DEPORTES

Paliza en Lisboa: Bayern Munich goleó 8 a 2 a Barcelona

Con dobletes de Muller y Coutinho, más tantos de Perisic, Gnabry, Kimmich y Lewandowski, el equipo alemán humilló al "Barsa" de Messi en el encuentro de cuartos de final de la Champions League que se disputa en Portugal. Espera en semifinales al Manchester City o Lyon que juegan mañana.

14/08/2020 17:48

Imagen viral de Messi en el vestuario, sin entender lo que sucedió.

901



Los goles del conjunto alemán fueron de Thomas Müller (3m. PT y 30m. PT), Iván Perisic (21m. PT), Serge Gnabry (30m. PT), Joshua Kimmich (17m. ST), Robert Lewandoski (36m. ST) y Philippe Coutinho (40m. ST y 43m. ST). Para Barcelona marcaron David Alaba (7m. PT), en contra, y Luis Suárez (12m. ST).

La goleada dejó una marca en el propio Messi, que nunca había recibido cinco goles o más con la camiseta de Barcelona desde su debut en 2003. Y a su vez fue la primera ocasión en la que los catalanes sufrieron cinco o más en la Liga de Campeones.

Barcelona llevaba varios años sin sufrir ocho goles, ya que la última vez fue en 1946 contra Sevilla (8-0) en la Copa del Rey.

Además, la goleada dejará una importante sangría en el plantel, con la inmediata salida del cuestionado entrenador, Quique Setién, quien nunca dio en la tecla, y posiblemente con las idas de referentes como Gerard Piqué y Sergio Busquets.

La incógnita que se abre es qué hará Messi, enfrentado a la dirigencia culé desde hace algunos años, con muchas idas y vueltas, y que siempre reclamó puertas adentro mayores esfuerzos económicos para formar un plantel competitivo a nivel europeo.

Por su parte, los conducidos por Hans-Dieter Flick se enfrentarán el miércoles próximo contra el vencedor de Olympique de Lyon y Manchester City, que jugarán mañana también en Lisboa.

Bayern Münich estableció de movida las condiciones de disputa: velocidad, presión alta y ataques masivos -por momentos tuvo seis futbolistas en llegada al arco de Marc-André ter Stegen- ante Barcelona, netamente dependiente de Messi y las apariciones individuales de otras figuras.

Las posesiones cortas y verticales se convirtieron en un arma imposible para una defensa sin demasiados reflejos, con la salvedad de Gerard Piqué cuando actuó en las alturas, y a las que se les sumaron una marca insoportable cada vez que la pelota cayó en los pies de Messi o más atrás en el joven Frankie De Jong, debido a la poca participación de Sergio Busquets, y la subida por los dos costados de los laterales bávaros.

El poder ofensivo de Bayern Münich, sumado a las pocas garantías de los defensores catalanes durante toda la temporada, derivó prontamente en el gol de Thomas Müller -figura del partido- tras una enorme jugada colectiva.

Y a pesar del empate rápido conseguido por una subida de Jordi Alba, en la única jugada que Barcelona se halló en su ADN futbolístico, el equipo teutón fue una topadora y se impuso en cada rincón del campo.

El encuentro mantuvo su ritmo frenético impuesto por los alemanes, con un mediocampo como zona de tránsito y sin un jugador que frene la pelota, y eso acercó situaciones de peligro en ambos arcos aunque no se tradujeron en goles por la falta de fortuna y la aparición de los arqueros.

Y en ese ida y vuelta, Perisic aprovechó una pérdida infantil de Sergi Roberto, con todo Barcelona en plena salida, y con un remate fuerte y cruzado le devolvió la ventaja a los bávaros, que en esa jugada tenía cinco futbolistas en zona de ataque.

El dominio de Bayern Münich, que no dejó pensar a Lionel Messi -asfixiado por los volantes y la marca personal del canadiense Alphonso Davies-, encontró un premio mayor cuando Müller asistió a Serge Gnabry por encima de un lento Clément Lenglet.

La conclusión temprana de la llave se dio en el segundo personal de Müller. El mediapunta, con olfato de centrodelantero, anticipó a Lenglet, y sorprendió con un 4-1 cuando apenas iban 30 minutos.

Barcelona cambió el esquema para el complemento, le entrada del francés Antoine Griezmann por Sergi Roberto lo metió en un 4-3-3 más acorde a la comodidad de sus futbolistas, sobre todo de Messi y Luis Suárez, autor de un descuento formidable.

La esperanza "blaugrana" duró poco porque enfrente Davies se sacó de encima la marca de Nelson Semedo, el peor de la cancha, desbordó y asistió al otro lateral: Kimmich.

La pesadilla se amplió cuando Philippe Coutinho, cuyo pase es de Barcelona, le metió dos más; el polaco Robert Lewandoski aportó uno y así cerraron un 8-2 histórico.

-Síntesis del partido-

Barcelona:
Marc-André ter Stegen; Nélson Semedo, Gerard Piqué, Clément Lenglet y Jordi Alba; Sergi Roberto, Sergio Busquets, Frenkie De Jong; Arturo Vidal; Lionel Messi y Luis Suárez. DT: Quique Setién.

Bayern Munich: Manuel Neuer; Joshua Kimmich, Jérôme Boateng, David Alaba y Alphonso Davies; Thiago Alcántara y Leon Goretzka; Serge Gnabry, Thomas Müller y Ivan Perisic; y Robert Lewandowski. DT: Hans-Dieter Flick.

Goles en el primer tiempo: 3m. Müller (BM), 7m. Alaba (BM), en contra, 21m. Perisic (BM), 27m. Gnabry (BM) y 30m. Müller (BM).

Goles en el segundo tiempo: 12m. Suárez (BA), 17m. Kimmich (BM), 36m Lewandowski (BM), 40m y 43m Coutinho (BM).

Cambios en el segundo tiempo: antes de comenzar, Antoine Griezmann por Roberto (BA), 21m. Kingsley Coman por Perisic (BM), 24m. Anssumane Fati por Busquets (BA), 29m. Niklas Süle por Boateng (BM) y Philipe Coutinho por Gnabry (BM), 38m. Corentin Tolisso por Goretzka (BM) y Lucas Hernández por Davies (BM).

Amonestados: Alba, Vidal y Suárez (BA); Boateng, Kimmich y Davies (BM).

Estadio: Da Luz (Lisboa, Portugal).

Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia).

Cabeza gacha, la "Pulga", en uno de los ocho goles del Bayern.

Cabeza gacha, la "Pulga", en uno de los ocho goles del Bayern.