SOCIEDAD

Complejas negociaciones para desalojar nuevas ocupaciones en Loma del Medio

Parece que la justicia federal no hará nada”, reflejó ayer -visiblemente contrariado- el intendente de El Bolsón, Bruno Pogliano, luego de reunirse con una fiscal enviada desde San Carlos de Bariloche y el director del Inta, Mauro Sarasola, bajo cuya administración está el sector recientemente ocupado en Loma del Medio por unas 150 familias.

25/08/2020 02:00

Resistiendo. Las familias ocupantes frente a la zanja trazada ayer por el municipio.

1.249

A su criterio, “es muy difícil encontrar una salida si los jueces no se ponen a la altura de las circunstancias y siguen haciendo la vista gorda ante un daño ambiental tremendo y no ordenan el desalojo, como tendría que ser. Estamos hablando del pulmón verde de la ciudad, el futuro de nuestros nietos, si no lo defendemos entre todos lo vamos perder”, advirtió.

Enseguida precisó que los funcionarios “fueron hasta el lugar a constatar, pero no ven delito alguno, parece que quieren privilegiar al que toma”, aseveró mientras marchaba hasta la Casa del Bicentenario rodeado de decenas de vecinos que se manifestaban contra las ocupaciones.

De igual modo, adelantó que “haremos todo lo posible para que el predio pase a jurisdicción de la provincia de Río Negro” -tal como lo establece una ley de 1948 y reglamentada en 1995-, porque “Gendarmería Nacional tampoco ha tomado cartas en el asunto, parece que no les interesa la voz del pueblo de El Bolsón, ni siquiera la mía como representante de los vecinos”.

En cambio, “la posición de la gobernadora Arabela Carreras es de apoyo total, instando a sus ministros para que sus pares nacionales tomen intervención en la problemática. En concreto, necesitamos que las fuerzas de seguridad custodien el lugar”, reclamó.

Acerca de la posibilidad de ofrecer otro espacio para la reubicación de las familias involucradas, el jefe comunal recalcó que “no podemos negociar en estas condiciones, sería privilegiar al que ocupa. Si primero no desisten de su intento, no podemos hablar de otras alternativas”.

Las negociaciones para desalojar a los nuevos ocupantes de tierras en Loma de Medio se prolongaron durante toda la jornada, incluso citando a los referentes de los ocupantes para tratar de acercar a las partes. De estas conversaciones también participaron varios de los concejales e integrantes del Poder Ejecutivo.

Una zanja

Más temprano, con el concurso de una retroexcavadora y protección policial, el municipio mandó a construir una profunda zanja en la calle de acceso, ante la mirada atenta de varias familias que comenzaron a levantar allí sus viviendas.

En el lugar, Ezequiel (uno de los voceros), explicó que “calculamos que somos unas 250 familias. Hasta que no vengan y nos censen no sabremos con exactitud cuántos somos”, al tiempo que pidió a las autoridades comprobar que “no tengan otro terreno y que realmente necesitan un espacio para levantar un techo”.

Por necesidad

Acerca de las razones para tomar el predio lindante con el Mirador del Azul y Cabeza del Indio, dos de las postales turísticas más significativas de El Bolsón, precisó que lo hicieron “por necesidad ante la falta de planes de viviendas. Muchos tenemos que alquilar y chicos que alimentar. Por la pandemia, estamos con el agua al cuello, sin trabajo y sin salida, muchos somos changarines y ni siquiera soñamos con llegar a comprar un terreno”.

Acerca del desembarco de “gente que no es de la zona”, justificó que “mientras sean argentinos, la Constitución los avala, pero en este caso la gran mayoría somos oriundos de El Bolsón”.

En referencia a la denuncia de corte de los árboles nativos (cipreses) que caracterizan la reserva forestal, desafió a que “pasen y vean que hay plantas taladas y marcadas desde antes que lleguemos. A nosotros nos interesa preservar la naturaleza, en realidad ahora estamos limpiando y parquizando, porque esto está lleno de mugre. Queremos hacer una huerta para sobrevivir. Si vienen turistas, los vamos a cuidar para que no les roben como ocurrió en el pasado. Vamos a pelear por los derechos de todos, no solamente los nuestros”.

En respuesta a las críticas de un sector de la sociedad por su actitud, contestó que “vengan y miren la cantidad de pibes que hay, cuyos padres pelean día a día para que tengan un techo digno porque no heredamos nada”.

“Tampoco vamos a permitir que nadie venda su lote –insistió-, porque acá hay familias que están esperando un plan de viviendas desde hace más de una década. Nosotros no estamos con ningún puntero político, no nos identifica otra bandera que no sea la argentina. Estamos dispuestos a resistir y quedarnos”, concluyó.#

Noticias relacionadas