogo de acercamiento" con la gente de la AFA y confió en una "resolución positiva" de su situación, mientras afronta los últimos minutos de su otro partido, la carrera de enfemería, que cursa en La Plata con sólo cinco finales para recibir el título.

Con el respaldo de la Ley de Identidad de Género, Mara aseguró que su idea fue "evitar el conflicto en un principio" y apostó a un entendimiento con la dirigencia de la AFA, ya que en la normativa de la FIFA no hay ningún artículo que le impida jugar al fútbol como al resto de sus compañeras.

Es que la Ley de Identidad de Género, entre muchas cosas, establece la obligatoriedad de que las personas trans sean tratadas de acuerdo a su identidad de género autopercibida.

La inclusión de deportistas trans es un debate abierto para las autoridades del mundo del deporte, al punto que el Comité Olímpico Internacional (COI) recomendó que ya no es "necesaria una operación para competir en la rama correspondiente a la identidad de género que expresan" pensando en los países que no cuenten con Ley de Identidad de Género.

Para garantizar el derecho a la competencia deportiva, el COI exige que "las mujeres trans deben mantener sus niveles de tetosrena por debajo de los 10nmol/L durante todo el año previo a la competición".

Gómez, con pasado en la Liga Amateur Platense, se entrena actualmente a la par de sus compañeras por Zoom, con una rutina que les envía la preparadora física de Villa San Carlos, para toda la semana y aprovecha el espacio en su casa para ejercitar con la pelota.

"El fútbol es la mitad de mi vida, cuanto menos juego es mayor la incentivación de hacerlo. Mi deseo como persona y como jugadora es no tener un techo, ni limitaciones de poder jugar. Quiero ser jugadora de AFA para evolucionar", afirmó con entusiasmo y con la esperanza de vestir los colores de San Carlos.

En la liga local pasó por Asociación Iris, Uocra, Cambaceres y AFI Las Malvinas, y en este último club anotó 33 goles en una temporada y conquistó el bicampeonato (Clausura y Apertura 2019).

Su talento y sobre todo su eficacia en el área rival le abrió la puerta en Villa San Carlos, desde donde la llamaron para sumarse a un equipo que se encontraba complicado en zona de descenso a principios de esta temporada, pero que se salvó por la suspensión del torneo debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

"Hoy por hoy continúo como refuerzo de Villa San Carlos, con la pandemia se pausó mi situación. Estamos a la expectativa esperando la resolución. Trato de mantener una cercanía con la dirigencia y todo ha sido positivo. Quiero lograr el objetivo", apuntó.

Sin embargo, su lucha es difícil por el prejuicios culturales y sociales arraigados en la sociedad y cuando la chicanearon con el tema de la "ventaja física", ejemplificó con Lionel Messi, que tiene siete Balones de Oro y mide menos de 1.70.

"Es el mejor de todos pero sin ser físicamente imponente. Tuvo que irse de chico a tratarse para crecer de altura. No es física, es una cuestión de habilidades, por eso me llamaron desde el club", sostuvo.

Igualmente, el apoyo no faltó desde el fútbol femenino: "Tuve muchos mensajes de jugadoras de Primera División, del Ascenso y de afuera pero ninguno del fútbol masculino. Me mandó (un mensaje) Ruth Bravo, una de las figuras de Argentina. Todas ellas me están apoyando. Entienden mi situación porque ellas lo atravesaron por el simple hecho de ser mujer. Ellas pelearon por un reconocimiento para tener un torneo hasta ahora semi profesional".

En la extensa charla con Télam, Mara nunca perdió su buen humor y como cierre, antes de sumergirse en los libros para preparar uno de los finales que le restan, recordó que en sus inicios hizo "varios goles en contra" porque no sabía "ni cómo patear la pelota".

Mara Gómez, espera la habilitación de AFA para poder competir en la Primera División del fútbol femenino

Mara Gómez, espera la habilitación de AFA para poder competir en la Primera División del fútbol femenino